No me digas lo que no puedo hacer

weightlifter-35922_960_720

No me digas lo que no puedo hacer. Esta frase siempre la asociaré a la serie Lost, cuando John Locke estando paralítico  en una silla de ruedas, se la soltó a bocajarro a un trabajador de una agencia de viajes que estaba intentando disuadirlo de hacer una excursión de aventura () Y es que esta frase, cuando se la decimos a otra persona, la solemos ver adecuada, coherente e incluso acertada, de alguna manera respetable.  Pero, ¿y cuando nos decimos a nosotros mismos  que algo  no lo  podemos hacer, qué?

Esas barreras invisibles son las que nos coartan en nuestro desarrollo, en nuestro avance, en nuestro salir de la zona de confort  A la hora de la búsqueda de empleo, esas barreras se vuelven igual de grandes, igual de imposibles de superar e igual de efímeras.  Cuando en tu día a día de buscar trabajo, ante la más mínima acción que realices, las respuestas que te des a las preguntas de: “y esto, ¿para qué me sirve? ¿Para qué lo hago? ¿Qué quiero conseguir?” sean unos vociferantes silencios, es que tus barreras se han comido todo tu territorio.

Nadie sabe lo duro que se te hace buscar trabajo salvo tú mismo/a. Cada persona lo vive y gestiona de diferente manera, pero lo que sí es cierto y común para todos/as que no es fácil, y más cuando las circunstancias externas nos dan negatividad por todas las vías. El miedo es tan grande a veces se nos come todo lo demás. El miedo a tener un perfil en una red social “porque no  sé utilizarla” o “porque los demás me verán”, el miedo a equivocarme a la hora de enviar el curriculum, la (sensación de) inutilidad de enviar una autocandidatura a la empresa donde, de siempre, nos habría gustado trabajar por el miedo a ser rechazados o no contestados, el miedo a cambiar el curriculum por hacerlo diferente…  Es en estas acciones que no llevas a cabo cuando tú te repites una y otra vez que no puedes hacerlo, que no vale para nada, que no tiene un fin real y que es inútil.

Cuando alguien te dice que algo no lo puedes hacer y tú te ves seguro/a, convencido y con las suficientes energías, conocimientos y capacidades para poder hacerlo, ¿no te molesta? ¿no te enerva?  Entonces, por qué cuando te lo dices a ti mismo, ¿simplemente lo acatas y ya?  El miedo es una de las emociones más básicas, que pretende mantenerte a salvo y vivo, a pesar de que el miedo lleve a limitarte e impedir que hagas algo que podrías hacer perfectamente, o por el contrario el miedo puede llevarte a actuar impulsivamente   Las personas somos seres de costumbres, nos gusta lo conocido, lo que controlamos, la seguridad de lo que hacemos con soltura, aunque no nos sirva para nada.  Permítete crear, hacer cosas diferentes, no te pongas barreras, no te digas que no sirves, que no eres útil, que lo que haces no vale para nada.  No te engañes a ti mismo/a.  Empieza por trabajarte tus objetivos, tu plan de búsqueda, por conocer y descubrir alternativas, por probar otras cosas, en fin, por salir de tu círculo vicioso.  No necesariamente encontrarás lo que buscas al día siguiente o tendrás la entrevista de tu vida en una semana, pero conseguirás lo más importante de todo: sentirte útil en tu búsqueda permitiéndote hacer cosas que eres capaz de hacer y rompiendo con los círculos concéntricos que no te permiten avanzar.  Para buscar trabajo puedes hacer muchas cosas, pero para poder empezar a hacerlas debes creer que puedes hacerlas de verdad y bien. No seas tu enemigo…

Fuente: La Nueva Ruta del Empleo

Kit para la búsqueda de empleo

A partir  de mi dilatada experiencia como orientadora laboral,  del compromiso con mi profesión como coach y de las vivencias en mis sesiones de coaching grupal para personas en busca de nuevas oportunidades laborales, he preparado este pequeño kit para ti. Espero que te guste y te sirva.

