La fatiga y la productividad

girl-1064658_960_720

Dolor de espalda y cervicales, vista cansada, tensión ocular, mala circulación… son los primeros síntomas de algo que no funciona en el puesto de trabajo. Si no se pone solución las jaquecas se convierten en migrañas, el cansancio en fatiga y el estrés o la ansiedad en depresión.

Trastornos que derivan en enfermedades crónicas con el entorno laboral como punto de partida. Muchas veces hemos oído hablar de la fatiga, pero puede que sin saber que se origina en un esfuerzo que va más allá del cansancio y produce agotamiento.

Entre sus consecuencias está la incapacidad que provoca a la hora de continuar con el desempeño normal o el ritmo habitual y en estadios avanzados, puede afectar también a la memoria.

Sea su origen puramente físico o también psicológico, en cualquiera de los casos termina afectando negativamente al rendimiento, minando la motivación y extendiéndose sus consecuencias también al entorno. De hecho, la fatiga:

  • Contribuye a incrementar la siniestralidad.
  • Impulsa a la pérdida de tiempo.
  • Disminuye la productividad.
  • Aumenta los gastos.

Si esta fatiga está causada por el estrés, el panorama empeora, ya que está demostrado que cuando esto sucede los empleados pueden perder entre uno y cuatro días laborables de media por año, justificados por algunos de sus efectos secundarios, como por ejemplo la migraña.

Cuando no se detectan los problemas, cuando no se ponen soluciones, pueden alcanzarse situaciones extremas, como la del Síndrome de Fatiga Crónica (SFC), que provoca fiebre, dolor en las articulaciones e insomnio, que tiene su reflejo en el estado de ánimo de la persona, que se va degradando hasta alcanzar la pérdida de motivación en muchos casos, lo que conduce a un descenso de hasta el 50% en términos de productividad.

El problema es que, los síntomas de la fatiga crónica se pueden confundir con los de la pereza y este error sólo causaría más daño en la persona que:

  • Se sentiría además frustrada, incomprendida y deprimida.
  • Vería afectada su capacidad de concentración, a su nivel de atención y a su desempeño laboral.
  • Comprobaría que sus relaciones personales con compañeros y superiores se deterioran.

Y todo esto, conlleva graves consecuencias en el desempeño de nuestro trabajo y entre las que destacarían:

  • Disminución de la producción.
  • Descenso en la calidad.
  • Insatisfacción de los clientes.
  • Quejas de compañeros.
  • Aumento del absentismo.
  • Problemas de organización (peticiones de traslados, necesidad de supervisión, etc.)

Por favor, no os olvidéis de descansar. El Descanso es necesario no solo para evitarnos daños a la salud, sino también para poder obtener un mejor rendimiento en las tareas que estemos realizando, mejorando el grado de atención y nuestra eficiencia. ¡Feliz descanso!

Fuente: La Nueva Ruta del Empleo

Cómo encontrar el trabajo que te gusta

5187038544_d8dd3aed9b_b

“Encontrar un trabajo que te guste, que te guste el trabajo que encuentres” es la directriz más importante en el campo de la reeducación laboral.

¿Cuáles son las cosas que te gusta hacer? Piensa en los pasatiempos y actividades que disfrutas en tus horas de ocio y los temas que uno ha leído con gran curiosidad. Esta lista puede incluir comida, masajes, ejercicios, el asesoramiento, la moda, etc… Tómate tu tiempo, anota; asegúrate de que la lista es exhaustiva. En algún lugar de esta lista estará la clave sobre cuál es tu verdadera profesión.

Si pudieras pasar ocho horas al día pensando o trabajando con algunos de estos temas, ¿cuáles elegirías? Utiliza éstos como indicadores del tipo de trabajo que te resulte agradable de realizar.

