Ricard Loría: “Si la vida no te sonríe, sonríele tú a la vida”

ricard_lloria

Foto: La Nueva Ruta del Empleo

En sus más de 20 años de experiencia laboral Ricard ha trabajado en numerosas empresas y ha participado en prácticamente todo el proceso del Supply chain.

Tiene gran actividad y presencia en diferentes redes sociales y, cómo muchos otros, está viviendo las inclemencias del sector. En esta entrevista le preguntamos e indagamos sobre todo ello.

En sus más de 20 años de experiencia laboral Ricard ha trabajado en numerosas empresas y ha participado en prácticamente todo el proceso del Supply chain. Tiene gran actividad y presencia en diferentes redes sociales y, cómo muchos otros, está viviendo las inclemencias del sector. En esta entrevista le preguntamos e indagamos sobre todo ello.

La Nueva Ruta del Empleo: Hola Ricard,

Ricard Lloria: Hola Jaime, mucho gusto.

LNRE: Tienes más de 20 años de experiencia. Has estado en numerosas empresas, en diferentes puestos y has vivido situaciones de todo tipo. ¿Qué destacarías de tu trayectoria?

R.L.: Empecé a los 16 años. Lo típico que a los 16 te dicen “o estudias, o trabajas”. Yo dije, “trabajo” y luego, volví a estudiar. Pero cómo no quería que mis padres me pagaran mis gastos, lo compaginé todo.

LNRE: ¿Fuiste compaginando estudios y trabajo…?

R.L.: Sí, desde FP hasta el Máster, siempre trabajando. Fue enriquecedor; vas viendo lo que estudias, en la práctica. Tuve la suerte de encontrar un Máster que juntaba marketing y logística. A partir del Máster fui enfocando más mi carrera. Me gustaba mucho el Marketing, pero no tenía mucha experiencia.

LNRE: No tenías mucha experiencia… ¿Qué hiciste?

R.L: había empezado de joven de mozo de almacén y también controlando stock. Cómo yo ya venía de este mundo, pasé al departamento administrativo de compras. Pasaba pedidos, controlaba stocks, bajaba a los almacenes… Enfoqué mi carrera a lo operacional. Desvié mi pasión por el marketing a una cosa que me ha acabado gustando más.

LNRE: Lo convertiste en tu nueva pasión.

R.L.: Sí, partes de una pasión, pero descubres otra. Con los años te acaba gustando más, porque hay un campo enorme por explorar y que representa gran parte del capital de las compañías.

LNRE: Empezaste en el mundo de las compras. ¿Cómo fue tu experiencia?

R.L.: Si, en compras, logística, producción, distribución… Para englobarlo todo, podríamos llamarlo Supply Chain. Me proporcionó un crecimiento importante, un cambio de mentalidad. Se piensa que lo importante es “vender, vender, vender” y detrás de eso tiene que haber alguien que sepa comprar bien. Porque si no compras bien, jamás venderás bien.También he aprendido que, a veces, especialmente cuando tienes que procesar un producto, comprar barato no es bueno. Puedes ahorrarte dinero, pero puedeimpactar en la calidad del producto y eso genera trabajo, gastos adicionales en postventa, la anulación de pedidos o impacto en la imagen empresarial.

LNRE: ¿Y qué más has aprendido?

R.L.: A cuidar de los proveedores. Hay productos que los hacen pequeños proveedores especializados y son difíciles de remplazar. He aprendido a no perderlos nunca, a focalizar el esfuerzo con ellos para crecer juntos, tener un buen servicio y poder contar con ellos siempre que tenga un problema.

LNRE: Dices que has crecido mucho. ¿A nivel personal, en que has crecido?

R.L.: comprar en entornos internacionales y conocer otras culturas me ha enseñado a tener open mind. Por ejemplo, en el mercado chino, para mí, la clave es ir a china o invitar al proveedor a verte. Por qué cuando hablas con él cara a cara, el trato se torna totalmente diferente. Sí consigues tener la confianza del jefe de producción, cualquier incidencia o urgencia que tengas, te la arreglará.

