¿Qué me recordó el #apagoncr?

511593938_80e82cc338_b

Por: Allan Madriz V.

El 1 de Julio 2017 estaba a unos 3 minutos de llegar a la peluquería para un pequeño recorte de pelo, nada complicado sin embargo de fijo me iban a ofrecer “¿le paso la 2 o la 1?” cuando justo se fue la luz, debería ser algo normal se va unos minutos y después regresa. Llegue a la peluquería y me quede esperando unos 10 minutos con la esperanza de que se reestableciera el servicio… no pasó. Decidí que regresaría cuando la electricidad apareciera de nuevo, curiosamente cuando iba de camino me tope a un amigo que me dice “viste, dicen que se fue la luz se fue en todo lado”. ¿Todo lado? pensé. Seguí caminando mientras vi a un chico dándole fuerte al botón de cambio de luz del semáforo peatonal sin darse cuenta de que no había luz y que por tanto nada iba a pasar tocando ese botón… el semáforo estaba apagado. Habíamos acordado una reunión familiar y cuando llegue la pregunta es: ¿que almorzamos? Ya que como pasaban los minutos y eran cerca de las 2 de la tarde las ganas de comer algo crecieron, eso se resolvió al final con unos perros calientes y unos trozos de pizza relativamente calientes de una soda cercana que utilizo gas.

Lo interesante de este relato unos días después como fue la tarde hasta que la electricidad llego cerca de las 6 de la tarde de ese mismo día. El tema se hizo trending topic en Twitter (eso es cuando varios utilizamos un hashtag# para expresar o comunicar y se convierte en el tema del momento). Otro punto interesante es que cuando no sabíamos cuando volvería o las razones del porque no quedo otra que… interactuar, socializar, conversar… ¿extraño verdad?, Nos quedó hacer una única cosa, conversar, vernos a los ojos, escuchar con más atención porque no había internet, o ya te disté cuenta que te queda 30% de batería y si la electricidad llegaba tarde, te quedarías sin batería, o peor aún uso indiscriminado de los datos móviles.

También aprendimos cosas nuevas, como que la electricidad nos une como país en Centroamérica y algunos no sabíamos, y que cuando eso paso nos afectó a todos, ¿no deberíamos tomar esa conciencia con otros problemas sociales que nos ayudaría a buscar soluciones como hermanos centroamericanos? Me gusta pensar que podríamos llegar a eso con determinación y un cambio de mentalidad, dejo la semillita.

El #apagoncr me recordó que no debemos olvidar que somos dueños de nuestras decisiones, de nuestras acciones para pensar, convivir y conectar, pero una conexión un poco diferente no solo digital, reitero no en contra de la tecnología, estoy convencido que ella (tecnología) nos ayuda, pero no debe absorber nuestro SER.

Decidamos llamar a la familia, al amigo(a), escuchar su voz, decidamos escuchar con más atención y no un oído en lo que dicen y los ojos en las notificaciones del dispositivo móvil, decidamos preguntar ¿cómo estás? Y no solo haber dicho: Ay electricidad, dónde estás?

De todo se aprende, a mí me gusto el #apagoncr y me hizo reflexionar en positivo. En tu caso: ¿te recordó algo? ¿Aprendiste algo?

Allan Madriz V.
Email: amadrizv@aprendeylidera.com
Web: www.aprendeylidera.com
Linkedin: Allan Madriz V.
Facebook: Aprende y Lidera
Twitter: @aprendeylidera

Hábitos para crecer: Date una buena recompensa

gift-184574_960_720

Por: Fabrizzio Ponce

Hasta hoy, los hábitos de crecimiento que hemos compartido han llevado un componente de sudor, sacrificio, esfuerzo y determinación. ¡Y es que así debe ser! Lo que vale la pena en la vida cuesta, lo que se disfruta más es lo que se consigue con esfuerzo. Incluso, alguna de esas frases a las que hago alusión en ocasiones reza que ‘no hay atajos para cualquier lugar al que merezca la pena ir’.