LINTERNA

 Kit para buscar empleo

Meto la mano en mi maletín y lo primero que me sale es esta linterna.

¿Para qué nos sirve? Para poner luz sobre los pensamientos poco útiles en la búsqueda de empleo, identificándolos y tomando conciencia de los mismos

En una sesión de coaching grupal para desempleados, lancé una pregunta: ¿Eres de los que crees que puedes influir en tu futuro laboral o no? Para mi grata sorpresa, un 80% levantaron la mano para apoyar la idea “Puedo influir en mi futuro laboral” y 20% para lo contrario “No puedo influir en mi futuro laboral”. Verdaderamente, ese 20% se dio cuenta que ese pensamiento no le estaba permitiendo avanzar. Ese ya es un gran primer paso,

Si tú también eres de los que estás buscando nuevas oportunidades laborales, te planteo la misma pregunta para que la contestes para ti mismo:

¿Eres de los que crees que puedes influir en tu futuro laboral o  no?

¿En qué medida crees que pensar de una u otra manera determina tu búsqueda activa de empleo?

Si crees lo primero, ¡enhorabuena! Si piensas lo segundo, no te creas que te voy a convencer de lo contrario; te toca trabajarte, ser consciente de todos los pensamientos que tienes que te están limitando y tener la intención de comenzar a cuestionarlos. ¿Cómo?

Indaga tus pensamientos poco útiles con estas 4 preguntas:

¿Es cierto?

¿Tengo absoluta de certeza de que sea así?

¿Qué ocurre cuando tengo este pensamiento?

¿Quién sería sin este pensamiento?

Yo soy de las que pienso que puedo influir en mi futuro laboral en este momento y eso no quiere decir, que esa manera de pensar la haya tenido siempre a lo largo de mi trayectoria profesional. Eso demuestra que si eres de los que no…¡puedes cambiarlo!

PRISMÁTICOS

Kit para buscar empleo

Una vez que has puesto luz sobre tus pensamientos limitantes, me aventuro a buscar otra parte de este kit…y me encuentro con…¡unos prismáticos!

¿Para qué sirven? Para crear la visión a medio-largo plazo de tu futuro profesional, para marcar una “gran dirección”.

Algunas personas, pueden coger estos prismáticos y ver con claridad y otras pueden no ver o ver muy borroso. Cuando uno tiene clara su visión profesional, se va marcando objetivos a corto plazo, que si los consigue le va reafirmando que va dando pasos certeros y seguros en el plan trazado. Al contrario, si alguien no se ve o lo ve muy borroso, se siente más perdido y menos motivado.

¿Quién te gustaría ser profesionalmente de aquí a 5-10 años?

El curriculum es un resumen de tu formación, tu trayectoria profesional y de tus competencias personales y profesionales. Su cronología representa tu momento presente, en relación a los logros que has ido consiguiendo en el pasado.

Te planteo realizar “El curriculum de tu futuro profesional”. ¿Y qué es eso?

Te pongo un ejemplo…es como coger unos prismáticos, mirar por la lente y…¡ver dónde estás, qué haces y quien eres dentro de 5 años, a nivel profesional! En lo práctico, que escribas, el curriculum que te gustaría leer dentro de 5 años, añadiendo aquella información, formación, experiencia que quieres tener a 5 años vista. Escribe el guión de tu futuro profesional. Cuando lo compartas o lo leas en voz alta, te sugiero que lo digas como si ya estuvieras en este tiempo y la hubieras conseguido: “Tengo un ciclo formativo de…””Hablo y entiendo perfectamente Alemán”…” Sin darte cuenta, estarás comenzando a crear una visión más alentadora y motivadora de su futuro profesional.

 

BRÚJULA 

Kit para buscar empleo

Además, de la linterna y los prismáticos, ¿con qué más contamos? Déjame ver…con… ¡una brújula!