LNRE: una mente abierta, ¿En qué más has crecido?

R.L.: Siempre he sido inquieto y he buscado no parar de desarrollarme. Dentro de esto, también he aprendido a trabajar en equipo y a liderar. Para mí, liderar es ser otro miembro más. Para que todo el mundo se sienta igual, la única manera es trabajar codo con codo. Por ejemplo, cuando entro como responsable de compras y logística, lo primero que hago siempre es ir al jefe del almacén y a los mozos de almacén y decirles “vosotros sois mis ojos y vamos a trabajar conjuntamente. Si vosotros falláis, yo también fallo. Si tenéis cualquier problema, yo lo he de saber y solucionar”. Esto es así, porque ellos conocen la realidad del día a día mucho mejor que yo.

LNRE: ¿Qué habilidades crees que tiene que tener un buen director de operaciones?

R.L.: Trato personalizado con todos los miembros del equipo, saberles expresar la importancia de su trabajo y ser cercano. Se trata de no estar encerrado en tu despacho, si no bajar, relacionarte y reírte con ellos, cantar con ellos y crear buen ambiente. Y eso, en un ambiente de trabajo hostil, es importantísimo.

LNRE: y sobre todo ahora…

R.L.: Si, pero creo que viene de siempre. Pero antes había más facilidad de encontrar nuevo empleo. Yo pedía el máximo, pero no más de lo que podían dar. Todo se queda en el trabajo, hay que saber desconectar. Aunque en ocasiones, es difícil, cómo en puestos en los que tienes que estar siempre disponible.

LNRE: ¿Cómo desconectas?

R.L.: Hay que hacer un ejercicio mental fuerte y trabajar con tu tiempo. Acelerar cuando hay que acelerar, pero coger tu tiempo cuando puedas y adaptarte. Es lo que entiendo cómo horario flexible y es fundamental.

LNRE: Entonces, ¿Diríamos que la flexibilidad también es importante?

R.L: Es básica y debería estar en cualquier empresa. Aún más, en muchos casos, si tienes parte de la producción en otros mercados, es interesante adaptarte a sus horarios, por tal de hacer que todo sea más fluido.

LNRE: Me has comentado que existía el miedo a perder el trabajo. Tú, hace poco has pasado por este proceso. ¿Cómo has vivido esta experiencia?

R.L.: El mis dos últimas empresas, una la cerró y en otra hicieron un ERE. En la última me comunicaron que cerrarían y viendo cómo iba la situación en el sector, uno ya está preparado y sabe de qué va. Cómo no he sido una persona estanca y siempre he estado en continuo movimiento, acabas teniendo unos recursos. Viendo casos de conocidos en paro, me puse en seguida en movimiento. Llamé a un antiguo proveedor y le pedí un trabajo, el que fuera. Fue como volver a empezar de nuevo, dejar de ser el que tomaba las decisiones y el que compraba y convertirme en alguien de a pié. Un cambio realmente fuerte, un retorno a las raíces.

LNRE: ¿Y cómo se lleva este cambio?

R.L: la primera semana fue chocante. Pero luego empiezas a pensar y dices, “si la vida no te sonríe, sonríele tú a la vida, voy a intentar dar lo mejor de mí”. A raíz de eso, empecé en el mundo de las redes sociales.Hace poco cumplí dos años en Twitter y un año en mi blog. He podido escribir dos capítulos de un libro y, por último, me he dedicado a la curación de contenido. Ello me ha ayudado a descubrir y compartir muchas cosas interesantes. Antes, lo leía, pero me lo quedaba para mí. Ahora, puedo compartirlo. Esto está genial, porque la gente puede leer lo mismo que leo, compartirlo y aprender. Esto me sirve para mantener mi mente despierta, activa y compaginarlo con el trabajo.

LNRE: ¿Dirías que los social media te han servido para re-encontrarte con tu pasión por el Marketing?