Una vez que hayas identificado y seleccionado tus intereses más fuertes, empieza a tomar las medidas necesarias para hacer que tu nuevo trabajo sea una realidad. Llevará seguramente algo de tiempo y esfuerzo, pero los beneficios para tu salud y calidad de vida serán enormes. Ten en cuenta que lo que necesitas de un trabajo puede cambiar con el paso del tiempo. Siempre puedes utilizar tu creatividad e inteligencia para crear una nueva situación.

En mi caso, lo que me llevó a mi actual profesión es cuando descubrí entre otras cosas que lo que más me gustaba era saber y leer todo lo posible acerca de remedios naturales, plantas, alimentos, dietas, bienestar… Además siempre me he preocupado de mantenerme en forma haciendo yoga o senderismo entre otras muchas actividades. También recuerdo que mis amigos (e incluso hasta desconocidos) solían interesarse y copiar mis recetas y hábitos de comida como por ejemplo los licuados de verduras… Tal vez y si os sentís identificados con algunas de las señales que os acabo de contar y si pasáis bastante tiempo leyendo sobre salud alternativa, quizá ésta pudiera ser vuestra verdadera profesión en lugar de sólo un hobby.

Recuerda que nunca es tarde para empezar a vivir la vida que sueñas.

Fuente: La Nueva Ruta del Empleo

RRHH: Clave para el éxito

“Antes se cambiaba por adelantarnos al mercado; hoy se cambia por no quedarse atrás” – E. Demings (Difusor del concepto de Calidad Total)

success-1513739_960_720

Sobre el proceso de cambio se ha escrito mucho en estos últimos años ya que es mas que evidente que “El Cambio” ha dominado el mercado de trabajo debido a la interminable crisis global que sufrimos en muchos países. Pero no es un hecho determinado exclusivamente por una situación de crisis económica. En realidad haya crisis o no estamos en continuo cambio, incluso nosotros mimos como personas humanas que somos estamos en continuo cambio durante toda nuestras vidas. Sin embargo la crisis hace que el hecho de cambiar sea una cuestión de supervivencia. En el mercado laboral esto ha sido muy evidente. Aquellas empresas que no han sabido adaptarse han tenido que echar la persiana. Las razones pueden ser múltiples, algunas de ellas las menciono en otro artículo que escribí hace unos meses. (http://goo.gl/xHEBNQ)

Es posible que una de esas adaptaciones al cambio pase por incorporar/invertir en una buena gestión de recursos humanos. El recurso más costoso de una empresa es su capital humano, cabe pensar que debido a ello habría que cuidar, incluso mimarlo ya que hablamos de personas con sus propias expectativas, sentimientos, estados de ánimo, metas, etc

 ¿Cuáles son los beneficios a nivel competitivo de tener un departamento de RRHH en tu empresa?

Si las estrategias de la empresa toma un punto de visto preventivo y proactivo la compañía será capaz de adelantarse a los problemas que puedan surgir como pueden ser por ejemplo el absentismo, accidentabilidad, control de costos, etc. Por ello la gestión de los Recursos Humanos es una pieza estratégica en el conjunto global de la empresa y es el departamento encargado de alinear los objetivos de cada trabajador con los objetivos de la empresa, a través de la capacitación, atracción y retención del talento, comunicación interna, motivación de las personas que componen la empresa desde los niveles más altos de responsabilidad hasta el último trabajador.

Para ello los Recursos Humanos se valen de una serie de estrategias que deben ser adaptadas a la cultura de la empresa, así como a su objetivo, meta y valores que dan la razón de ser de la empresa.

A través de la selección por competencia se busca encontrar la persona cuyas competencias técnicas y personales estén en consonancia con la propia cultura y valores de la empresa. La entrevista por competencias es el instrumento más cercano donde poder evidenciar la conducta en situaciones pasadas, que son el mejor predictor de las conductas futura. Realmente no se puede asegurar el éxito del candidato en el puesto, pero si aumenta las posibilidades de seleccionar a la persona con mayor potencial de éxito en él. La clave está en saber detectar dichas evidencias.

