Cómo acceder al trabajo oculto

iceberg-1321692_960_720

Los expertos calculan que aproximadamente el 75%-80% de los puestos de trabajo están ocultos. Esto viene a ser cómo un Iceberg, del que sólo la punta es visible. Se trata de ofertas de empleo a las cuales no se tiene acceso mediante los medios habituales, que pueden ser la prensa, internet, los boletines oficiales… 

 

Las razones para que estos trabajos no aparezcan en estos medios son muy variadas; que se trate de una empresa pequeña y no tenga recursos económicos o técnicos para publicarlas, que existan vías alternativas a los métodos tradicionales, que exista una tradición en el modo en el que esa empresa recluta, que se trate de ofertas para sustituir a alguien de la empresa o que no deseen mostrar a la competencia aquellos perfiles que recluta.

Con todo, la cuestión es que hay una ingente cantidad de ofertas a las cuales no se puede acceder por las vías normales. En la  entrada de hoy reflexiono sobre diferentes maneras que puede haber para acceder al trabajo oculto y aquello que podemos hacer al respecto.

En primer lugar, no todo el empleo oculto está tan escondido. En ocasiones, sólo está en sitios en los que normalmente no buscarías: bolsas de trabajo profesionales, bolsas de trabajo de ayuntamientos, ofertas de trabajo de LinkedIn, ofertas de Twitter o las ofertas que se publican en las propias páginas web de las empresas son ejemplos de ello. Salir de vez en cuando de los sitios habituales para la búsqueda de empleo puede ayudar a buscar nuevas ofertas.

Sin embargo, en otras ocasiones sí que hablamos de ofertas de trabajo que no se llegan nunca a publicar. Seguro que habéis conocido a personas que han accedido a trabajos porque conocían a alguien o participaba en algún proyecto. Muchos tildan esto de “enchufismo” o “suerte”, pero yo lo entiendo más desde la perspectiva de “estar en el lugar adecuado en el momento adecuado”.

Así pues, ¿Cómo podemos nosotros  tener esa “suerte” que tanto deseamos? Para ello recomiendo hacer tres cosas que todos podemos hacer en menor o mayor medida. Estar activos, ser visibles y hacer networking, elementos que están interrelacionados entre ellos.

En primer lugar, podemos ser activos de muchas maneras, participando en voluntariados,  actividades o asociaciones de tu localidad. Todo ello te puede servir para aprender, darte a conocer entre las personas de tu localidad y también a que vean tal y cómo eres, construir tu marca personal. También podemos ser activos buscando trabajo de manera pro-activa. No esperar a que se publiquen las ofertas, si no enviando auto-candidaturas a las empresas que nos interesen.

En segundo lugar, también podemos hacernos más visibles de otras maneras que hoy en día son absolutamente necesarias, cómo las redes. Muchos de los reclutadores y empresarios de hoy en día, no publican ofertas, si no que hacen una búsqueda pro-activa. Es decir, buscan en las redes a personas que tengan el perfil que buscan. Por esta razón es muy importante, por un lado, definir muy bien tu perfil profesional y qué buscas y, por otro, hacerte visible en las redes.

En tercer y último lugar, está el Networking. Se trata de cultivar tu red de contactos y ampliarla. Por otra parte, también tu red de contactos debe saber que buscas trabajo y de qué, pero  la conversación debe ser fluida y no hacer sentirse al interlocutor presionado. Aquí, como recomendación general puedo deciros lo siguiente para: sé generoso, trata a los demás cómo te gustaría que te trataran a ti, piensa que todas las personas pueden llegar a ser un valioso contacto y, por último, ofrece sin pensar a recibir.

Espero haberos ayudado un poco en mi entrada de hoy y podéis contar conmigo para hacer networking.

Un saludo.

Fuente: La Nueva Ruta del Empleo 

Xavier Santos: Cercanía e innovación en la selección

hiring-1977803_960_720

Xavier Santos está especializado en la selección de personal y, específicamente, en la búsqueda de técnicos y directivos. Trabaja en Axxon consulting y está enfocado en la selección y reclutamiento 2.0, la innovación en la gestión de personas y el Nethunting.

La Nueva Ruta Del Empleo: Hola Xavier. Me gustaría comenzar la entrevista preguntándote sobre la empresa en la que trabajas actualmente, Axxon. Habeís cumplido hace poco 20 años. ¿Cuál crees que es la razón de que se mantenga como una de las referentes en Girona?

Xavier Santos: Yo creo que funciona porque conoce bien a sus dos clientes. El cliente candidato y el cliente empresa. Es importante informar al candidato lo máximo posible. Informarles del tipo de empresa, de su cultura, del aspecto organizativo, de sus objetivos, de los requisitos que se piden y el porqué de esos requisitos. Esto puede verse incluso de una manera didáctica: “he salido de una oferta y además he aprendido algo más de esa empresa”.

LNRE: Es decir, que tenéis un proceso en el que informáis absolutamente al cliente candidato…

X.S.: Totalmente. Parece que solo tengas que informar a la empresa de todo, pero nos falta la costumbre de que sea recíproco. De que tú informes al candidato sobre qué se encontrará y ser muy realista. Muy realista. Que tenga una fotografía exhaustiva de ese proyecto. ¿Qué consigues con esto? Consigues confianza, una mayor seguridad y una garantía de éxito de que esa persona se incorpore y permanezca en la empresa.

LNRE: Vale, digamos que al candidato le hacéis una foto de la situación que se va a encontrar…

X.S.: sobre la posición, la empresa, su cultura, cómo afecta la situación actual a la empresa… Por eso es muy importante que conozcas de manera muy cercana a la empresa. Tienes que conocer muy bien el estilo de dirección, el carácter del equipo directivo y de la dirección general, porque eso se proyecta en el día a día. Aquí en Axxon al ser una empresa local y de proximidad esto ha sido un factor estratégico.

LNRE: Veo que La transmisión de la información, el conocimiento del entorno y la proximidad son elementos claves de Axxon. Pero también me gustaría preguntarte, a nivel personal, por otros elementos de tu experiencia. Empezabas en las redes sociales cuando LinkedIn justo estaba saliendo. En esos momentos que no sabes para dónde tirar, supongo que no había tanto escrito en la selección 2.0 cómo ahora, ¿Cómo acabaste sabiendo qué hacer o actuando?