¿Para qué nos sirve? Para marcar una dirección a nivel profesional.

Los prismáticos te ayudan a marcar una “gran dirección” a medio-largo plazo y la brújula, te ayuda a marcar una “dirección” a corto plazo.

Ahora toca utilizar la brújula respondiéndote a la pregunta:

¿Qué quieres conseguir o qué dirección quieres tomar a nivel laboral?
A esta pregunta no vale dar la respuesta de:

–    “Cualquier cosa”. Si no sabes a dónde vas llegarás a cualquier parte.  En ese caso, sería como si nuestra brújula, comenzará a girar y a girar, marcándonos cada vez una dirección. ¿Y eso como nos hace sentir? Desorientados, mareados, perdidos…

Hay que establecer un objetivo profesional positivo, específico, ambicioso al mismo tiempo que realista, y marcado en el tiempo…que nuestra brújula nos marque “un norte” que nos ayude a estar enfocados en lo que concretamente queremos conseguir. Tener esa dirección clara nos va aportar foco y motivación.

–    “Encontrar un trabajo” Además de establecer un objetivo específico (que éste no lo es), hay que formularlo de manera que dependa 100% de uno mismo ¿acaso encontrar un trabajo depende 100% de uno mismo? De mi depende inscribirme a un curso, dedicar 5 horas diarias a la búsqueda de empleo, entregar “x” currículum cada día…

Esta contestación “Encontrar un trabajo” , sería como no tener ni la brújula.

 

VELOCÍMETRO

Kit para buscar empleo
Una vez que tenemos nuestros prismáticos bien enfocados, nuestra brújula con su dirección exactamente marcada ¿qué más necesitamos? Por último, me  encuentro en mi kit, con…¡un velocímetro!

¿Para qué nos sirve? Para ponernos en marcha y establecer un plan de acción concreto y verificable.

Tenemos varios riesgos, si previamente no hemos utilizado los prismáticos y la brújula. Uno es ponernos en una “acción sin sentido” y otra, la de quedarnos inactivos ante el bloqueo de no saber lo que queremos. Desde la inacción no vamos a conseguir nada y haciendo desesperadamente…quien lo sabe.

Preguntas a las que te toca contestarte con el velocímetro en la mano:

¿Qué voy a hacer?¿Cómo?¿Cuándo?¿Dónde?¿Con quíen?

Es muy importante concretar qué vamos a hacer para conseguir nuestro objetivo profesional y marcarnos CUANDO nos vamos a poner en marcha. A veces, nos podemos plantear…”Ya llamaré a esa empresa…”…”Un día de estos llevo el curriculum en mano a esa oficina”. Márcate una fecha y pon compromiso en hacerlo. Si no podrás, estás postergando o demorando aquellas acciones que más te cuestan. ¡Comienza desde ya, desde hoy!

¿Y qué es más importante una buena dirección o llevar más velocidad? Los tiempos en los que estamos exigen mucha paciencia. Avanza en la dirección hacia la quieres, aunque sea a un ritmo más pausado…pero sabiendo que caminas en una dirección acertada.

Y aquí te presento mi pequeño kit para personas en busca de nuevas oportunidades: ¡Linterna, prismáticos, brújula y cuentakilómetros!  ¿Qué ya lo tienes? ¿y a qué esperas para comenzar a utilizarlo?

Fuente: La Nueva Ruta del Empleo

¡No pierdas el norte profesional!

110401-N-HC601-027

Hoy, es uno de esos días en los que me he levantado con un montón de preguntas en la cabeza, pensando en posibles respuestas, en pros y contras. Y es que tomar decisiones no es tarea fácil. Como tampoco aprender a saber decir que no, o que sí, dado el caso. La cuestión es no perder el norte, y eso es justo lo que nos ocurre cuando estamos desorientados… cuando hemos perdido o perdemos de vista el objetivo, o cuando lo tenemos a la vista, pero nos faltan elementos, valor, recursos o herramientas para llegar hasta él. ¿Cuál es tu objetivo?