La evaluación de desempeño proporciona información muy valiosa sobre qué objetivos persigue el trabajador, evaluar el ajuste con los objetivos de la empresa y proporcionar feedback para conseguir ese alineamiento deseado. Además nos informa sobre qué recursos son necesarios para una mayor eficacia, eficiencia y efectividad en ese puesto de trabajo concreto. Por ejemplo detección de necesidades formativas que empoderará el trabajador en beneficio de la competitividad de la empresa.

La capacitación planes de carrera proporciona un  estimulo motivador para el empleado ya que favorece la mejora de competencias técnicas y/o personales que el trabajador obviamente se queda para siempre y que a su vez la empresa va a beneficiarse por un lado por el claro efecto en la producción y competitividad de la empresa y por otro lado por el efecto beneficioso que ejerce dicha capacitación en la motivación del trabajador.

Un dato: hay estudios que aseguran que un trabajador feliz aumenta su productividad un 30%.

La retención del talento tiene mucho que ver con la felicidad del trabajador. El objetivo es que la empresa tenga la capacidad de respuesta ante las necesidades del trabajador a nivel psicolaboral. Para ello el departamento de Recursos humanos es fundamental paraevaluar el clima laboral y poner en marcha las estrategias vinculadas a la satisfacción laboral del trabajador, ya sea a través de una política de compensaciones económicas o sociales, conciliación laboral, políticas de comunicación interna  o la propia capacitación. Un trabajador que se sienta escuchado, valorado, capacitado y recompensado no va a querer irse de la empresa aunque la competencia ofrezca una oferta económica superior, porque somos muchos los que valoramos más el bienestar psicológico que una cifra en la cuenta bancaria. No digo que no sea  importante, a quién pretendo engañar, pero no es lo único importante.

En definitiva una buena gestión de los recursos humanos atendiendo a todas sus posibilidades (selección y retención de talento, capacitación, comunicación interna) da la posibilidad de tener trabajadores felices en nuestra empresa y con ello una mayor competitividad empresarial.

Los psicólogos que trabajamos en este campo estudiamos la conducta humana, y desarrollamos programas y procedimientos para que la experiencia laboral sea la más satisfactoria tanto desde el punto de vista de la empresa como del trabajador.

¿Qué empresa no quiere ser la más competitiva de su mercado?

Blanco y en botella.

Fuente: La Nueva Ruta del Empleo

 

La Nueva Ruta del Empleo Radio – Costa Rica

En nuestro programa más reciente nos acompañó Sandra Garbanzo, Impulsadora de Talento Humano de la empresa Intangible Costa Rica, con quien conversamos sobre cultura de paz en las organizaciones.

La Nueva Ruta del Empleo Costa Rica es conducido por Fabrizzio Ponce y se transmite por Radio Costa Rica 930 AM y por internet en http://www.radiocr.net todos los jueves a las 5:00 pm hora de Centroamérica, con retransmisón en diferido los fines de semana en Canal 19.

¡Otra vez lunes!

Según la Organización Mundial de la Salud, el estrés laboral es uno de los principales problemas para la salud de los trabajadores y el buen funcionamiento de las empresas en las que trabajan.

Un trabajador estresado suele enfermar con más frecuencia, estar poco motivado, ser menos productivo y tener menos seguridad laboral; además, la entidad para la que trabaja suele tener peores perspectivas de éxito en un mercado competitivo. Si un empleado sufre estrés, su jefe debería ser consciente de ello y saber cómo ayudarle.

2204059683_09eb09601b_bEn la actualidad, situaciones como encargarse de tareas aburridas o desagradables, tener un volumen o ritmo de trabajo inapropiados con horarios “infinitos”, sentirse poco valorado por recibir una supervisión inadecuada, trabajar en un entorno donde predomina la mala comunicación o la falta de claridad en los objetivos, suelen ser causas comunes de estrés laboral.