X.S.: Pues equivocándote. Equivocándote y hablando con los compañeros, investigando, haciendo pruebas, cotejando, mirando que puedes usar de los métodos tradicionales y trasportarlo… Pero al final es en base a equivocarte e invertir mucho tiempo.  Pero ves que está funcionando mucho mejor que una oferta en infojobs o que puede ser una opción paralela. Ves que quien gestione esta herramientas tendrá una ventaja competitiva ante otra consultoría que no utilice las redes sociales.hiring-1977914_960_720

LNRE: Aprendisteis a partir de la práctica. ¿Qué recomendarías a la gente que ahora mismo está empezando en las redes sociales, ya sea en la selección o cómo candidato?

X.S.: La clave es que tu comportamiento 1.0, tu comportamiento presencial, sea coherente con tu comportamiento 2.0. No vale que tu tengas un personaje 2.0 y otro 1.0.: tienes que ser coherente. Eso significa que tienes que interactuar mucho, tienes que escuchar muchísimo, tienes que generar feedback, tienes que generar confianza y tienes que aportar. No tienes que tener una visión cortoplacista. Tienes que tener una visión de que en las redes, tienes que ir aportando y ya recibirás cuando toque. Pero nunca ser demasiado interesado o ser un Spam. Debes intentar conseguir un entorno colaborativo, para crear una red que seguramente va a generar lo que puedes necesitar: un contacto, que te presenten a una persona que te interesa para un proceso o preguntar a una persona si conoce a alguien que encaje en un perfil, teniendo información mucho más válida y con un resultado más rápido. Básicamente: interactuar y colaborar.

LNRE: Yo me quedo de lo que has dicho, sobre todo con la coherencia, aportar e interactuar. Creo que serían las tres grandes claves. ¿Hacia dónde crees que tira el mundo de la selección? ¿En un futuro de 5-10 años, tú cómo ves la situación?

X.S.: Es complicado, esto avanza que es de locos. Es un tema delicado en el que hay conseguir una dualidad. Creo que las dos realidades tendrán que convivir, sin que tampoco te bloquee un exceso de información. La tendencia va hacia el Big Data. ¿Por qué? Porqué se genera una información brutal en las redes. Los dos objetivos son “yo monitorizo la información” y luego, “yo utilizo la información que es pública en las redes para un objetivo que yo tengo, que es el reclutamiento”…

LNRE: Es decir, nos vamos ya a los metadatos…

X.S.: Sí, yo creo que la tendencia del reclutamiento mundial irá hacia el Big Data, pero, en el mundo local, en el mundo PYME, el big data, de momento, no creo que llegue. Sí que es cierto que por ejemplo será clave que las PYMES tengan una imagen interesante y potente en las redes. Que interactúen con los usuarios y los clientes. Eso también genera Employment Branding, genera atracción de talento. Pero una empresa grande o una gran corporación financier, sacará más rendimiento al Big Data.

LNRE: ¿Dirías que se generarán dos tipos de perfiles.  Uno que trabaja más con el big Data y esta información tan amplia y otro que trabaja más interactuando de tú a tú con la gente?

X.S.: Hay perfiles, ahora ya existen. De grandes entornos corporativos, de grandes procesos de selección, complejos, internacionalizados… Pero también hay una consultoría más artesana. El hecho de que sea artesana significa está implicada con el individuo, utiliza estas herramientas en beneficio del individuo y, en este caso, se puede complementar con LinkedIn. LinkedIn te puede acercar a muchas personas que normalmente tienes acceso. Te facilita identificar unos requisitos que antes te costaban más identificar. Estabas acostumbrado a una búsqueda reactiva y ahora se puede realizar una búsqueda  con menor coste.

LNRE: ¿Y en este entorno 2.0, qué habilidades crees que el profesional va a tener que desarrollar?

X.S.: Un tema es la capacidad de comunicación, porque es muy importante. La pasión

LNRE: ¿La pasión?

X.S.: Si, por que te tiene que gustar. Si no, se te notará. Cuando yo envíe un twit, se acabará notando, a no ser que tenga un personaje 2.0. Se nota cuando hay pasión. La comunicación, la pasión y la interacción, son aspectos claves. Por qué se trata más de un tema de actitud.

LNRE: Se trataría de una persona muy activa

X.S.: Sí. No confundirnos y pensar que la persona que tiene más seguidores en Twitter es la mejor. Ni la que tenga más amigos en Facebook. Al final llega un punto en el que la calidad del contacto es importante.

hr-2308519_960_720LNRE: La calidad del contacto más que la cantidad…

X.S.: ¿Qué es mejor? ¿Tener 100 contactos, que cada uno de ellos tenga 35 contactos, o tener 20, que cada uno tenga más de 500?

LNRE: Sí, aquí ya llegamos a influencers o a personas que tienen más peso en las redes.

X.S.: Exacto. Y llegamos a la relación que tú puedas tener con ellos. Puedes tenerlos, pero que no te hagan ningún caso. Puedes enviarles mensajes y que no haya feedback. Por eso que no es tanto la cantidad, si no la calidad.

LNRE: Ya estamos llegando a la recta final de la entrevista. Hemos hablado de pasión. En tu caso, ¿Qué es lo que más te apasiona de la consultoría y de la selección?

X.S.: Para mí lo vital es aprender. Aprender del cliente, aprender del candidato. De la empresa. Es también las ganas de innovar. De intentar hacer cosas ya no solo diferentes. Hay cosas que ya existen, pero con una modificación…

LNRE: De buscar la mejora, también…

X.S.: Me gusta también ir siempre hacia adelante. Ahora el consultor ya no solo tiene que limitarse a cubrir un pedido cuando lo tiene, si no que se debe convertir en un conector perpetuo. Si yo veo interesante que una persona conozca a otra, aunque no me lo hayan pedido, yo puedo proponer.

LNRE: ¿Sería tener tu red y disponer de ella cuando alguien necesitara un profesional?

X.S.: Yo iría aún un paso más allá. Sería facilitar. Crear la red de otro y tú mantenerte como un intermediario. El hecho de fomentar la red y creer tú, en un momento determinado, que dos personas se conozcan por X motivos. Por qué les gusta un mismo deporte, por qué tienen el mismo hobby o porque profesionalmente pueden tener un mismo interés.