R.L.: Pensándolo bien, sí. Antes no los usaba mucho, fue a partir de empezar con un nuevo trabajo que me llamó la atención Twitter. Tuve que aprender muchas cosas de manera autodidacta, como TL, #, FF… Pero luego encuentras a gente que te pregunta lo mismo y puedes enseñarles. También me permiten acceder a información excelente y depurada. Todo eso me dio a entender las funciones de las redes sociales y re-encontrarme con las raíces del Márketing. Encuentro que para sacar el máximo provecho a las redes sociales hay que compartir; compartir, colaborar y cooperar es la base de todo.

LNRE: Las tres C’s…

R.L.: en el trabajo, en la red, en la familia… Si lo haces, los demás crecen y tú creces. Si encima le pones las nuevas herramientas de gestión de contenido, puedes estar horas y horas leyendo buen contenido.

LNRE: ¿Qué son las rrss 3.0?.

R.L.: El 3.0 ya es hablar de redes sociales, pero emotivas. Se trata de que tú, en 140 caracteres dejes energía. Se trata de transmitir positivismo, comunicación, información…Que todos puedan aprender. Dentro de esto, tengo el principio de agradecer. Aunque le dedique media hora diaria, agradezco, uno a uno, a todos. Es algo que no cuesta nada y puedes sacar sonrisas a la gente y eso, es dejar una energía.

LNRE: ¿Dirías que tu futuro está en las rrss?

R.L.: Me gustaría pasar a las rrss. Ya tengo ciertos conocimientos y me muevo con soltura con una serie de herramientas. Seguramente hay más de una cosa que no soy consciente de haber aprendido y sé hacer. Y esa ha sido mi trayectoria, aprender continuamente, reciclarmey reinventarme. “Reinventarse o morir”, y la manera para hacerlo, es aprender. Ahora tengo 40 años, espero con 55 seguir igual, siempre aprendiendo.

LNRE: Pues muchas gracias por permitirme entrevistarte, Ricard.

R.L.: Gracias a ti, Jaime

Por Jaime Armada

Fuente: La Nueva Ruta del Empleo

Globalización, empleo y recurso humano

globalisation-1651516_960_720

Por: César A. Taborda Agudelo

La apertura económica, las nuevas oportunidades laborales y profesionales, los efectos generados en las diversas crisis económicas que se dan a lo largo de la historia y principalmente la globalización que se ha generado desde años recientes ha creado un efecto diferenciador en nuestra era actual, donde la formación profesional cumple con un efecto transversal para la apertura de nuevas y posibles ofertas laborales y oportunidades profesionales.

Son muchos los factores que intervienen en los diversos procesos de selección de personal de una empresa, sin embargo, la apertura económica y las diversas oportunidades de inversión extranjera en el mundo han conllevado a que el recurso humano sea cambiante, inestable y muy dinámico, donde las oportunidades no escasean pero, es difícil acceder a ellas por la amplia demanda en el mercado y además, por la gran exigencia por parte de las empresas en temas de determinada experiencia laboral, edad, estudios, etc.

Contrario a lo anterior, aún hay empresas que siguen arraigadas a comportamientos y modelos empresariales anticuados, obsoletos y con poco resultado, donde la capacidad de mando se encuentra en decisiones unilaterales y no en procesos participativos, inmersos en liderazgo y empoderamiento del recurso humano, situaciones como estas hacen del mercado laboral, poco competente en niveles superiores de la economía, debido a que estos comportamientos empobrecen y dificultan las capacidades intelectuales, profesionales y de liderazgo del talento humano.

En conclusión, se puede identificar que el alto grado de investigación, innovación, compromiso y dedicación que hay en nuestra actualidad, permiten que las empresas visualicen y encuentren en su recurso humano amplias posibilidades de crecimiento y competitividad, esto sin ellos olvidar que en cualquier momento el recurso humano se puede ir y dejar un vacío significativo dentro de la compañía, y es ahí donde las herramientas utilizadas en la actualidad como la gestión por procesos, gestión de la calidad, documentación de actividades, entre otros, sirvan como aliciente para mejorar y disminuir la brecha entre la deserción laboral y nuevos procesos de capacitación repetitivos y limitantes para la empresa.