Estar constantemente expuestos a este tipo de estímulos supone un gran desgaste para cuerpo y mente, lo cual, de perdurar más tiempo de la cuenta, puede tener consecuencias altamente perjudiciales tanto para la salud del individuo (como falta de concentración, fatiga o dificultad para tomar decisiones, por nombrar algunas, que pueden desembocar incluso en episodios de ansiedad o en el síndrome de burnout o desgaste emocional) como para el correcto funcionamiento de la empresa (aumento del número de errores, absentismo o rotación de personal y disminución, por lo tanto, de los niveles de dedicación, rendimiento o productividad).

Para aprender a gestionar el estrés es conveniente conocer qué es y de donde viene. El estrés no es más que una respuesta adaptativa que aparece ante un cambio, novedad o acontecimiento desconocido que nuestro cerebro cataloga como amenazante; es un mecanismo de supervivencia que al detectar esta amenaza (real o no) declara la alerta y pone a funcionar todos nuestros recursos para que el cuerpo sea capaz de defenderse o huir del peligro.

Ante una circunstancia estresante tenemos dos alternativas: actuar para cambiarla, si esto es posible, o adaptarnos a ella y cambiar nuestra respuesta por otra menos opresora cuando el cambio no es posible.

Para cambiar las causas generadoras de estrés la empresa debe proporcionar herramientas que fomenten la relajación de los empleados así como técnicas para mejorar la gestión del tiempo, proveer del equipamiento adecuado que asegure las condiciones físicas y ambientales óptimas en el puesto de trabajo y dotar al equipo directivo los conocimientos y habilidades necesarias para detectar y gestionar eficazmente el estrés de los miembros de su equipo.

Por otro lado, para adaptar nuestra respuesta ante situaciones estresantes que no podemos cambiar, podemos trabajar nuestro cuerpo y nuestra mente, ya que ambos sufren de igual forma los efectos nocivos del exceso de estrés, siguiendo algunas de las siguientes recomendaciones:

Para liberar el cuerpo de tensiones:

–     Hacer ejercicio con regularidad.

–     Llevar una alimentación sana y equilibrada, evitando la comida basura o saltarnos comidas.

–     Descansar las horas necesarias en un ambiente relajado.

 

Para liberar la mente de tensiones:

–     Describir con detalle la situación que nos estresa.

–     Describir el pensamiento que surge a partir de esa situación y convertirlo en un pensamiento positivo.

–     Ver la situación “desde fuera” y pensar en el consejo que darías a alguien en esa situación para gestionarla sin estrés.

–     Hablar con otra persona que sepa manejar bien ese tipo de acontecimientos e imitar su comportamiento de forma natural y adaptada a uno mismo.

–     Buscar pequeños momentos para “recargar pilas”.

–     Disfrutar del tiempo libre de ocio.

–     Mantener una buena “higiene laboral”: definir prioridades, planificar, centrarse sólo en una tarea a la vez, tener nuestro puesto de trabajo ordenado y hacer pequeños descansos de vez en cuando pueden ser medidas de ayuda.

No a todos nos estresan las mismas cosas; estas dependerán de la interpretación subjetiva y personal que cada uno hagamos de ellas. Cualquier situación que suponga un cambio, en la que sintamos incertidumbre por lo impredecible, sensación de descontrol o que suponga una amenaza para nuestra personalidad hará que se dispare el estrés. En función de cómo interpretemos la situación responderemos a ella en consecuencia. Si la gestión no es la adecuada, nos perjudicará psicológica, fisiológica y conductualmente, por lo que es muy importante saber ponerle freno al exceso de estrés. Si somos capaces de cambiar nuestros pensamientos, seremos capaces de cambiar nuestro destino.

Fuente: La Nueva Ruta del Empleo

El sentido de pertenencia clave para el éxito de una empresa

el_sentido_de_pertenencia_clave_para_el_exito_de_una_empresa_0

 

“Si un trabajador está convencido que su empresa es buena y que le aporta valor luchará por conseguir los objetivos organizacionales y esto es precisamente lo que necesitan las empresas hoy en día que sus plantillas trabajen en equipo, unidas y en armonía.”