El hecho de celebrar, de darse una recompensa, es algo a lo que usualmente no le damos importancia. Al llegar a una meta nos detenemos a pensar en lo que hicimos, en lo que costó y de una, a pensar en la siguiente meta, estableciendo objetivos, planeamientos y de una vez, a por ello.

Eso no está mal. ¿Qué sería de la vida si no analizamos lo realizado hasta el momento o si no nos proponemos una nueva meta? Sería un gris rutinario todo el tiempo. Nos perderíamos muchas lecciones, dejaríamos de lado la emoción y la adrenalina de la aventura.

Sin embargo, cuando un jugador de un equipo deportivo anota, o cuando el equipo logra un campeonato, ¡hasta se paraliza la ciudad por la celebración! Este próximo domingo correré mi tercera maratón y adivinen que: claro, ya estoy pensando en la celebración, en darme una buena recompensa por los meses de entrenamiento.

¿Cuándo fue la última vez que te recompensaste por algo? Voy más allá: ¿te has recompensado alguna vez por alguno de tus logros?

Date una buena recompensa siempre que logrés algo relevante. Es una manera de motivarte a vos mismo, de recordarte que lo más importante es el camino que estás recorriendo y la persona en la que te estás convirtiendo. Las metas son geniales, pero ya luego vendrá otra, y luego más. Pero este momento y este pequeño logro en tu camino merece ser celebrado.

Comprate ese libro, tomate esa copa de vino, andá a la cafetería de tu preferencia, lo que sea para recompensarte, tomar ánimo y seguir adelante.

Fabrizzio Ponce

Email: fabrizzioponce@lanuevarutadelempleo.com

Web: www.fabrizzioponce.com

Facebook: Fabrizzio Ponce – Liderazgo y Desarrollo Personal

Twitter: @fabrizzioponce

Hábitos para crecer: No desistás a menos que consigás algo

Red Sun Light Hand Summer Finger Sea Sunset

Por: Fabrizzio Ponce

Aunque en este momento de mi vida no lo practico con la regularidad que quisiera, lo cierto es que el triatlón es un deporte que me fascina. Y de paso, ilustra muy bien este nuevo hábito que debemos adquirir para seguir nuestro crecimiento.

Probablemente lo sepás mejor que yo: es un evento donde se practican tres deportes para completar la carrera. Algunos eventos también lo hacen en relevos por segmentos, pero de igual forma, para ese equipo de dos o tres personas la meta es terminar cada carrera.

Muchísimas personas son estupendas para iniciar proyectos. Algunos de nosotros podriamos incluirnos en ello. Tienen la idea, la sueñan, la perfeccionan, la ponen por escrito, la inician… y luego el proyecto queda en el camino. Pueden existir mil y una razones para que suceda, sin embargo, suelen ser tan solo justificaciones. Y al final del día el resultado será el mismo: un proyecto más inacabado.

De mi experiencia propia en el triatlón, entrar al agua para el segmento de la natación significa ‘haga todo lo posible para salir del agua y no quedarse muy atrás’ (¡en especial si es en el mar!). El segmento de bicicleta se traduce en ‘apúrese para que alcance al grueso del grupo que compite’. Y el tercero, el de atletismo –que es mi fuerte, significa tan solo ‘ahora sí, ¡póngale!’.

Cada segmento, cada etapa del camino, cada movimiento tiene una finalidad: conseguir algo. Nótese que digo ‘algo’. No quiere decir que lo vayamos a conseguir todo de una sola vez (no siempre se logra), pero tampoco quiere decir que nos rindamos en el camino y nos vayamos con las manos vacías. Algo hay que hacer, algo hay que lograr, algo hay que cumplir. En el camino del crecimiento personal no se vale salir de la misma forma que entramos. Algo tenemos que conseguir.

La recompensa no solo será ese ‘algo’ que obtengamos. Probablemente tendremos que incomodarnos. Habrá que esforzarse. Quizá realicemos algunos sacrificios para lograrlo. Pero también tenemos la oportunidad de aprender algo y además, nos daremos cuenta de que somos capaces de lograr algo más allá de lo que nos creíamos capaces. Y eso, para mí, es el aprendizaje más valioso.