Algunas cuestiones que pueden ayudarte a reflexionar para definirlo:

  • Crees que te conoces, pero cuando te piden que te resumas en una minibiografía de 5 líneas, empiezas a dudar de ti mismo. ¿Y se puede? Sí se puede y se debe. Pero me temo que nadie antes te había dicho que además de describir en varias líneas tus puestos y funciones en el currículum vitae, también podías incorporar una minibiografía que cuente en pocas y convincentes palabras lo que eres capaz de hacer, y además hacer bien. Tienes que conocerte bien (autoconocimiento), para presentarte al mundo como eres, y me convencerás por tu coherencia, honestidad y profesionalidad. Párate, el tiempo que haga falta y empieza a descifrar los mensajes que te hacen conocerte mejor y aprender de ti mismo y luego busca la forma de contarlo al mundo.

 

  • Empéñate en conseguir “la mejor versión de ti mismo” ¿Qué sabes hacer bien, diferente o mejor que los demás? No vas a tener más remedio que esforzarte mucho, ser perseverante, escucharte y escuchar (activamente). Busca la forma de hacer las cosas de otra manera y sorpréndete a ti mismo haciendo algo nuevo de vez en cuando. Ya sabes, que el talento no es una cuestión de suerte, la suerte es una cuestión de talento.

 

  • Huye de la meta fácil, del todo vale y no quieras trabajar de lo que sea. Primero porque no podrías, segundo porque así no ayudamos a las empresas, a los reclutadores, a las personas a saber identificar en ti al profesional que necesitan. ¿De qué eres profesional? Si no sabemos nosotros a que puestos optar ¿lo va a saber la persona a la que mandas el currículum? Hoy las empresas ,más que nunca, se especializan y encuentro profesiones que nunca antes había visto -“Gerente del pasillo central”- puesto que hace poco se ofertaba a través de internet, con un perfil bien definido y detallado preparado para abordar. Estoy segura de que este Gerente no va a trabajar de lo que sea y que el mercado ofrece puestos de trabajo que aún no sabes que existen.

 

  • Sabes y quieres tomar decisiones ¡pero no lo haces! y esto justo es lo que va a ocurrir a la hora de que definas tú objetivo, te vas a tener que decantar por una profesión o por otra, por un entorno laboral o por otro, por una empresa o por otra, por una país o por otro, por una oferta o por otra, por un salario o por otro. Y te digo más, la decisión que tomes es tuya, puedes preguntar a los demás “qué es lo que debes hacer” y ellos pueden proporcionarte información, apoyo, a darte una perspectiva del asunto que tú no habías contemplado, pero quieras o no, la decisión será tuya, al igual que los resultados que obtengas de ella. ¡Pasa a la acción! y date la oportunidad de acertar o equivocarte, te puedo asegurar que de ambas formas, crecerás.

 

  • En ese camino hacia la definición de tu objetivo te encontrarás con dos tipos de personas: aquellas que te entenderán y apoyarán; y las que dudarán y cuestionarán tu objetivo. ¿Con quién cuentas tú? Rodéate de personas que te animen y motiven, y si mi apuras que te inciten a ser mejor persona. Aquí la confianza en ti mismo, en tu proyecto, es fundamental, empieza por contar contigo. Porque aunque es una cuestión muy personal, a veces, tu decisión influirá en otros aspectos de tu vida. Y ya te adelanto que no va ser fácil, nunca he dicho que lo fuera, por eso, ármate de tus mejores valores, sonrisas y optimismo y de las personas que te lo transmitan.

 

Pero sobre todo, no pierdas el norte, eso es lo que ocurre cuando salimos a la calle, a las empresas, a los portales de empleo, armados hasta los dientes de Currículums sin haber reflexionado antes sobre esta aparente y trivial cuestión. Y puede ser que alguna vez encuentres la oportunidad y que llegada la entrevista tengas que convencer y convencerte de que conseguir ese trabajo formaba parte de tu objetivo, y que estás preparado para mostrar y demostrar quién eres porque ya has pasado por esto antes, de modo que, lo único que tienes que hacer es ser tú mismo.