César Taborda (Ctabag)

Email: cemar1987@gmail.com

Twitter: @cesartagudelo

LinkedIn: Cesar (Ctabag09) Taborda

Facebook: César Taborda Agudelo – Emprendedor

Web: gdsa2013.blogspot.com

Las barreras del autoconocimiento: ¿Me conozco?

child-856132_960_720

¿Soy consciente de mis potencialidades?, ¿de mis áreas de mejora?, ¿se lo que me interesa? …

Preguntas básicas, no cabe duda, pero que no siempre se les presta atención a la hora de comenzar a buscar un empleo.

Si cuando te planteas estas cuestiones tu respuesta es… “¡Por supuesto que me conozco!”, debes saber que las capacidades, las carencias y los intereses cambian y evolucionan a lo largo de la vida. Lo que hoy se me da bien hacer, si no lo cultivo y desarrollo puede llegar a convertirse mañana en un área de mejora. A los intereses les ocurre algo parecido; según pasa el tiempo van cambiando, junto a nuestra forma de ver y enfrentarnos a la vida, si no reparo en ello, puede resultar que me encuentre realizando una búsqueda de empleo sin un objetivo que alcanzar.

Pero no pretendo aquí hablar de intereses, ni capacidades, ni de carencias… sino del AUTOCONOCIMIENTO, sus SESGOS y ESTRATEGIAS para evitar que estas barreras afecten a nuestro autoconcepto.

El proceso de búsqueda de empleo requiere de un profundo conocimiento del producto que se va a “vender”, que no es otro que “YO, PROFESIONAL”. De este modo, será vital indagar hasta donde sea necesario para conocernos bien, ya que todo lo que hagamos con posterioridad, (definición del objetivo profesional, estrategia de búsqueda, planificación,…) estará planteado en base a ese conocimiento de nuestro producto, como si de un plan de Marketing se tratase.

Si esta primera primera fase del proceso es falsa o no se acoge estrictamente a la realidad, se corre el riesgo de que toda nuestra “construcción” se venga abajo.

De ahí que resulte fundamental conocer las posibles barreras que podemos encontrarnos en nuestro autoconocimiento. En efecto, el propio conocimiento está sesgado por múltiples variables que pueden conducirnos a error a la hora de definirnos a nosotros mismos como personas y como profesionales.

Pero… ¿Cuáles pueden ser estos sesgos?

Entre estas barreras encontramos a las mas que comunes tendencias a infravalorarnos o supravalorarnos en todo lo referente nuestras virtudes o nuestros defectos. Cada tipo de personalidad suele conllevar una de estos sesgos y las consecuencias a la hora de definirnos en cualquier ámbito de la vida, es que esta visión que tenemos de nosotros mismos, nuestro autoconcepto, no resulta del todo realista.

La segunda barrera que nos encontramos deriva de la naturaleza del propio autoconcepto; no se trata de hacer un listado de virtudes, defectos, características o datos en general sobre mi persona de forma aséptica y objetiva. Un verdadero autoconocimiento pasa por tomar conciencia de los propios sentimientos, valores, esquemas mentales, etc; lo que requiere de tiempo para reflexionar y confrontar con la realidad.

La tercera barrera que nos encontramos en el autoconocimiento suele ser el choque entre lo que nos gustaría ser y lo que somos en realidad, lo que nos puede llevar a distorsionar la realidad. En ocasiones tenemos un esquema mental de lo que queremos o creemos ser o tener, que no se corresponde con la realidad. En la construcción de este “ideal” sobre nuestra persona como profesional,no consideramos las capacidades que tenemos en realidad en ese momento, ni lo que realmente estamos preparados para ofrecer al mercado laboral.

El proceso de autoconocimiento ni es fácil ni breve, requiere de tiempo y un nivel de autoconsciencia que no es fácil adquirir. A continuación te ofrezco una serie de recomendaciones que te ayudaran a evitar los sesgos y barreras del autoconocimiento.