Y es que, en un mundo tan competitivo y globalizado como el que nos toca vivir, el compromiso y el sentido de pertenencia de los empleados hacia la empresa son factores tan valiosos que pueden llegar a marcar la diferencia con respecto a los competidores.

Ya no solo los recursos financieros, tecnológicos y materiales representan los valores de una compañía sino que hay otros elementos como la información, la comunicación y las personas que también forman parte de sus fortalezas.

En un mercado, donde la oferta de bienes y servicios está desbordada y las campañas publicitarias son cada vez más fuertes, las empresas buscan otros factores que constituyan un beneficio diferencial que muchas veces se ve reflejada en los trabajadores y su grado de compromiso, pertenencia, integridad responsabilidad y profesionalidad con la empresa a la hora de ejecutar operaciones y alcanzar objetivos.

Pero ¿qué es el sentido de pertenencia y cómo influye?

El sentido de pertenencia se refiere a la satisfacción de sentirse parte de un grupo, una sociedad o de una compañía. Tiene su origen en la familia que es el primer grupo al que todos pertenecemos.

Esta cualidad confiere una conducta activa al individuo que está dispuesto a defender y apoyar su grupo y a manifestar su adhesión a la comunidad de manera pública. Además le aporta autoestima positiva, seguridad y motivación ya que para cualquier persona es fundamental sentirse integrado en su entorno más cercano.

Y le invita a:

  • Participar activamente en los procesos
  • Respetar la filosofía, políticas y normas del grupo
  • Asumir los compromisos con el grupo
  • Respetar a todos los miembros
  • Actuar teniendo en cuenta las normas
  • Querer, reconocer y valorar la importancia del grupo
  • No perjudicar al grupo

La existencia del sentido de pertenencia es muy importante pues va a contribuir a:

  • Incremento de la productividad y la optimización de los resultados
  • Satisfacción de los clientes
  • Mejorar la comunicación
  • Reconocimiento y fidelidad de los clientes
  • Desarrollo personal de los integrantes
  • Mayor motivación y seguridad

El primer paso es encontrar los trabajadores acordes al perfil y a los valores de la compañía. Para ello contaremos con su curriculum para poder tener en cuenta su compromiso, su experiencia y que le pueda gustar el trabajo que va a desempeñar. Esto va a generar arraigo y va a evitar que se marche de la empresa en busca de otro empleo.

Debemos seleccionar trabajadores con intereses similares, para facilitar la tarea, evitar roces e incluso poder evitar dar más explicaciones de las necesarias sobre la manera de hacer las cosas. Es importante tener en cuenta la permanencia del trabajador en puestos anteriores para averiguar si se trata de alguien con cierta estabilidad profesional.

Una vez elegida la persona adecuada para el puesto y de su incorporación, será fundamental mantener una comunicación constante.

  1. Preguntarle si está a gusto y tomar nota tanto de lo positivo como de lo negativo, para mejorarlo.
  2. Incentivar que fluya la comunicación y la interacción con el resto de trabajadores para generar lazos. Para lograrlo, es recomendable crear espacios de intercambio tanto en el trabajo como fuera de él.

Es clave hacer ver al trabajador que tiene posibilidades de desarrollo dentro de la empresa y que se cuenta con él pues si ve la oportunidad de proyectarse y avanzar se va a sentir muy agradecida con la compañía.

La empresa debe invertir en acciones de formación que faciliten y mejoren el desempeño y la adecuación del trabajador al puesto de trabajo así como hacerle partícipe de las decisiones que se tomen.

También es importante pensar a futuro que la empresa tenga metas a largo plazo para no subestimar ni la capacidad de la firma ni la de los empleados que forman parte de ella.