“Si un hombre no sabe a qué puerto navega, ningún viento es favorable” (Séneca)

Fuente: La Nueva Ruta del Empleo

La Nueva Ruta del Empleo Radio – Costa Rica

En nuestro espacio más reciente de La Nueva Ruta del Empleo Costa Rica conversamos sobre búsqueda y estrategias para conseguir empleo.

El programa es conducido por Fabrizzio Ponce y se transmite por Radio Costa Rica 930 AM, por internet en http://www.radiocr.net y en diferido los fines de semana en Canal 19.

Tú eres la marca

9721419081_1964949c60_b

El concepto de marca personal o personal branding consiste en ser consciente de nuestra valía, nuestras habilidades, nuestras capacidades, nuestros conocimientos… Ser consciente de aquellos aspectos que pueden ser de utilidad de cara a las empresas y gestionarlos de manera que puedas darte a conocer de forma óptima para diferenciarte en un mercado cada vez más saturado.

 Pero ¿podemos o no podemos hacer algo por nuestra marca? ¿Cómo la desarrollamos? ¿Somos un producto, un servicio, o incluso una empresa? Estas y muchas otras preguntas se repiten continuamente en los diferentes foros y redes sociales. Nadie puede negar que estamos condicionados por múltiples factores (los famosos PEST: Políticos, Económicos, Sociales y Tecnológicos) y que buena parte de nuestras futuras decisiones vienen determinadas por lo que somos y por lo que hemos hecho

 

Pero no es menos cierto que, es posible vencer esa inercia de una manera bien simple: el movimiento. Tenemos que estar en constante evolución, interior y exterior, dejarnos ver, investigar, proponer… Labrar el medio-largo plazo sin olvidarnos del corto plazo. ¿Lo hacemos? Parece que a veces empezamos la casa por el tejado, el networking, pero a mi juicio es preferible empezar diseñando un buen producto/servicio, saber hacia dónde queremos ir y, por último, fomentar nuestro networking. 

Lo que todos tenemos claro es que cada vez es más difícil destacar, diferenciarse de los demás. Pero tengo claro que en nuestras manos, y en nuestra imaginación, está el conseguirlo. ¿Cómo? 

  • Reflexiona: conocerse bien a uno mismo, tener claro donde se quiere llegar, cuales son los puntos fuertes y las debilidades, es, como poco, complicado. La construcción de una marca personal implica pasar por este autoanálisis sincero de uno mismo. 
  • Investiga: conocer a los líderes de opinión, consultar todas aquellas redes donde tienen presencia, ver cómo comunican, qué, cuándo, cuáles son sus contactos, fans, seguidores y a quién siguen.    
  • No te encasilles: el primer lugar de contacto es tu área, pero busca contactos en diferentes áreas de trabajo. Debes hacerte visible, lo que te dará la oportunidad de relacionarte con más gente y potenciales contactos estratégicos. 
  • Sé tú principal promotor: sugiere cambios, propón ideas, realiza un seguimiento de las mismas, etc. No te desalientes si no tienes eco, sé perseverante. Quizás no te estés dirigiendo a la persona indicada o no sea el mejor momento, pero sigue intentándolo. 
  • Aprende a venderte: destaca tus logros. En estos momentos las empresas buscan personas que hablen de sí mismo como objetivos, pero también de porcentajes de ahorro en tiempo y dinero, eso es lo que quieren escuchar. 
  • Innova: si te limitas a hacer lo de siempre, obtendrás lo de siempre. Es difícil dar un extra, pero en la actualidad es necesario para evitar ser víctima del estancamiento.  
  • Sé honesto/a: en la red todo queda registrado y si no somos coherentes, la huella digital puede dejarnos en evidencia por la facilidad de difusión de opiniones, valoraciones o críticas. Así que para poder defender todo lo que hacemos con tranquilidad y seguridad, seamos honestos en la generación de contenido propio y la interacción con el de otros.  
  • Preséntate: la red nos ofrece muchos formatos para presentarnos, desde espacios biográficos en las redes sociales donde describirnos, a vídeos. Puede resultar interesante para trabajar nuestra comunicación personal y conseguir una marca diferenciada y creativa.  
  • Imagen: la imagen expresa por sí misma. Es lo primero que vemos cuando entramos en cualquier red social. Hay quién recomienda, que la imagen de perfil sea siempre la misma en todas las redes para que se nos recuerde y reconozca con facilidad cuando interactuamos con otros usuarios. Considero que todas las formas y formatos tienen cabida, todo depende de lo que queramos transmitir. 
  • Visibilidad: si queremos que nos vean tenemos que estar donde se hable de algo interesante para nuestra marca personal y se nos tiene que ver. Si no se nos ve, no existimos. Hay que pensar que si llegamos a un mayor público tenemos una mayor visibilidad. Pero para conseguir que el rey de la visibilidad, Google, nos posicione cuando nos busquen depende en gran medida de nuestro trabajo. Hay que estar en aquellas redes sociales adecuadas a la marca personal de cada uno. 