LNRE: Si te parece, hacemos la última pregunta, ya para acabar. ¿Tú que consejo darías a la persona que quiere dedicarse a la selección y la consultoría?

X.S.: Yo creo que no tienes que acotarte, hay que tener una visión amplia. Intentar beber de diferentes fuentes, estar muy actualizado. Ahora una herramienta muy bestia es seguir blogs. Los blogs se actualizan y dan muchas ideas. Tiene que ser una persona muy abierta, que esté en constante aprendizaje y que esté muy en contacto con el cliente y con la empresa. No vale un consultor de despacho, no vale. Tienes que estar en el despacho, en la red y en la calle.

LNRE: En todas las parte a la vez.

X.S.: En todas las partes. No vale otra cosa. Tienes que tener 50% de contacto con la empresa y el 50% con el candidato. 50% de despacho, 50 % de calle. La red es la clave. Yo creo que si no, es un hándicap. No es tanto ser un comercial, pero sí coger las empresas de muy cerca, desde dentro, lo que a ti te da valor. Por qué si no, te quedas con la fotografía de fuera. Y no tendrás esa confianza de la empresa, cómo si lo conoces de una manera tan cercana, próxima.

LNRE: Y así también podrás presentar al candidato aquella foto que me comentabas al principio y darle la mejor información posible. Muchas gracias, Xavier Si te parece, cerramos la entrevista aquí, ¿Te gustaría añadir alguna última cosa?

X.S.: Al final, es pensar que todo se puede mejorar y moverse. En el momento que te sientes cómodo, preocuparse por que te estás acomodando. Estar siempre incómodo, constantemente saliendo de tu zona de confort. Igual descansar un día o dos, pero no te puedes acomodar, sobre todo, ahora.

LNRE: Constante aprendizaje, desarrollo y moverse muchísimo. Muchas gracias Xavier por la entrevista.

X.S.: A ti, Jaime.

Por Jaime Armada

Fuente: La Nueva Ruta del Empleo

 

El autoempleo como salida laboral

entrepreneur-1188493_960_720

El autoempleo supone una alternativa a la búsqueda de trabajo…

 

Se han producido numerosos cambios en el panorama laboral que han llevado asociados una modificación de las relaciones entre empleado y empleador, así como las características de las ofertas de trabajo. Los empleadores buscan empleados muy preparados, con gran adaptabilidad y flexibilidad al mercado laboral y a las necesidades concretas que los trabajos presenten y que se ven condicionadas con las características propias de cada oferta de trabajo. Las ofertas de trabajo actuales se caracterizan por su eventualidad, muchas de ellas ligadas a la demanda de los consumidores, como por ejemplo las ofertas en hostelería o en fábricas; y por precisar de trabajadores con gran capacidad de trabajo, independencia, flexibilidad y adaptabilidad, así como con que cuenten en su repertorio con una amplia variedad de recursos.

Cuando hablamos de autoempleo no nos referimos meramente a la creación o apertura de un negocio físico, como puede ser el caso de la apertura de un establecimiento de comida o una empresa de construcción; también nos referimos a los llamados “freelancer” los cuales son autónomos que ofertan sus servicios a diferentes empresas o empleadores; sin ninguna otra tarea más que la de realizar el trabajo por el que ha sido contratado. Este es el caso de numerosos periodistas o diseñadores web o programadores. Esta opción laboral no es en muchas ocasiones contemplada.

Existen muchos perjuicios en torno al autoempleo que lastran su despegue. El miedo al fracaso, el desconocimiento del panorama laboral, la escasa preparación en temas de gestión empresarial y marketing; la falta de financiación; son algunos de las citas que rodean el NO al autoempleo. Pero el autoempleo supone el obtener un profundo y detallado conocimiento de las habilidades y competencias de cada persona; puesto que el autoempleo no es más que la venta de uno mismo y de sus habilidades. Aquellas habilidades que te hacen único y especial serán el eje central de tu “autoempleo”. Muchas Cámaras de Comercio y Asociaciones de Empresarios ofertan cursos o organizan jornadas destinadas a orientar y a proporcionar soporte a todas aquellas personas que quieran y deseen optar por el autoempleo. Buscan que estos candidatos al autoempleo, se conozcan a sí mismos, sepan describir con precisión su visión de empleo y se rodeen y cuenten con todas las herramientas y ayudas que puedan precisar a la hora de llevar a cabo su idea de autoempleo o negocio.

Aquella persona parada, sin iniciativa, sin ideas, resulta tan poco atrayente para la empresa como lo es para esta persona la idea de emprender. Llevar a cabo nuestras ideas y emprender por nuestra cuenta el desembarco en el mundo laboral y empresarial da miedo; pero ello no debe paralizarnos. Debemos armarnos de un buen plan que cubra sino todas, la mayorías de los imprevistos y contingencias que puedan suceder y por supuesto hacernos a la idea de que el trabajo no va a venir a llamarnos a la puerta, sino que debemos salir a buscarlo.

Sin fracaso, no existe el éxito. Tenlo siempre presente.

Fuente: La Nueva Ruta del Empleo

Cambiar el chip para trabajar mejor

brain-2062053_960_720

El Centro de Estudios del Coaching (CEC) ofrece nuevos puntos de vista con los que cambiar nuestra forma de ver el trabajo y desde los que mejorar profesionalmente.

 El Centro de Estudios del Coaching (CEC), la escuela de formación en coaching y liderazgo, nos propone una serie de reflexiones para reformular nuestra vida laboral.  “Cuando cambiamos nuestro lenguaje, modificamos nuestro pensamiento y también nuestras acciones” señalan Miriam Ortiz de Zárate y José Manuel Sánchez, socios directores de la organización.

Estas reflexiones son fruto de las llamadas distinciones, una de las herramientas más potentes del coaching, que Miriam Ortiz de Zárate recopiló y plasmó en el best seller  “No es lo mismo”, publicado en 2010.