Termino con una frase de esas que pululan por el internet: “No te digo que vaya a ser fácil, pero si que valdrá la pena”.

¡A ponerle!

Fabrizzio Ponce

Email: fabrizzioponce@lanuevarutadelempleo.com

Web: www.fabrizzioponce.com

Facebook: Fabrizzio Ponce – Liderazgo y Desarrollo Personal

Twitter: @fabrizzioponce

Presentando a Thunnus y por qué deberías conocerlo

Thunnus

Por: Allan Madriz V.

Hoy quisiera lean con su imaginación en primera plana y que disfruten de una mezcla disruptiva entre la celebración del día mundial del atún (2 de mayo) y como conociendo a Thunnus podemos hacer una relación de aprendizaje con nuestro crecimiento personal para este mes.

Thunnus es un personaje que desarrolla grandes distancias en las migraciones para llegar a diferentes destinos en el mundo, tiene también la capacidad de poder lograr velocidades que pueden ir de 3 a 7 km/h inclusive llegan a los 70 km/h y hasta se conoce verlo lograr 110 km/h en recorridos cortos. ¿He aquí nuestra primera relación con tu vida en este momento, cuanto te toma tomar acción cuando vas a iniciar un nuevo habito o reto personal? ¿Que elementos estableces en tu plan para determinar la velocidad con la que deseas ejecutar tus compromisos? ¿Eres de los que son reconocidos por la velocidad de ejecución en corto plazo, o eres de los que pospones o vas a una velocidad más lenta? ¿Si tu migración personal es ir de un punto a otro para alcanzar una meta como determinas la velocidad de ejecución?

Thunnus también tiene una característica bien interesante, nuestro compañero puede en algunos momentos sumergirse en el mar hasta los 400 m de profundidad y adaptarse a la temperatura del agua con el fin de sobrevivir a aguas más frías y así seguir su camino. Piensa ahora en ti, piensa en los momentos que has tenido por una preocupación, una meta sin cumplir, algún problema en específico que tanto esperas descender para sobrevivir, que has necesitado hacer para soportar la situación y descubrir tu capacidad de adaptación y sobre todo de resolución. ¿Has necesitado tocar fondo para entender el problema? ¿Has tenido tu enfoque en el problema y no en las posibles soluciones? ¿Qué has hecho diferente al problema? ¿Hablan tus acciones de la determinación para adaptarse al cambio y seguir tu vida mejorando en cada paso?

Thunnus también tiene un sentido enorme de contribución con diferentes sectores donde lo involucran porque así ha sido establecido, es decir, es parte del desarrollo de economías, puede ser parte de diferentes platillos en el mundo que nos hace disfrutar en el paladar sabores maravillosos (en voz baja como el Sushi, el Ceviche o Cebiche depende de donde lo comas), podríamos decir que su propósito es de alto valor agregado en nuestras sociedades. Ahora es momento de volver a pensar en ti, ¿cuál es tu sentido de contribución en este momento a los diferentes sectores donde te desarrollas o interactúas? ¿Piensa por un momento en tus finanzas, están saludables? ¿Estás trabajando para vivir o vives para trabajar? ¿Realizas alguna acción de contribución en tu comunidad que realza tu sentido de pertenencia? ¿Tus raíces por ejemplo? ¿Estás agregando valor en tu trabajo? ¿Qué haces para marcar diferencia positiva en lo que haces?

Debes estar pensando en este momento: ¿qué relación hay entre Thunnus y yo? Pues te la diré: que ambos somos parte de este mundo, somos parte de una relación entre lo que somos, lo que hacemos y lo que contribuimos, todo está de alguna forma conectado y de todo puedes aprender un poco o mucho, si eres consiente te darás cuenta que además Thunnus le brinda trabajo a un grupo de personas que salen cada mañana inclusive cuando el sol duerme para ser parte de ese ecosistema de convivencia entre la pesca y el consumo (esperando sea una pesca responsable y sostenible).

Feliz pesca de tu encuentro personal considerando la velocidad, la profundidad y el sentido de contribución en tu hermoso mundo personal.