Huye de crear una marca atractiva carente de contenido, recuerda que lo más importante es ser tú mismo, la construcción de la marca personal no pretende alterar tu esencia, sino sacar lo mejor de ti a la luz para ayudarte a alcanzar tus objetivos. De nada sirve construir castillos en el aire. Construir una marca personal requiere de constancia, honestidad y autenticidad.   

Fuente: La Nueva Ruta del Empleo

Las diez habilidades más codiciadas en Linkedin

LinkedIn; es la red social que intenta poner en contacto  a trabajadores y empresas, con  el fin de ampliar la red de contactos y la búsqueda de empleos.
7749079740_113c14cc98

Linkedin hizo un análisis sobre las habilidades más solicitadas en 2013, y se obtuvo el siguiente resultado.

  • Marketing en redes sociales: Se buscan que combinen el marketing en internet con las redes sociales y blogs…
  • Desarrollo móvil: El mercado en este ámbito creció a paso agigantados por ello se solicitan que sean capaces de desarrollar aplicaciones en esta vía
  • Perl/Python/Ruby: Son los lenguajes de programación más solicitados
  • Análisis estadístico y búsqueda de datos: La información es poder por ello es importante seleccionar personas que sean capaces de n llevar a cabo un proceso de inspeccionar, limpiar y transformar datos con el fin de resaltar información útil.
  • Diseño de interfaces de usuario: La capacidad de diseñar aplicaciones y sitios web es una de las más solicitadas también por los empleadores de esta famosa red social.
  • Marketing online y digital: El uso de nuevas tecnologías  de la información y todos los dispositivos que permitan su acceso para realizar comunicación con intención comercial entre una empresa y sus clientes o potenciales clientes.
  • Programación Web: Planificación, diseño e implementación de sitios web, teniendo en cuenta  la navegabilidad, interactividad, usabilidad, arquitectura de la información y la interacción de medios como el audio, texto, imagen, enlaces y vídeo.
  • Desarrollo de negocio: Búsqueda  de nuevas formas de generar ingresos a partir de un modelo de negocio establecido, la búsqueda activa de nuevas oportunidades, detectar o crear necesidades de clientes…
  • Desarrollo Java: Son aquellos usuarios tiene altos y sólidos conocimientos de  programación.
  • Inteligencia empresarial: Ser capaces de crear estrategias dirigidas hacia la administración y creación de conocimiento sobre el medio .

¿Pondrías alguna más?