Cambiando el chip para trabajar mejor

  1. No lo intentes, ¡hazlo!Hay una importante diferencia de matiz entre “voy a hacer este proyecto” y “voy a intentar hacer este proyecto”. La palabra “intentar” lleva implícito un compromiso a medio gas y supone una especie de puerta de escape por la que huir al primer contratiempo. Para aquellos proyectos con alguna dificultad añadida, el intentarlo se nos puede quedar pequeño. Vamos a necesitar la determinación y la energía para transformar los meros intentos en acciones muy reales.
  2. Sé responsable, no víctima.Cuando se adopta la perspectiva de víctima tanto el problema como sus soluciones son ajenos a nosotros y descansan en un tercero: ¡el culpable!  Lo mejor que podemos hacer por nosotros mismos es abandonar nuestro rol de víctimas e identificar nuestra parte de responsabilidad, aunque ésta sea mínima, en esa situación tan desagradable que estamos viviendo. Este cambio de foco nos hará sentir menos impotentes y mucho más capaces a la hora de afrontar cualquier situación.
  3. Mejor pedir ayuda que manipular.Pedir ayuda no siempre es fácil, nos enfrenta a una incómoda sensación de vulnerabilidad en la que mostramos una debilidad. Pero reclamar ayuda no solo es sano, sino que en muchas ocasiones es necesario para que los proyectos prosperen y los equipos evolucionen. Favorece las relaciones laborales y las hacen crecer. Y es que cuando pedimos ayuda estamos reconociendo implícitamente los recursos del otro y poniendo nuestras necesidades sobre la mesa de un modo transparente y claro. Justo lo contrario de manipular.
  4. Hacer… pero sobre todo ser. La sociedad tiende a valorarnos más por lo que hacemos que por lo que realmente somos. Vivimos en una vorágine de movimiento continuo en la que parar parece estar penalizado. Pero tener un autoconocimiento sólido y ser genuino son elementos transversales que aportarán coherencia, solvencia y valor diferencial a cada una de nuestras acciones en el trabajo. Y ese estatus solo se alcanza sabiendo bien quiénes somos y comportándonos de acuerdo a ello, es decir, siendo nosotros mismos.
  5. La pasión llega a donde no llega el sacrificio.Somos de la cultura del esfuerzo, parece que las grandes cosas solo se consiguen a base de sangre, sudor y lágrimas. Pero afortunadamente la realidad es mucho más amable que todo eso. Cuando hacemos las cosas con pasión somos capaces de esforzarnos más y de renunciar a mucho, por lo que el resultado será mejor y el camino mucho más agradable. Disfrutar con lo que hacemos es la diferencia entre trabajar con arreglo a nuestros límites o directamente pulverizarlos.
  6. Cambiando el sueño por la visión.Todos soñamos, tanto en el trabajo como en nuestro ámbito personal.  Pero algunos además ponen en marcha acciones para hacer realidad sus fantasías, en cuyo caso ya no estamos ante un mero sueño, sino ante una visión. Cuando nos ponemos manos a la obra estamos un poco más cerca de lo que realmente deseamos y nos quitamos de encima el regusto amargo de la frustración.

Fuente: La Nueva Ruta del Empleo

Estrategia empresarial aplicada a la búsqueda de empleo

computer-1149148_960_720

Cuando vamos a la panadería a comprar, no pedimos al panadero “cualquier pan”, ¿por qué cuando buscamos trabajo solicitamos “cualquier trabajo”?, ¿por qué si partimos de una “estrategia cuando hacemos la compra, no hacer lo propio cuando queremos encontrar un empleo?

Esto suele ocurrir sobre todo a demandantes de empleo con determinados perfiles, particularmente personas con baja empleabilidad y demandantes de primer empleo que buscan su lugar en el mercado de trabajo.

En este post voy a proporcionarte las claves y herramientas para que puedas establecer la estrategia más adecuada  para tu búsqueda de empleo.

Y es que algunas personas creen que de ésta forma (buscando “lo que sea”) tienen más posibilidades de encontrar un empleo, pero nada hay más lejos de la realidad. Para tener éxito se necesita tanto de un objetivo claro, como de una estrategia bien definida.

Hay que ser más específico, tener claro lo que se busca. Porque si no… en un mercado saturado, en el que la demanda sobrepasa en gran medida a la oferta, difícilmente llegaremos a tiempo. Si lo que quiero son boquerones, porque el resto de pescados no me gustan, me sientan mal, y además los boquerones escasean, si no estoy ávido y los pido enseguida, probablemente para cuando los demande se hayan terminado. En el mercado de trabajo ocurre lo mismo.

Un perfil profesional poco definido, sin objetivo profesional y una clarividencia acerca de qué ofrezco al mercado, puede desembocar en varias situaciones, ninguna de ellas positivas para el demandante de empleo.

Quizás, cuando haya más oferta que demanda pueda funcionar, ya que el empleador tendrá más dificultades para encontrar trabajadores con el perfil adecuado, y deba en este caso apostar por “formar” a la persona elegida para que se adapte al puesto. Pero en el momento actual, muchísimas personas están ya preparadas y listas para incorporarse al puesto de trabajo, sin necesidad de formarse y adecuarse para el desempeño, y lo más importante, buscan un empleo concreto, han trabajado su objetivo profesional, por lo que tendrán más posibilidades de conseguir el trabajo.

Resulta fundamental haber trabajado en el objetivo profesional antes de buscar un empleo, ya que de lo contrario, podemos caer en el error de buscar trabajo “de lo que sea” perdiendo la dirección y sentido de nuestra estrategia de búsqueda e incorporación al mundo laboral.

Este objetivo profesional, que debe guiar todas y cada una de las acciones de búsqueda de empleo (dónde busco, qué contactos necesito, qué herramientas debo utilizar, qué destaco de mi perfil, qué necesito actualizar…) no tiene porque ser inamovible, es decir, puede cambiar a lo largo de nuestra carrera profesional. No tengo por qué buscar un mismo empleo durante 30 años (más que nada porque dentro de unos años no existirá). Así mismo no tiene por qué ser uno solo, lo más habitual, y que desde aquí recomendamos, es centrarse a lo sumo, en tres o cuatro ocupaciones.

Una vez que se es consciente de la necesidad de un objetivo profesional, hay que definirlo, ¿cómo lo hago?

La definición de un objetivo profesional requiere tiempo; tiempo para recapacitar a cerca de mí y, por supuesto, a cerca del mercado laboral. La herramientas más utilizada y recomendada es el archiconocido D.A.F.O. ya que va a permitir dicho análisis, elaborado una “fotografía” de mis Debilidades (que debo mejorar) mis Fortalezas (sobre que debo apoyarme), las Oportunidades (que se me ofrecen desde el mercado de trabajo entendido en sentido amplio, recursos, contactos, herramientas…) y las Amenazas (que obstáculos pueden dificultar o entorpecer mi incorporación).