Fuentes de inspiración: www.un.org y www.wikipedia.org

Allan Madriz V.
Email: amadrizv@aprendeylidera.com
Web: www.aprendeylidera.com
Linkedin: Allan Madriz V.
Facebook: Aprende y Lidera
Twitter: @aprendeylidera

¿Ángeles para Cambiar el Mundo?

world-2124563_960_720

A finales de Octubre de 2016, recibimos la invitación de Héctor Trinidad Quijada para realizar la lectura de su libro “Cambia … para Cambiar el Mundo” un mes antes de su lanzamiento. Esa convocatoria al igual que alguien que tiene una “start-up” necesita a los “Business Angels”, recayó sobre muchos colegas a nivel global. Conformamos un grupo de 65 personas, que íbamos a leer su libro y que, si nos parecía bueno, le ayudaríamos en su promoción de la manera que cada uno lo estimase más oportuna.

Y adoptamos con gusto el nombre de Ángeles, bautizados en gratitud por Héctor en estos términos: “y han decidido apostar por mí, aunque no pongan dinero para mi empresa, ponen su tiempo, su profesionalidad… sus recursos, por lo que están invirtiendo en mí, son mis ÁNGELES”.

Habiendo leído Cambia … para Cambiar el Mundo y habiendo participado desde éste lado del océano del lanzamiento de ésta obra editada en España para el mundo entero, siendo uno más de esta Comunidad de Ángeles. Todos nos vimos inmersos en una nueva dimensión de colaboración y aprendizaje colaborativo. Todos movilizados por el respeto con el que Héctor Trinidad nos trata, y más aún por el contenido de su obra.

Ya para el 10 de noviembre, todos éramos parte del Movimiento Cambiar el Mundo, y aprendíamos en el día a día con esta noble agenda de aprendizaje, a autoconocernos y a hacer posible el cambio en nosotros mismos.

Para esos días los lectores anticipados (Los Ángeles) de la obra antes de salir, ya estábamos en El Cielo (grupo de WhatsApp) y fuimos entre otras cosas comprendiendo el mundo editorial del siglo 21, como la venta on line y off line, los costos y estrategias de penetración. La cuenta regresiva de la presentación formal aumentaba la ansiedad de todos y cada uno, por esperar las repercusiones de la obra de nuestro nuevo líder.

El pasado 24 de Noviembre se hizo el lanzamiento del libro.

La aplicación práctica de los consejos sugeridos en “Cambia … para Cambiar el Mundo” están dando resultado en mi vida personal y profesional, siendo el catalizador del cambio.

El valor real del contenido del libro, es que actúa sobre aquello en lo que crees; en lo que esperas hacer en el mundo y en cómo buscas mejorar tu vida y por ende la vida de los demás, al menos los más cercanos. Desde mi perspectiva, esa cualidad, lo hace único y valioso. También se hizo único y valioso el grupo de Ángeles, y la Comunidad o Movimiento “Cambiar el Mundo”, que casi sin querer resignificó lo que nos hace humanos, y es que cada uno de nosotros es único.

Hoy, los Ángeles estamos escribiendo colaborativamente la novela “K – Thar – Sys”, seguimos manteniendo un fluido contacto y sumando colegas y colaboradores, no solo en lo que respecta al libro, sino también en el ámbito de nuestra vida personal y profesional.

Cualquier talento no es sino capacidad de adaptación al entorno. Y Héctor logró que conformemos un entorno muy diverso, de respeto de cada cultura y cada persona. Cuanto más envejeces, más difícil te resulta adaptar tu vida a las nuevas ideas y menos adaptarse cómodamente a tu modo de vivir sin modificarlo. Por eso, creer saber envejece y querer saber rejuvenece.

Hoy agradezco estar en el selecto grupo de los que elegimos seguir a Héctor Trinidad una gran persona que “Quiere Cambiar el Mundo”. Alguien que nos propuso seguir aprendiendo, en síntesis rejuvenecernos.

Fuente: La Nueva Ruta del Empleo Argentina

Hábitos para crecer: ¡Acción!

hurry-up-boy

Por: Fabrizzio Ponce

Todo a nuestro alrededor nos invita a la acción. El semáforo tiene una luz verde, que nos indica que ya podemos pasar. Si no nos movemos por estar distraído, el de atrás de forma muy gentil nos invitará a movernos tocándonos la bocina.