Convierte el autoconocimiento en una tarea habitual, vivimos en una sociedad en la que dedicamos mucho tiempo a observar y valorar a los demás, pero muy poco en el autoanálisis y no digamos ya en la autocrítica.

Mantén una actitud flexible hacia ti mismo; como humanos que somos estamos en constante evolución y transformación, de modo que el autoconocimiento no debe ser una tarea puntual, sino un proceso constante y continuado en el tiempo. Hay que ser consciente de como las acciones que ponemos en marcha nos afectan y nos colocan más cerca de la persona que queremos ser (o profesional). Ten en cuenta que ¡SIEMPRE HAY ALGO QUE MEJORAR!

Es humano también la tendencia a infravalorarnos o supravalorarnos, lo importante en este punto es ser consciente de cuál es la nuestra. La cultura en la que nos encontramos hace que la tendencia más común sea la de infravalorar y centrarnos en los aspectos negativos. ¡¿QUÉ TAL SI PRUEBAS A CENTRARTE EN TUS ASPECTOS POSITIVOS Y EN MEJORARLOS?!

No se trata de ignorar lo que falta o de no ser consciente de donde están las deficiencias, también es necesario tener éste conocimiento pero, es fundamental conocer lo que tengo, lo que ofrezco al mercado y lo que puedo usar para alcanzar mis objetivos.

Fuente: La Nueva Ruta del Empleo

¿Con qué te quedas, trabajo o familia? Difícil elección

handle-556932_960_720

Desde mi experiencia como coach, experta en coaching para mujeres con dilemas laborales y mamás estresadas, me ha dado cuenta que algunas decisiones a lo largo de la trayectoria profesional de las mujeres y mamás, son más difíciles porque implican un conflicto entre valores.

Un conflicto usual en estas decisiones es entre los valores de la FAMILIA y el TRABAJO.

¿Aceptarías un trabajo con más responsabilidad del que tienes y más salario teniendo en cuenta que el tiempo para estar con tu familia quedaría mermado?

Y aquí es cuando entras en una gran disyuntiva, en la que te gustaría no renunciar a ninguna de las dos cosas. Por una parte, ese aumento de salario te resulta muy “goloso” (aunque eres de los que dices que lo que más te mueve no es el dinero) y por otro, sabes que es importante para ti dedicar tiempo (más tiempo y de calidad) a tu familia.

Comienzas a moverte entre estos dos aspectos como si fuera la pescadilla que se muerde la cola. Te sientes como en una encrucijada de la que no sabes cómo salir. Es como si internamente te sintieras dividida y dos partes lucharán una en contra de la otra.

La decisión te resultará más fácil si tomas conciencia de lo que más te importa, de lo que MÁS. Quiero decir, de lo que pones por encima o por delante de las demás cosas, que aunque también son importantes lo son menos. No es una cuestión de exclusión, sino de prioridades.

Quizá se te ha ocurrido echarlo a cara o cruz porque ya estás cansada de no sacar nuevas conclusiones con tu lista de “pros y contras” que ya has revisado demasiadas veces. Deja de lado, consejos de otros, análisis únicamente racionales o impulsos viscerales.

La forma más poderosa, profunda y única de comenzar a tomar decisiones acertadas es con el criterio esencial de lo que tú eres: TUS VALORES.

Si tuvieras que elegir las 5 cosas más importantes para ti en tu vida ¿cuáles serían?

¿Cómo las ordenarías de la más importante a la que menos? 

¿Estás segura?¡Vuelve a chequearlo!

¿Te sientes satisfecha con tu escala de valores? 

¿Cómo la ves?

¿Cómo te hace sentir?

Escribe tus valores y tu escala de valores en una tarjeta y guárdala en el bolsillo. Cada vez que tengas que tomar una decisión, mírala. A partir de ahora, comprobarás que es mucho más fácil tomar decisiones acertadas.

Tomar decisiones desde nuestros valores funciona porque son nuestros valores fundamentales los que dan dirección y sentido a nuestra vida. Somos literalmente arrastrados hacia ellos y por ellos; son nuestra energía, con la que somos capaces de avanzar hacia lo que queremos.