El segundo paso consistirá en analizar  la combinación y consecuencias de estas cuatro variables, planteando posibles estrategias de actuación. Para ello podemos utilizar otra interesante herramienta extraída del mundo empresarial; El CAME, Corregir, Afrontar, Mantener y Explotar.

De esta reflexión saldrá, no solo un profundo conocimiento del mercado de trabajo y de mi mismo, también obtendremos el objetivo profesional que debo plantearme (en función de qué se está demandando y qué ofrezco; en qué soy bueno y se hacer “mejor que nadie”) sino también las estrategias a seguir, que guíen mis acciones hacia la consecución de MI OBJETIVO PROFESIONAL.

En la estrategia de reorientación: se trata de reducir al mínimo las debilidades que mi perfil profesional pueda presentar y aprovechar al máximo las oportunidades que el mercado ofrece, por ejemplo, si en el mercado están apareciendo nuevos yacimientos de empleo en los que yo tengo experiencia anterior o conocimientos relacionados (hice un curso y trabaje de ello cuando estaba estudiando), debería plantear la reformulación de mi objetivo profesional adecuándolo a la demanda del mercado.

En la estrategia de supervivencia: se trate de minimizar tanto las debilidades como las amenazas, son  las más “traumáticas” y extremas en cuanto a precariedad y dificultades de inserción. Suelen ser perfiles poco competitivos y de baja empleabilidad, en los que sería necesario plantear un perfil profesional desde el inicio, requiriendo en la mayoría de las ocasiones estas estrategias de adecuación a través de la formación, prácticas, etc…

En la estrategia defensivanos sustentamos en las fortalezas que presentamos para hacer frente y reducir las amenazas del mercado y competidores. Tener claro cuáles son los puntos fuertes  del perfil y un objetivo profesional bien definido, resulta fundamental en este caso. Un ejemplo de estrategia sería una fuerte y consolidada MARCA PERSONAL.

En la estrategia ofensiva: se trata de ir un paso por delante, se trata de aprovechar al máximo las fortalezas y oportunidades del entorno laboral, para minimizar las debilidades y amenazas. En este caso el ejemplo vendría dado por un perfil profesional muy definido y que cuenta con un puesto de trabajo. Estas estrategias tratan de adelantarse a los acontecimientos, y se basan en el crecimiento personal; el continuo aprendizaje sería una acción propia de este tipo de estrategias.

Fuente: La Nueva Ruta del Empleo

Las redes sociales como método de expresión emocional

Social-media-419944_960_720

Por: Laura Murillo

Con el paso del tiempo y el avance de la tecnología nuestros hábitos, forma de expresión y nuestra manera de interactuar han ido cambiando a un ritmo acelerado.

En la actualidad utilizamos las redes sociales para expresar nuestros sentimientos, estado de ánimo, gustos y disgustos, poniéndonos en la mira de todos, utilizando como desahogo público estas redes sociales y arriesgando nuestra intimidad. 
Cualquiera de ustedes pueden hacer una prueba, ya que pueden analizar a algún amigo, familiar o incluso desconocido con solo tener acceso a su Facebook, Instagram o Twitter. 
Si hacen este análisis se darán cuenta que existen diferentes tipos de personas y diferentes maneras de expresar nuestros sentimientos, hay unos que son más que transparentes en este aspecto y declaran su amor eterno por Facebook sin importar que ese único amor de sus vidas sea el número 150 del año, hay otros que lanzan una granada en forma de indirecta dónde lo menos importante es cuantas personas salen heridas e incluso hay personas que critican, amenazan, acosan, enamoran y pelean a través de las redes sociales. 
Por otra parte, existen personas que utilizan las redes sociales de manera adecuada y provechosa, ya que las usan para crear su marca personal, publican artículos interesantes, promueven causas sociales y ayudan de alguna manera a otras personas.
Pero, ¿qué tan perjudicial para nuestras vidas es dar un mal uso a las redes sociales?
Considero que muchas personas no saben que hoy por hoy podrían estar dañando su imagen, su reputación y hasta su empleo a través de las redes sociales. 
Actualmente muchas empresas de reclutamiento están usando las redes sociales para hacer un análisis de sus candidatos y de esta manera excluir de una forma más rápida a aquellos que no vayan con las políticas de las empresas y por si no lo saben muchas de las cosas publicadas en Internet son imposibles de borrar.
Las redes sociales son una ventana al mundo y utilizarlas no es malo, sin embargo hay que hacer buen uso de ellas con inteligencia de una manera adecuada, mesurada y seleccionando las publicaciones que deseamos hacer.
Es por esto que les aconsejo que piensen dos veces antes de publicar su vida privada en Internet, porque ahora en el ciberespacio no hay nada oculto y lo que publicas está a la mano de todo el mundo literalmente.

Lra Murillo

Email: lra.murillo3@gmail.com

Ricard Loría: “Si la vida no te sonríe, sonríele tú a la vida”

ricard_lloria

Foto: La Nueva Ruta del Empleo

En sus más de 20 años de experiencia laboral Ricard ha trabajado en numerosas empresas y ha participado en prácticamente todo el proceso del Supply chain.

Tiene gran actividad y presencia en diferentes redes sociales y, cómo muchos otros, está viviendo las inclemencias del sector. En esta entrevista le preguntamos e indagamos sobre todo ello.

En sus más de 20 años de experiencia laboral Ricard ha trabajado en numerosas empresas y ha participado en prácticamente todo el proceso del Supply chain. Tiene gran actividad y presencia en diferentes redes sociales y, cómo muchos otros, está viviendo las inclemencias del sector. En esta entrevista le preguntamos e indagamos sobre todo ello.

La Nueva Ruta del Empleo: Hola Ricard,

Ricard Lloria: Hola Jaime, mucho gusto.

LNRE: Tienes más de 20 años de experiencia. Has estado en numerosas empresas, en diferentes puestos y has vivido situaciones de todo tipo. ¿Qué destacarías de tu trayectoria?

R.L.: Empecé a los 16 años. Lo típico que a los 16 te dicen “o estudias, o trabajas”. Yo dije, “trabajo” y luego, volví a estudiar. Pero cómo no quería que mis padres me pagaran mis gastos, lo compaginé todo.

LNRE: ¿Fuiste compaginando estudios y trabajo…?