También podemos recordar cómo es la grabación de la incontable cantidad de escenas que conlleva una película: “toma enésima, luces, cámara.. ¡acción!

Y para quienes nos gusta el atletismo, de fijo alguna vez hemos escuchado el famoso: “en sus marcas, listos.. ¡FUERA!

Pero esos son factores externos, podría argumentar alguien. Cierto, son factores externos. Y si echamos la mirada hacia dentro, podremos descubrir que nacimos con ese impulso.

¿O acaso alguno de nosotros aún gatea?

Ninguno, al menos de los que podemos leer este artículo, ¿cierto?

¿Qué causas nos frenan para ponernos en acción?

Muchas, muy variadas y por supuesto, personalizadas. El miedo, el ‘qué dirán’, el hecho de no conocernos bien, que quizá nunca lo hemos necesitado.

Ya en otras ocasiones hemos compartido que lo único constante en la vida es el cambio. Por ello hay que movernos. No por el cliché de moda o por salir de la zona de confort. Hay que ponernos en movimiento y tomar acción porque fuimos diseñados para ello.

Es hora de hacer esa llamada, de enviar ese email, de poner en papel la idea que tenemos. Ya hemos invertido en nuestro desarrollo personal, hemos fijado los objetivos adecuados, tenemos el plan listo, ¿adiviná qué sigue?

Exacto: pasar a la acción.

Incluso, puede que ahora mismo estés tratando de justificar la inacción en la que estás. En estos tiempos de cambio e incertidumbre pareciera ser una buena idea quedarse quieto y aferrarse a la primera seguridad que te aparezca. Sin embargo, lamento tener que recordarte que eso ya no existe.

Si te vas a aferrar a algo, que sea a vos mismo: a tus capacidades, a tus competencias.. ¡a tu hambre de triunfar en la vida!

Y no te preocupes por lo que suceda al ponerte en movimiento. Una estadística dice que el 90% de nuestras preocupaciones nunca llegan a concretarse.

¡Ánimo y a ponerle bonito, que apenas estamos empezando a crecer!

Fabrizzio Ponce

Email: fabrizzioponce@lanuevarutadelempleo.com

Web: www.fabrizzioponce.com

Facebook: Fabrizzio Ponce – Liderazgo y Desarrollo Personal

Twitter: @fabrizzioponce

La Nueva Ruta del Empleo Radio – Costa Rica

En uno de nuestros programas más recientes tuvimos la visita de Edgar Gregory, coach y conferencista del equipo de John C. Maxwell, con quien conversamos sobre las razones por las cuales no logramos lo que nos proponemos en la vida.

La Nueva Ruta del Empleo Costa Rica es producido por Fabrizzio Ponce y se transmite todos los jueves en vivo a partir de las 5:00 pm por Radio Costa Rica 930 AM y por internet en http://www.radiocr.net con posterior retransmisión por Canal 19.

Te reto en abril: la persistencia

einsteinshow2

Foto: Estilo de Vida y Coaching

Por: Allan Madriz V.

¿Qué es para usted la persistencia? ¿Qué significado más allá de la palabra podemos descubrir cuando tomamos un momento para pensar que cosas en la vida en este momento necesitan de mi persistencia?

Démosle un poco de significado de diccionario a la palabra, viene del verbo en latín “persistere” que puede traducirse como “mantenerse firme y quieto”. (http://definicion.de/persistencia/)

Bajo esa línea de pensamiento persistencia es la acción de mantenerse constante en algo y que sea duradero en el tiempo. La persistencia es muchas veces esa voz que tratamos de callar cuando iniciamos un nuevo reto, un nuevo objetivo, una meta.

Veámoslo desde un punto de vista de alcance de mejora personal y laboral, lo primero que piensa cuando establece que vas a mejorar o que va a lograr una meta son 4 pasos:

  1. ¿Qué voy a mejorar?
  2. ¿Cómo lo voy a hacer?
  3. ¿Que necesito para lograrlo?
  4. ¿Cuáles acciones requiero para la ejecución?