Fuente: La Nueva Ruta del Empleo

La Nueva Ruta del Empleo Radio – Costa Rica

En nuestro programa de radio y televisión siempre te compartimos información relevante para tu éxito profesional. En esta ocasión hablamos con nuestro director en Costa Rica sobre cómo hacer una crítica, tuvimos una entrevista con Ana Gómez sobre su videocurrículum y hablamos de cómo prepararse para una entrevista de trabajo.

Nuestro programa es conducido por Fabrizzio Ponce y se transmite todos los jueves a las 5:oo pm a través de Radio Costa Rica 930 AM, por internet en http://www.radiocr.net y en diferido por Canal 19.

Tres preguntas que debes hacerte si estas buscando empleo

question-mark-1421013_960_720

La pregunta para todas las personas que quieren iniciar o reanudar su carrera profesional es casi siempre la misma: ¿Y ahora qué hago? Esta cuestión, se reduce a tres interrogantes: cuáles, dónde y cómo. Así lo deja claro Richard N. Bolles, en su inagotable y genial libro ¿De qué color es tu paracaídas?, que lleva editando y revisando, años tras año, desde hace cuarenta y uno, para aportar su visión profesional a nuestra carrera de buscadores de empleo. Las preguntas son siempre las mismas: ¿Cuáles son tus habilidades transferibles favoritas? ¿Dónde te gustaría más usar esas habilidades? ¿Cómo se llama ese empleo, los sitios donde lo hay y las personas con poder para contratarte?

Aunque estos interrogantes sean los mismos a lo largo del tiempo -y es que parece que la humanidad nunca ha dejado de buscar empleo- las estrategias, herramientas, formas de comunicación y características del mercado van evolucionando, de modo que también debemos actualizar nuestro método de búsqueda de empleo y diseñar un plan estratégico profesional que nos permita lograr el éxito en los objetivos que nos marcamos.

Para contestar a la primera pregunta, es necesario que te dediques tiempo a ti mismo, que reflexiones en torno a qué llevar en tu mochila, que aprendas a reconocerte de nuevo, porque esto te ayudará a extraer tus mejores cualidades, conocimientos, habilidades, aquello que precisamente te definirá mejor, porque quiero que me identifiquen con el profesional que soy. Si tras la lectura de tu currículum, en un proceso de selección, aún nos seguimos preguntando qué podría ser capaz de hacer esta persona en esta empresa, hay algo que no hemos dejado claro. A la vista de cualquiera de los sitios en los que te presentes como profesional, ya sea en el mundo 1.0. o en el 2.0. debes hacerlo con nitidez: qué puedo aportar, dónde está mi mejor valor y cuál es mi elemento diferenciador. Esta no es una tarea sencilla, desde mi punto de vista es la que requiere mayor determinación, conocimiento de uno mismo y valentía, pero si yo no confío en mi mismo, ¿por qué habrían de hacerlo los demás?

Encontrar tu lugar en el mundo, será tu siguiente objetivo. ¿Dónde te gustaría transferir todas esas habilidades? ¿Cuál es la empresa de tus sueños, aquella que te gustaría construir o en la que te gustaría aportar valor? La autocandidatura sigue siendo una de las vías más utilizadas para la búsqueda de empleo, la presentación por iniciativa propia de nuestro currículum a una empresa, requiere la selección y elección de las que consideras mejores para ti, no es ni debe ser una cuestión arbitraria, las elegimos por algo. ¿Qué puede aportar la empresa a mi proyecto profesional? ¿Cuál es su misión, sus valores? ¿Qué hace que me fije en ella antes que en las demás? Reformulando a Groucho Marx, “Jamás pertenecería a un club en el que no me admitieran como socio”.

Ya sabes qué profesional quieres ser y en qué empresas te encantaría trabajar. Sólo nos queda responder al tercer interrogante ¿Cómo se llama el puesto de trabajo al que aspiro, los sitios en los que se requiere y las personas con poder para contratartarme? El empleo de mis sueños sigue existiendo ahora puede que se llame de otra manera. Averigua cómo, cuál es el perfil profesional que se requiere y qué puedes hacer que te aproxime al mismo. Piensa en la formación como un continuo, como un permanente activo en tu vida profesional.