R.L.: Sí, desde FP hasta el Máster, siempre trabajando. Fue enriquecedor; vas viendo lo que estudias, en la práctica. Tuve la suerte de encontrar un Máster que juntaba marketing y logística. A partir del Máster fui enfocando más mi carrera. Me gustaba mucho el Marketing, pero no tenía mucha experiencia.

LNRE: No tenías mucha experiencia… ¿Qué hiciste?

R.L: había empezado de joven de mozo de almacén y también controlando stock. Cómo yo ya venía de este mundo, pasé al departamento administrativo de compras. Pasaba pedidos, controlaba stocks, bajaba a los almacenes… Enfoqué mi carrera a lo operacional. Desvié mi pasión por el marketing a una cosa que me ha acabado gustando más.

LNRE: Lo convertiste en tu nueva pasión.

R.L.: Sí, partes de una pasión, pero descubres otra. Con los años te acaba gustando más, porque hay un campo enorme por explorar y que representa gran parte del capital de las compañías.

LNRE: Empezaste en el mundo de las compras. ¿Cómo fue tu experiencia?

R.L.: Si, en compras, logística, producción, distribución… Para englobarlo todo, podríamos llamarlo Supply Chain. Me proporcionó un crecimiento importante, un cambio de mentalidad. Se piensa que lo importante es “vender, vender, vender” y detrás de eso tiene que haber alguien que sepa comprar bien. Porque si no compras bien, jamás venderás bien.También he aprendido que, a veces, especialmente cuando tienes que procesar un producto, comprar barato no es bueno. Puedes ahorrarte dinero, pero puedeimpactar en la calidad del producto y eso genera trabajo, gastos adicionales en postventa, la anulación de pedidos o impacto en la imagen empresarial.

LNRE: ¿Y qué más has aprendido?

R.L.: A cuidar de los proveedores. Hay productos que los hacen pequeños proveedores especializados y son difíciles de remplazar. He aprendido a no perderlos nunca, a focalizar el esfuerzo con ellos para crecer juntos, tener un buen servicio y poder contar con ellos siempre que tenga un problema.

LNRE: Dices que has crecido mucho. ¿A nivel personal, en que has crecido?

R.L.: comprar en entornos internacionales y conocer otras culturas me ha enseñado a tener open mind. Por ejemplo, en el mercado chino, para mí, la clave es ir a china o invitar al proveedor a verte. Por qué cuando hablas con él cara a cara, el trato se torna totalmente diferente. Sí consigues tener la confianza del jefe de producción, cualquier incidencia o urgencia que tengas, te la arreglará.

LNRE: una mente abierta, ¿En qué más has crecido?

R.L.: Siempre he sido inquieto y he buscado no parar de desarrollarme. Dentro de esto, también he aprendido a trabajar en equipo y a liderar. Para mí, liderar es ser otro miembro más. Para que todo el mundo se sienta igual, la única manera es trabajar codo con codo. Por ejemplo, cuando entro como responsable de compras y logística, lo primero que hago siempre es ir al jefe del almacén y a los mozos de almacén y decirles “vosotros sois mis ojos y vamos a trabajar conjuntamente. Si vosotros falláis, yo también fallo. Si tenéis cualquier problema, yo lo he de saber y solucionar”. Esto es así, porque ellos conocen la realidad del día a día mucho mejor que yo.

LNRE: ¿Qué habilidades crees que tiene que tener un buen director de operaciones?

R.L.: Trato personalizado con todos los miembros del equipo, saberles expresar la importancia de su trabajo y ser cercano. Se trata de no estar encerrado en tu despacho, si no bajar, relacionarte y reírte con ellos, cantar con ellos y crear buen ambiente. Y eso, en un ambiente de trabajo hostil, es importantísimo.

LNRE: y sobre todo ahora…

R.L.: Si, pero creo que viene de siempre. Pero antes había más facilidad de encontrar nuevo empleo. Yo pedía el máximo, pero no más de lo que podían dar. Todo se queda en el trabajo, hay que saber desconectar. Aunque en ocasiones, es difícil, cómo en puestos en los que tienes que estar siempre disponible.

LNRE: ¿Cómo desconectas?

R.L.: Hay que hacer un ejercicio mental fuerte y trabajar con tu tiempo. Acelerar cuando hay que acelerar, pero coger tu tiempo cuando puedas y adaptarte. Es lo que entiendo cómo horario flexible y es fundamental.

LNRE: Entonces, ¿Diríamos que la flexibilidad también es importante?

R.L: Es básica y debería estar en cualquier empresa. Aún más, en muchos casos, si tienes parte de la producción en otros mercados, es interesante adaptarte a sus horarios, por tal de hacer que todo sea más fluido.

LNRE: Me has comentado que existía el miedo a perder el trabajo. Tú, hace poco has pasado por este proceso. ¿Cómo has vivido esta experiencia?

R.L.: El mis dos últimas empresas, una la cerró y en otra hicieron un ERE. En la última me comunicaron que cerrarían y viendo cómo iba la situación en el sector, uno ya está preparado y sabe de qué va. Cómo no he sido una persona estanca y siempre he estado en continuo movimiento, acabas teniendo unos recursos. Viendo casos de conocidos en paro, me puse en seguida en movimiento. Llamé a un antiguo proveedor y le pedí un trabajo, el que fuera. Fue como volver a empezar de nuevo, dejar de ser el que tomaba las decisiones y el que compraba y convertirme en alguien de a pié. Un cambio realmente fuerte, un retorno a las raíces.

LNRE: ¿Y cómo se lleva este cambio?

R.L: la primera semana fue chocante. Pero luego empiezas a pensar y dices, “si la vida no te sonríe, sonríele tú a la vida, voy a intentar dar lo mejor de mí”. A raíz de eso, empecé en el mundo de las redes sociales.Hace poco cumplí dos años en Twitter y un año en mi blog. He podido escribir dos capítulos de un libro y, por último, me he dedicado a la curación de contenido. Ello me ha ayudado a descubrir y compartir muchas cosas interesantes. Antes, lo leía, pero me lo quedaba para mí. Ahora, puedo compartirlo. Esto está genial, porque la gente puede leer lo mismo que leo, compartirlo y aprender. Esto me sirve para mantener mi mente despierta, activa y compaginarlo con el trabajo.