Una vez que hayas tomado la decisión de si coger ese nuevo trabajo o no, Pregúntate: ¿Con qué grado de tranquilidad tomo esta decisión? Y si aún queda algún resquicio de duda o intranquilidad ¿Qué beneficios va a tener esta decisión en vida a corto, medio y largo plazo?

Tomar decisiones acertadas también supone hacerlo sintiéndote en paz contigo misma.

Fuente: La Nueva Ruta del Empleo

Date a conocer en 30 segundos: elevator pitch

3342687115_d2fa440a6d_b

¿Sabes lo que es un elevator pitch? Un elevator pitch o conversación de ascensor es la presentación de tu negocio o empresa a un potencial inversor en breves minutos o dicho de otra manera es el speech que te preparas cuando quieres presentar tu proyecto a un posible comprador.  El hecho de que se utilice el anglicismo de elevator pitch para eso es porque parte de la idea de que debes ser capaz de transmitir tu proyecto de manera apasionada, concreta, clara y directa y hacerlo en menos de 3 minutos, lo que viene a ser a duración media de un viaje en ascensor.

De manera tradicional se ha aplicado este concepto a personas que querían iniciar un negocio por su cuenta y tenían que vender su proyecto, pero a fecha de hoy, el preparar un elevator pitch puede ser útil para cualquier persona que esté buscando empleo ¿Por qué motivo? Porque en la búsqueda de empleo debes ser capaz de transmitir tu valía en cualquier momento, ante cualquier persona y sin dudar en ningún momento.  Es decir, preparar tu elevator pitch profesional te va a ayudar a venderte en una entrevista de trabajo, en un evento de networking o, como no podía ser de otra manera, si te cruzas en un ascensor con un profesional de tu sector.

Hay muchas ideas más que interesantes para preparar tu elevator pitch, pero siempre hay que seguir estos 5 pasos:

  1. ¿Cuál es tu titular profesional?Es decir, en una frase, describir quién eres a nivel profesional, desde abogado laboralista especializado en casos del SAMA hasta operario de logística con picking y carretilla.  Cualquier profesional requiere un titular que resuma su profesión de tal forma que la persona que tenga delante entienda perfectamente tu rol.
  2. ¿Cuáles son tus puntos fuertes?  Imagínate que eres un reclutador/a que busca contratar al candidato/a perfecto para el empleo que tú estás buscando, ¿qué cualidades querrías que ese profesional tuviera? Y de esas cualidades deseadas, ¿cuáles son las que tienes tú, cuáles podrían ser tus puntos fuertes?  A la hora de preparar tu elevator pitch no sólo debes tener ese titular de cabecera que te define si no esas competencias que te hacen diferente.  En tu profesión y desempeño diario, ¿qué competencias son fundamentales para llevarlo a cabo de manera óptima y cuáles tienes tú?  Ésos serán tus puntos fuertes.
  3. ¿Qué formación y/o experiencia refuerza tu perfil?No hace falta que cuentes toda tu experiencia ni toda tu formación, si no aquello que refuerce eso que tú eres, que complete y de fuerza a tu titular profesional.  No tiene que ser necesariamente tu formación reglada o tu experiencia con contrato: conocimientos, colaboraciones, publicaciones o proyectos son elementos válidos para fortalecer el contenido de tu elevator pitch.
  4. Escríbelo. Una vez que tengas tu titular profesional, tus puntos fuertes y tus refuerzos,  escríbelo y dale coherencia, desarrolla un párrafo, un texto que aglutine esas ideas, que sea vital, que trasmita ganas y capacidad profesional.
  5. Léelo en voz alta delante de un espejo y modifícalo hasta que haga falta, tiene que ser algo corto, concreto, motivante y muy claro. Leerlo delante del espejo te ayudará a conocer qué transmites con tu expresión corporal y poder trabajarlo en el caso de que haga falta. No tienes que memorizar de carretilla y soltarlo así como así cuando vayas a un evento de networking, si no que la clave es que tengas las ideas fundamentales en tu cabeza y las puedas transmitir con seguridad y coherencia.  Ten en cuenta que ésta puede ser la primera imagen que se lleven de ti, así que para darle el formato final piensa, ¿cuál quieres que sea la primera impresión que causes en un posible reclutador?