Las empresas deben conseguir que los empleados tengan un alto sentido de pertenencia pues de otro modo nunca va a conseguir crecer, se van a quedar estancadas y el ambiente interno se va a ir deteriorando pues la gente trabajara con desanimo y desconfianza.

En mi caso personal, para mí es primordial sentirme parte de la empresa en la que trabajo y hacer míos todos sus problemas así como sus logros pues eso me ayuda a poner todo mi potencial en sacarla adelante cada día.

Y tú, ¿te has parado a analizar cuál es tu sentido de pertenencia a tu empresa?

Muchas gracias por tu tiempo.

Fuente: La Nueva Ruta del Empleo

De ‘compañerismo’ a clima laboral

Todos sabemos que compañerismo es el aprecio o vínculo que se tienen entre personas que trabajan en una misma organización.

En muchas ocasiones el compañerismo es importante para cumplir nuestras metas de cara al trabajo, de ahí que vaya en consonancia con la capacidad para trabajar en equipo. Por ello es importante llevarse bien y crear un buen ambiente laboral, ya que en la mayoría de las ocasiones es un requisito fundamental para trabajar en conjunto.

A pesar de que podemos escuchar en numerosas situaciones aquello de “yo NO vengo a hacer amigos”, es fundamental sentirnos apreciados, valorados y queridos por parte de los compañeros, ya que la mayor parte del tiempo de nuestra vida lo pasamos en la empresa a la que pertenecemos. Es absolutamente necesario sentir ese lazo de unión.

Por otra parte, he ido apreciando que la situación española ha hecho que algunas de las personas que tienen la gran suerte de pertenecer a una organización, hacen lo que sea necesario para mantener su puesto de trabajo. Y digo necesario en el sentido de que actúan con compañeros sin “miramientos “sólo para mantener su puesto.

Esto, por supuesto, ha existido toda la vida, dependiendo de la prioridad que le de cada uno. Pero la crisis ha hecho que sobreviva el más fuerte, sobre todo en determinadas empresas.coffee-break-1177540_960_720

Cuántas decepciones (como en la vida misma) nos habremos llevado de algún compañero que se ha unido a otro para conseguir algo a cambio, o que ha ido a tu jefe a hacer algún comentario a sabiendas de sus consecuencias… ¡Pues a día de hoy se ha multiplicado!

¿Somos conscientes de las consecuencias? No se trata de ser amigos, si no de respeto y lealtad, y por supuesto saber estar y hacer la vida más fácil.

Por instantes, vamos a dejar de pensar en lo que hacen los demás y experimentemos un examen de conciencia, analizando nuestro grado de compañerismo. Teniendo en cuenta si:

– Soy amable y cordial

– Escucho a mis compañeros

– Evito discusiones

– Valoro el trabajo de los demás

– Ayudo en lo que puedo a mis compañeros

– Me alegro de todo lo bueno que les ocurra

– Si me hacen una crítica constructiva hago lo que puedo por corregirlo

– No me meto en lo que no me compete

– No comento las hazañas de los demás con mi jefe

Ahora bien, una vez analizado, ¿estamos dispuestos a cambiar? Sabiendo que es necesario crear lazos entre las personas que trabajan juntas para poder generar un buen ambiente laboral.

Es muy importante que el jefe fomente este tipo de dinámica, ya que nos podemos encontrar con que algunos se dedican a echar más leña al fuego para ganar aliados (generalmente escogen a los más débiles, que son los que pueden manejar a su antojo).

Por tanto actuemos teniendo en cuenta que la falta de compañerismo afecta al ritmo laboral y un equipo desestructurado crea falta de motivación, lo que se traduce en un bajo rendimiento.

Sobre todo pensar en que alguien que es feliz en su trabajo, resulta feliz en su día a día, y esto hace que se encuentre cargado de FELICIDAD.