LNRE: ¿Dirías que los social media te han servido para re-encontrarte con tu pasión por el Marketing?

R.L.: Pensándolo bien, sí. Antes no los usaba mucho, fue a partir de empezar con un nuevo trabajo que me llamó la atención Twitter. Tuve que aprender muchas cosas de manera autodidacta, como TL, #, FF… Pero luego encuentras a gente que te pregunta lo mismo y puedes enseñarles. También me permiten acceder a información excelente y depurada. Todo eso me dio a entender las funciones de las redes sociales y re-encontrarme con las raíces del Márketing. Encuentro que para sacar el máximo provecho a las redes sociales hay que compartir; compartir, colaborar y cooperar es la base de todo.

LNRE: Las tres C’s…

R.L.: en el trabajo, en la red, en la familia… Si lo haces, los demás crecen y tú creces. Si encima le pones las nuevas herramientas de gestión de contenido, puedes estar horas y horas leyendo buen contenido.

LNRE: ¿Qué son las rrss 3.0?.

R.L.: El 3.0 ya es hablar de redes sociales, pero emotivas. Se trata de que tú, en 140 caracteres dejes energía. Se trata de transmitir positivismo, comunicación, información…Que todos puedan aprender. Dentro de esto, tengo el principio de agradecer. Aunque le dedique media hora diaria, agradezco, uno a uno, a todos. Es algo que no cuesta nada y puedes sacar sonrisas a la gente y eso, es dejar una energía.

LNRE: ¿Dirías que tu futuro está en las rrss?

R.L.: Me gustaría pasar a las rrss. Ya tengo ciertos conocimientos y me muevo con soltura con una serie de herramientas. Seguramente hay más de una cosa que no soy consciente de haber aprendido y sé hacer. Y esa ha sido mi trayectoria, aprender continuamente, reciclarmey reinventarme. “Reinventarse o morir”, y la manera para hacerlo, es aprender. Ahora tengo 40 años, espero con 55 seguir igual, siempre aprendiendo.

LNRE: Pues muchas gracias por permitirme entrevistarte, Ricard.

R.L.: Gracias a ti, Jaime

Por Jaime Armada

Fuente: La Nueva Ruta del Empleo

Globalización, empleo y recurso humano

globalisation-1651516_960_720

Por: César A. Taborda Agudelo

La apertura económica, las nuevas oportunidades laborales y profesionales, los efectos generados en las diversas crisis económicas que se dan a lo largo de la historia y principalmente la globalización que se ha generado desde años recientes ha creado un efecto diferenciador en nuestra era actual, donde la formación profesional cumple con un efecto transversal para la apertura de nuevas y posibles ofertas laborales y oportunidades profesionales.

Son muchos los factores que intervienen en los diversos procesos de selección de personal de una empresa, sin embargo, la apertura económica y las diversas oportunidades de inversión extranjera en el mundo han conllevado a que el recurso humano sea cambiante, inestable y muy dinámico, donde las oportunidades no escasean pero, es difícil acceder a ellas por la amplia demanda en el mercado y además, por la gran exigencia por parte de las empresas en temas de determinada experiencia laboral, edad, estudios, etc.

Contrario a lo anterior, aún hay empresas que siguen arraigadas a comportamientos y modelos empresariales anticuados, obsoletos y con poco resultado, donde la capacidad de mando se encuentra en decisiones unilaterales y no en procesos participativos, inmersos en liderazgo y empoderamiento del recurso humano, situaciones como estas hacen del mercado laboral, poco competente en niveles superiores de la economía, debido a que estos comportamientos empobrecen y dificultan las capacidades intelectuales, profesionales y de liderazgo del talento humano.

En conclusión, se puede identificar que el alto grado de investigación, innovación, compromiso y dedicación que hay en nuestra actualidad, permiten que las empresas visualicen y encuentren en su recurso humano amplias posibilidades de crecimiento y competitividad, esto sin ellos olvidar que en cualquier momento el recurso humano se puede ir y dejar un vacío significativo dentro de la compañía, y es ahí donde las herramientas utilizadas en la actualidad como la gestión por procesos, gestión de la calidad, documentación de actividades, entre otros, sirvan como aliciente para mejorar y disminuir la brecha entre la deserción laboral y nuevos procesos de capacitación repetitivos y limitantes para la empresa.

César Taborda (Ctabag)

Email: cemar1987@gmail.com

Twitter: @cesartagudelo

LinkedIn: Cesar (Ctabag09) Taborda

Facebook: César Taborda Agudelo – Emprendedor

Web: gdsa2013.blogspot.com

Las barreras del autoconocimiento: ¿Me conozco?

child-856132_960_720

¿Soy consciente de mis potencialidades?, ¿de mis áreas de mejora?, ¿se lo que me interesa? …

Preguntas básicas, no cabe duda, pero que no siempre se les presta atención a la hora de comenzar a buscar un empleo.

Si cuando te planteas estas cuestiones tu respuesta es… “¡Por supuesto que me conozco!”, debes saber que las capacidades, las carencias y los intereses cambian y evolucionan a lo largo de la vida. Lo que hoy se me da bien hacer, si no lo cultivo y desarrollo puede llegar a convertirse mañana en un área de mejora. A los intereses les ocurre algo parecido; según pasa el tiempo van cambiando, junto a nuestra forma de ver y enfrentarnos a la vida, si no reparo en ello, puede resultar que me encuentre realizando una búsqueda de empleo sin un objetivo que alcanzar.

Pero no pretendo aquí hablar de intereses, ni capacidades, ni de carencias… sino del AUTOCONOCIMIENTO, sus SESGOS y ESTRATEGIAS para evitar que estas barreras afecten a nuestro autoconcepto.

El proceso de búsqueda de empleo requiere de un profundo conocimiento del producto que se va a “vender”, que no es otro que “YO, PROFESIONAL”. De este modo, será vital indagar hasta donde sea necesario para conocernos bien, ya que todo lo que hagamos con posterioridad, (definición del objetivo profesional, estrategia de búsqueda, planificación,…) estará planteado en base a ese conocimiento de nuestro producto, como si de un plan de Marketing se tratase.

Si esta primera primera fase del proceso es falsa o no se acoge estrictamente a la realidad, se corre el riesgo de que toda nuestra “construcción” se venga abajo.