Redes profesionales como LinkedIn nos abren la puerta a la posibilidad no sólo de analizar los perfiles profesionales de aquellas personas que trabajan en lo que queremos, sino también de acercarnos a las que tienen poder para contratarnos. Ya sabemos que el reclutamiento 2.0. empieza a incorporarse en los procesos de selección de las empresas, si esas empresas y las personas clave de las misma forman parte de nuestra red de contacto, cuando las conversaciones para conocer a potenciales candidatos se realicen por parte de la empresa, yo ya estaré allí. Por supuesto, hacer esto no supone anular el resto de vías de búsqueda de empleo, porque “Si quiere mantener la esperanza debe determinar al menos dos alternativas, por lo menos en todo lo que haga mientras busca empleo” (Bolles, R.).

Fuente: La Nueva Ruta del Empleo

¿Por qué deberíamos contratarle a usted?

591614193_1280x720
Ésta, junto con la pregunta de “¿Cuáles son sus puntos fuertes / débiles?” y la de “Defínase con tres cualidades” suelen ser las preguntas más temidas en una entrevista de trabajo.

Si nos damos cuenta, en estas preguntas no hay una relación directa con nuestro currículum o con nuestra trayectoria profesional (ojo, he dicho directa) sino más bien que a través de ellas buscan concretamente conocer aquello que no sale reflejado en el currículum, es decir, a la persona que está detrás del candidato.

Tendemos a separar los conceptos, pero una cosa es clara, y es que por mucho que te esfuerces, tu “yo” profesional está directamente ligado a tu “yo” personal: hay cosas en ti, valores fundamentales, actitudes y comportamientos inherentes a ti independientemente de dónde te posiciones, esfera personal, laboral o cualquier otra. Si tenemos esto claro, las preguntas antes señaladas que suelen ser las que más miedo dan (junto con la de “¿Cuánto espera cobrar?”, pero esa la dejamos para otro momento) sólo implican una cosa, y es conocernos a nosotros mismos y saber destacar nuestros aspectos más reseñables.

Cuando pensamos en prepararnos para una entrevista de trabajo solemos pensar en cómo resumir nuestro currículum, en cómo comportarnos, cómo mirar, cómo responder a preguntas tipo con respuestas tipo… y esto es un grave error. Cuando en una entrevista te preguntan “¿Cuáles son sus puntos fuertes?” no quieren oír la manida idea de organizado, responsable y trabajador, de la misma manera que cuando te preguntan por tus puntos débiles no les estás dando ninguna información si respondes perfeccionista, por ejemplo. Bueno, sí, les estás dando una información muy valiosa: que te has preparado la entrevista para pasarla, no para demostrar tu valía como profesional.

La pregunta de “¿Por qué deberíamos contratarle a usted?” es crucial, por la sencilla razón de que a través de esta pregunta abierta te están permitiendo dar a conocer todo aquello que tú puedes aportar de valor diferenciador a la empresa (experiencias profesionales, conocimientos, competencias, cualidades y habilidades personales) Es decir, te están dando la opción de demostrar lo mejor de ti, y eso tienes que tenerlo preparado, pero no de una forma mecánica o de acuerdo a un manual. Preparar una entrevista de trabajo implica básicamente conocerse, saber qué tipo de profesional eres para poder ofrecer a la empresa lo que están buscando. Huye de los tópicos, de las recomendaciones generalistas y céntrate en ti. Repasa tus logros, tus talentos, atesóralos, dales valor y forma, y genera, a través de ellos y combinados con tus cualidades y competencias más destacadas, ese profesional que están buscando. Sólo tú puedes saber de verdad por qué deberían contratarte y sólo tú puedes demostrarlo en la entrevista.

Fuente: La Nueva Ruta del Empleo