Fuente: La Nueva Ruta del Empleo

La Matriz del Clima Organizacional Parte II

network-1020332_640

Por: Julia Bremner

Una vez reconocida la premisa de que el clima organizacional al final de la historia depende de cada uno de los elementos que la conforman, la estrategia será entonces conquistar antes el mercado interno seguido de la capacitación para prepararlos para competir y ganar a la competencia.

Los gerentes y los directores de empresas se deben preocupar por conocer como anda el clima laboral de sus organizaciones cuando desean lograr mejores resultados en sus negocios. Podemos afirmar que cuando esta preocupación se vuelve prioritaria esto se traduce en mayores niveles de entusiasmo, satisfacción en el trabajo y compromiso por parte de sus colaboradores, y aunado esto a una constante preparación de los mismos, se reduce el gasto asociado a fallas en los procedimientos, comunicación y rotación de personal.

En los nuevos ambientes laborales el trabajo real, la destreza y el valor agregado se producen en el trabajo que llevan a cabo los equipos, donde todos supervisan a todos, y a su vez nadie supervisa a nadie. El avance ya no es jerárquico vertical; el avance es mayormente horizontal. El crecimiento profesional está cada vez más ligado al crecimiento y desarrollo personal e interpersonal que al nivel o posición alcanzada dentro de la organización.

Un buen clima laboral en las organizaciones es una garantía plena de desarrollo y éxito para la organización y toda su gente, no habrá barreras donde los equipos no lleguen, porque su fuerza interior es más grande que todos los obstáculos y alcanzar cualquier meta.

Llega a tal punto el impacto del clima laboral sobre los resultados de la organización que como evidencia de esto un estudio publicado por la revista norteamericana Fortune, hace referencia a como las mejores empresas donde trabajar, son también las mejores empresas en donde invertir. Este estudio concluye que “La alegría se contagia y es una buena inversión”. Y la prueba de esto, es que estas empresas son las más rentables a la hora de invertir, porque utilizan sus recursos en la gente de una manera más inteligente.

Debemos de entender que los lideres de las organizaciones crean las condiciones favorables o desfavorables para construir su cultura y por ende su clima laboral, al mismo tiempo que se responsabilizan de esta situación deben forjar en los colaboradores un empoderamiento tal que les permita crecer y vivir de manera intrínseca la motivación que genera el trabajo bien realizado.

Julia Bremner

Email: juliabremner@hotmail.com

LinkedIn: Julia Bremner

Facebook: JB Coaching

Disfrutemos y valoremos el trabajo

Por: Verny Wilson

El trabajo es una actividad remunerada que por lo general llevamos a cabo de manera tanto individual como colectiva para satisfacer nuestras necesidades básicas y vivir una vida con dignidad, es decir, otorgándonos la posibilidad de realizarnos como seres humanos en el sentido integral de la palabra.

El trabajo hay que verlo como una gran posibilidad para hacer crecer nuestros talentos, que talvez en otras circunstancias no tendrían en ambiente y necesidad de ser desarrollados.

La vida laboral ocupa una parte importante de nuestro tiempo diario, y en esa medida nos exige relacionarnos de manera permanente con determinadas personas, especialmente con aquellas con las que llevamos a cabo las tareas que nos asigna la empresa a la que pertenecemos.

Lo mismo que en la familia o en el colegio, en el trabajo es preciso dar grandes muestras de respeto, tolerancia y sentido de la colaboración y la armonía en el manejo de nuestras relaciones interpersonales, ya que de ellos depende que logremos superar las complejas dificultades de todo tipo que suelen presentarse en el desarrollo de la construcción de obras, la celebración de los negocios, la prestación de servicios o cualesquiera otra cosa que sea la actividad empresarial en que estemos involucrados.

Si queremos ser exitosos y felices en nuestro trabajo debemos recordar que no estamos solos, que la pequeña, mediana o gran empresa para la que trabajamos, es el resultado del esfuerzo de un cierto número de personas, todas igualmente valiosas, las cuales por sus vínculos tanto laborales como afectivos crecen y construyen progreso juntas, no solo para ellas mismas, sus familias y su empresa, sino para la sociedad en general.