De ahí que resulte fundamental conocer las posibles barreras que podemos encontrarnos en nuestro autoconocimiento. En efecto, el propio conocimiento está sesgado por múltiples variables que pueden conducirnos a error a la hora de definirnos a nosotros mismos como personas y como profesionales.

Pero… ¿Cuáles pueden ser estos sesgos?

Entre estas barreras encontramos a las mas que comunes tendencias a infravalorarnos o supravalorarnos en todo lo referente nuestras virtudes o nuestros defectos. Cada tipo de personalidad suele conllevar una de estos sesgos y las consecuencias a la hora de definirnos en cualquier ámbito de la vida, es que esta visión que tenemos de nosotros mismos, nuestro autoconcepto, no resulta del todo realista.

La segunda barrera que nos encontramos deriva de la naturaleza del propio autoconcepto; no se trata de hacer un listado de virtudes, defectos, características o datos en general sobre mi persona de forma aséptica y objetiva. Un verdadero autoconocimiento pasa por tomar conciencia de los propios sentimientos, valores, esquemas mentales, etc; lo que requiere de tiempo para reflexionar y confrontar con la realidad.

La tercera barrera que nos encontramos en el autoconocimiento suele ser el choque entre lo que nos gustaría ser y lo que somos en realidad, lo que nos puede llevar a distorsionar la realidad. En ocasiones tenemos un esquema mental de lo que queremos o creemos ser o tener, que no se corresponde con la realidad. En la construcción de este “ideal” sobre nuestra persona como profesional,no consideramos las capacidades que tenemos en realidad en ese momento, ni lo que realmente estamos preparados para ofrecer al mercado laboral.

El proceso de autoconocimiento ni es fácil ni breve, requiere de tiempo y un nivel de autoconsciencia que no es fácil adquirir. A continuación te ofrezco una serie de recomendaciones que te ayudaran a evitar los sesgos y barreras del autoconocimiento.

Convierte el autoconocimiento en una tarea habitual, vivimos en una sociedad en la que dedicamos mucho tiempo a observar y valorar a los demás, pero muy poco en el autoanálisis y no digamos ya en la autocrítica.

Mantén una actitud flexible hacia ti mismo; como humanos que somos estamos en constante evolución y transformación, de modo que el autoconocimiento no debe ser una tarea puntual, sino un proceso constante y continuado en el tiempo. Hay que ser consciente de como las acciones que ponemos en marcha nos afectan y nos colocan más cerca de la persona que queremos ser (o profesional). Ten en cuenta que ¡SIEMPRE HAY ALGO QUE MEJORAR!

Es humano también la tendencia a infravalorarnos o supravalorarnos, lo importante en este punto es ser consciente de cuál es la nuestra. La cultura en la que nos encontramos hace que la tendencia más común sea la de infravalorar y centrarnos en los aspectos negativos. ¡¿QUÉ TAL SI PRUEBAS A CENTRARTE EN TUS ASPECTOS POSITIVOS Y EN MEJORARLOS?!

No se trata de ignorar lo que falta o de no ser consciente de donde están las deficiencias, también es necesario tener éste conocimiento pero, es fundamental conocer lo que tengo, lo que ofrezco al mercado y lo que puedo usar para alcanzar mis objetivos.

Fuente: La Nueva Ruta del Empleo

¿Con qué te quedas, trabajo o familia? Difícil elección

handle-556932_960_720

Desde mi experiencia como coach, experta en coaching para mujeres con dilemas laborales y mamás estresadas, me ha dado cuenta que algunas decisiones a lo largo de la trayectoria profesional de las mujeres y mamás, son más difíciles porque implican un conflicto entre valores.

Un conflicto usual en estas decisiones es entre los valores de la FAMILIA y el TRABAJO.

¿Aceptarías un trabajo con más responsabilidad del que tienes y más salario teniendo en cuenta que el tiempo para estar con tu familia quedaría mermado?

Y aquí es cuando entras en una gran disyuntiva, en la que te gustaría no renunciar a ninguna de las dos cosas. Por una parte, ese aumento de salario te resulta muy “goloso” (aunque eres de los que dices que lo que más te mueve no es el dinero) y por otro, sabes que es importante para ti dedicar tiempo (más tiempo y de calidad) a tu familia.

Comienzas a moverte entre estos dos aspectos como si fuera la pescadilla que se muerde la cola. Te sientes como en una encrucijada de la que no sabes cómo salir. Es como si internamente te sintieras dividida y dos partes lucharán una en contra de la otra.

La decisión te resultará más fácil si tomas conciencia de lo que más te importa, de lo que MÁS. Quiero decir, de lo que pones por encima o por delante de las demás cosas, que aunque también son importantes lo son menos. No es una cuestión de exclusión, sino de prioridades.

Quizá se te ha ocurrido echarlo a cara o cruz porque ya estás cansada de no sacar nuevas conclusiones con tu lista de “pros y contras” que ya has revisado demasiadas veces. Deja de lado, consejos de otros, análisis únicamente racionales o impulsos viscerales.

La forma más poderosa, profunda y única de comenzar a tomar decisiones acertadas es con el criterio esencial de lo que tú eres: TUS VALORES.

Si tuvieras que elegir las 5 cosas más importantes para ti en tu vida ¿cuáles serían?

¿Cómo las ordenarías de la más importante a la que menos? 

¿Estás segura?¡Vuelve a chequearlo!

¿Te sientes satisfecha con tu escala de valores? 

¿Cómo la ves?

¿Cómo te hace sentir?

Escribe tus valores y tu escala de valores en una tarjeta y guárdala en el bolsillo. Cada vez que tengas que tomar una decisión, mírala. A partir de ahora, comprobarás que es mucho más fácil tomar decisiones acertadas.

Tomar decisiones desde nuestros valores funciona porque son nuestros valores fundamentales los que dan dirección y sentido a nuestra vida. Somos literalmente arrastrados hacia ellos y por ellos; son nuestra energía, con la que somos capaces de avanzar hacia lo que queremos.

Una vez que hayas tomado la decisión de si coger ese nuevo trabajo o no, Pregúntate: ¿Con qué grado de tranquilidad tomo esta decisión? Y si aún queda algún resquicio de duda o intranquilidad ¿Qué beneficios va a tener esta decisión en vida a corto, medio y largo plazo?

Tomar decisiones acertadas también supone hacerlo sintiéndote en paz contigo misma.

Fuente: La Nueva Ruta del Empleo