¿En estos 4 puntos ya tiene su enfoque, su meta a lograr, los recursos y la ejecución para iniciar, sin embargo, en cuales de estos puntos va a colocar la persistencia? ¿Dónde cree usted que va a estar esta acción agregada para el alcance de lo que quiere hacer? Se vería muy extraño que coloque como una actividad del plan algo como: Tener persistencia o practicar la persistencia…

La persistencia está implícita en usted, es algo que vive en nosotros, todos la tenemos, pero no todos la activan, ¿y sabe por qué? porque requiere esfuerzo y disciplina, ser persistente es una habilidad que necesita (como el musculo para desarrollarse) esfuerzo y compromiso consigo mismo.

Imagine en este momento diferentes profesiones, emprendedores, estudiantes, cualquier persona que quiera realizar algo para su mejora o superación va a necesitar de la persistencia, porque en el camino se va a encontrar con obstáculos, con bloqueos, algunos mentales y otros físicos que deberá entender, procesar y sobre todo concientizar para poder resolverlos. Durante ese proceso ocupará de la persistencia para no perder el enfoque y continuar pese a todo.

Lo maravilloso de estar consiente hoy es que necesitará de la persistencia día con día para alcanzar  esa meta que se ha retado a lograr, que va a requerir recordarse a sí mismo(a) que nadie puede inculcarle persistencia, porque está en usted, es usted y su compromiso quien lo activará quien deberá avanzar en cada paso pequeño o grande con ella (persistencia) con el único propósito de demostrarse a sí mismo(a) que lo puede o lo pudo lograr; aún si en el camino salen lecciones de aprendizaje (errores o fracasos, prefiero llamarlos lecciones de aprendizaje) la persistencia le dará energía para continuar y avanzar.

Ahora ya lo sabe, sea persistente, nada que vale la pena lograr es fácil al inicio, sin embargo, cuando vea que logra avances, sentirá una extraña sensación dentro de usted de que va por el camino adecuado y eso es la persistencia actuando, su SER ha crecido.

¿Acepta el reto de la persistencia este mes?

PD: Por cierto, menciono la palabra persistencia en este post 19 veces y es totalmente a propósito.

Allan Madriz V.
Email: amadrizv@aprendeylidera.com
Web: www.aprendeylidera.com
Linkedin: Allan Madriz V.
Facebook: Aprende y Lidera
Twitter: @aprendeylidera

Hábitos para crecer: Hacé un plan

notes-514998_960_720

Por: Fabrizzio Ponce

Aunque ahora no practico el futbol, siempre recuerdo la estrategia clave en todo partido cuando era más joven, fuera partido entre amigos o contra la gente de otro barrio. Era un plan casi infalible: todos suben a atacar y todos bajan a defender.

Obviamente, cuando se era joven se tenía la energía para un planteamiento así. Conforme pasaban los años, la estrategia era diferente: correr menos y pasar más el balón. Pero la idea siempre era tener un plan para cada partido.

Un plan es de gran ayuda para no divagar por la vida. Cuando construimos una casa, primero la planificamos. Si vamos a tomar en serio un deporte, seguimos un plan de entrenamiento. Si vamos a escribir un libro, primero planificamos el tema y su desarrollo respectivo.

Tener un plan es un excelente hábito de crecimiento. Deja muy poco al azar y nos permite empoderarnos. Y para diseñarlo, hay que tener en cuenta tres elementos que, a mi parecer, son necesarios para tomar en cuenta:

  • No hay que escribirlo en piedra: Vivimos en un mundo cambiante, eso es innegable. Ese principio aplica también para nuestras ilusiones y metas en la vida. En ocasiones se retrasarán, en otras dirigiremos los esfuerzos en una dirección diferente y se dará el caso de que hemos cambiado así que nuestras metas también. Cuando somos personas rígidas –y hasta orgullosas, si cabe el término, nos será más difícil salir adelante con un entorno de cambios. En nuestro plan hay que dejar espacio para las sorpresas, buenas y malas, que nos presente la vida y el sendero a recorrer.
  • Anotá qué es lo que querés: Necesariamente hay que tener claro a dónde queremos llegar. Sea un partido de futbol, una temporada deportiva, la construcción de nuestra casa, la carrera universitaria o la educación de nuestros hijos, tener en papel y bien establecidos nuestros planes es vital para no perder el enfoque de lo que queremos lograr en la vida. Y entre más claro, concreto y conciso sea, mejor.
  • Anotá qué debés hacer: Comer más sano, ahorrar, menos televisión y redes sociales, etc. Para llegar a la meta hay que dar pasos concretos, menos deseos y más acciones. Anotar solo la meta no es suficiente, el plan debe incluir las cosas que debemos hacer y dejar de hacer para lograr nuestros objetivos.

La planeación es un paso vital en este ciclo de hábitos de crecimiento. Le dará estructura y sentido a todos los movimientos que hagamos en pos de alcanzar los objetivos que ya nos hemos trazado y con cada logro pequeño tendremos una inyección de motivación para el siguiente paso.

Fabrizzio Ponce

Email: fabrizzioponce@lanuevarutadelempleo.com

Web: www.fabrizzioponce.com

Facebook: Fabrizzio Ponce – Liderazgo y Desarrollo Personal

Twitter: @fabrizzioponce

Para crecer y desarrollarnos

6174358628_05d33d6567_b

Por: César A. Taborda Agudelo

En un mundo de afanes, metas, descontentos y sobre todo múltiples ocupaciones que generan en nosotros en demasía, incertidumbre, inestabilidad y decepción tanto emocional como profesional, es fundamental detenernos unos minutos de cada uno de nuestros días para pensar en nosotros mismos y de manera clara en nuestro entorno.

Vivimos en una sociedad volcada en el consumismo, donde la era del conocimiento nos lleva a conocer todo tipo de información que a la postre genera necesidades frecuentes para llevarnos a consumir: viajes, metas, responsabilidades, negocios y un sinfín de situaciones que nos llevan a hacernos los de la vista gorda y de paso, despreocuparnos por nuestras necesidades internas y no corporales.

Todo lo anterior va directamente relacionado con la única razón que me llevó a escribir este artículo, y es que debemos hacer cambios voluntarios con la finalidad de reprogramarnos para así, permitirnos crecer y desarrollarnos, y no sólo a nivel profesional, sino también personal, familiar y todo lo que tenga que ver con nuestro entorno.

Todo en absoluto depende únicamente de nosotros, y no me refiero a decisiones empresariales o cosas directamente relacionadas con el azar, simplemente hablo de lo que somos como seres humanos y lo que aportamos a los demás.

Cuando nos hacemos cargo de nuestras decisiones y situaciones, comprendemos que nadie más afecta nuestras vivencias, esto debido a que nadie puede generar acciones sin nosotros antes haberlas creado, llámese energéticamente o de pensamiento.

Lo anterior lo digo, porque nosotros somos únicamente lo que leemos, escuchamos, aprendemos e inevitable y fundamental, el cómo interpretamos nuestras relaciones a diario. Es aquí donde hace parte fundamental el desarrollo de nuestra conciencia, el nivel de desarrollo de esta nos podrá ubicar un escalón arriba o un escalón abajo, todo simplemente dependerá de en qué porcentaje estamos despiertos, como nos damos cuenta de lo que realmente importa y finalmente, si en realidad vivimos en el aquí y el ahora. Estos tres pasos nos permitirán entender a profundidad lo que somos y lo que podremos llegar a ser.

Siendo así, lo único que puedo decir y de acuerdo a lo anterior, es que hay que atreverse a pensar, evitar que los medios de comunicación por lo que nos venden, obliguen a tomar decisiones por su impacto en nuestra mente, siendo distracciones constantes y evitando desarrollar la capacidad de captar por nosotros mismos para analizar el entorno y lo que genera en nuestra vida diaria.

César Taborda (Ctabag)

Email: cemar1987@gmail.com

Twitter: @cesartagudelo

LinkedIn: Cesar (Ctabag09) Taborda

Facebook: César Taborda Agudelo – Emprendedor

Web: gdsa2013.blogspot.com