Por lo tanto piense en lo que usted hace, piense en como los puede hacer mejor. Impóngase una meta que le exija un poco más de usted y haga… que las cosas sucedan.

Usted puede mejorar sus habilidades cualesquiera que estás sean, sea lo que usted haga, siéntase cada vez más orgulloso del trabajo que desarrolla; y entonces solo entonces, las palabras que escuchamos a diario: Calidad, Servicio, Justo a Tiempo, Valor Agregado, Excelencia… se referirán a usted y a lo que usted haga.

Pero solo ocurrirá, si usted decide dar la milla extra en todo lo que emprende diariamente en la vida personal y laboral, esperando que estas acciones motiven y contagien a las personas que nos rodean y de esta forma, crear ambiente en donde genuinamente se disfruta en trabajo, al mismo tiempo que creamos una sociedad más estable y saludable.

Verny Wilson

Email: verny.wilson@gmail.com

LinkedIn: Verny Wilson

La matriz del Clima Organizacional

hqdefault

Por: Julia Bremner

Durante hace ya algún tiempo atrás, la curiosidad por tratar de entender los factores que determinan el clima laboral de una organización y sus repercusiones, me ha llevado a querer conocer de algunos lugares de trabajo mas de lo que se ve en los cuadros que adornan la recepción, así que decidí exponer en una serie de tres publicaciones casos  hipotéticos y algunos de los datos curiosos acerca del tema de clima organizacional.

Caso uno: La pequeña empresa

Es el fruto del trabajo de sus fundadores en una época muy diferente a la actual. El líder de la organización, con una visión de negocio clara basada en el profundo conocimiento de su cliente, se ve ante la insipiente necesidad de cambio, las cosas podrían ir mejor a su parecer. Por otro lado, está el empleado de dicha empresa, una persona amable y servicial con algo de sentido de responsabilidad, o por lo menos en las actividades que él considera le compete sin llegar a comprender el realidad el funcionamiento integral del lugar donde trabaja, esperando un mejor cielo para volar.

Cuando me detengo en cada uno de los dos extremos al parecer ¨todo va bien¨, como dice una máxima de estos temas: la empresa paga lo suficiente para que el empleado no se le vaya, y el empleado trabaja lo suficiente para que no decidan presidir de el.

Partiendo de que el clima laboral, entre otros aspectos, se refiere a la forma como el empleado percibe y vive los procesos, actividades y a la empresa en general, me salta la interrogante tipo el huevo y la gallina, de ¿quien es el responsable de dicho ambiente?

Muchos pensarán que es algo que meramente le corresponde a los empleadores, brindándoles todas las herramientas a sus empleados, dotándolos de un departamento de RRHH que se encargue de sus asuntos para que cada uno haga lo que le corresponde.

Pero ¿que pasa con el empleado? Realmente podrá valorar las posibles oportunidades que tenga a su alrededor, o pensando aun en algo mas básico, ¿es capaz de crecer, una necesidad básica tan importante, en el trabajo que actualmente desempeña?

En este caso que a muy groso modo les planteo, ¿de quien depende el éxito del cambio que la empresa reclama a gritos? Yo estoy completamente convencida que de ambos, las empresas deberían de tener la capacidad de trascender en sus escalas jerárquicas y ¨contagiar¨ su visión, abrir espacios para la comunicación  en todos los sentidos, capacitar a los suyos y permitirles crecer. Sin embargo no habrá fuerza humana que logre esto sin individuos que se lo permitan.

Definitivamente siendo así, dejando a un lado los organigramas y basándome en mi propia experiencia, la próxima vez que yo misma o alguien se pregunte por su ambiente laboral, le diré: el resto no están aquí, ¿tu que SI puedes hacer por ello?

Julia Bremner

Email: juliabremner@hotmail.com

LinkedIn: Julia Bremner

Facebook: JB Coaching