Fuente: La Nueva Ruta del Empleo

No me digas lo que no puedo hacer

weightlifter-35922_960_720

No me digas lo que no puedo hacer. Esta frase siempre la asociaré a la serie Lost, cuando John Locke estando paralítico  en una silla de ruedas, se la soltó a bocajarro a un trabajador de una agencia de viajes que estaba intentando disuadirlo de hacer una excursión de aventura () Y es que esta frase, cuando se la decimos a otra persona, la solemos ver adecuada, coherente e incluso acertada, de alguna manera respetable.  Pero, ¿y cuando nos decimos a nosotros mismos  que algo  no lo  podemos hacer, qué?

Esas barreras invisibles son las que nos coartan en nuestro desarrollo, en nuestro avance, en nuestro salir de la zona de confort  A la hora de la búsqueda de empleo, esas barreras se vuelven igual de grandes, igual de imposibles de superar e igual de efímeras.  Cuando en tu día a día de buscar trabajo, ante la más mínima acción que realices, las respuestas que te des a las preguntas de: “y esto, ¿para qué me sirve? ¿Para qué lo hago? ¿Qué quiero conseguir?” sean unos vociferantes silencios, es que tus barreras se han comido todo tu territorio.

Nadie sabe lo duro que se te hace buscar trabajo salvo tú mismo/a. Cada persona lo vive y gestiona de diferente manera, pero lo que sí es cierto y común para todos/as que no es fácil, y más cuando las circunstancias externas nos dan negatividad por todas las vías. El miedo es tan grande a veces se nos come todo lo demás. El miedo a tener un perfil en una red social “porque no  sé utilizarla” o “porque los demás me verán”, el miedo a equivocarme a la hora de enviar el curriculum, la (sensación de) inutilidad de enviar una autocandidatura a la empresa donde, de siempre, nos habría gustado trabajar por el miedo a ser rechazados o no contestados, el miedo a cambiar el curriculum por hacerlo diferente…  Es en estas acciones que no llevas a cabo cuando tú te repites una y otra vez que no puedes hacerlo, que no vale para nada, que no tiene un fin real y que es inútil.

Cuando alguien te dice que algo no lo puedes hacer y tú te ves seguro/a, convencido y con las suficientes energías, conocimientos y capacidades para poder hacerlo, ¿no te molesta? ¿no te enerva?  Entonces, por qué cuando te lo dices a ti mismo, ¿simplemente lo acatas y ya?  El miedo es una de las emociones más básicas, que pretende mantenerte a salvo y vivo, a pesar de que el miedo lleve a limitarte e impedir que hagas algo que podrías hacer perfectamente, o por el contrario el miedo puede llevarte a actuar impulsivamente   Las personas somos seres de costumbres, nos gusta lo conocido, lo que controlamos, la seguridad de lo que hacemos con soltura, aunque no nos sirva para nada.  Permítete crear, hacer cosas diferentes, no te pongas barreras, no te digas que no sirves, que no eres útil, que lo que haces no vale para nada.  No te engañes a ti mismo/a.  Empieza por trabajarte tus objetivos, tu plan de búsqueda, por conocer y descubrir alternativas, por probar otras cosas, en fin, por salir de tu círculo vicioso.  No necesariamente encontrarás lo que buscas al día siguiente o tendrás la entrevista de tu vida en una semana, pero conseguirás lo más importante de todo: sentirte útil en tu búsqueda permitiéndote hacer cosas que eres capaz de hacer y rompiendo con los círculos concéntricos que no te permiten avanzar.  Para buscar trabajo puedes hacer muchas cosas, pero para poder empezar a hacerlas debes creer que puedes hacerlas de verdad y bien. No seas tu enemigo…

Fuente: La Nueva Ruta del Empleo

El amor y los negocios no se deben mezclar… ¿O si?

Por: Alister Neira

Cuántas veces hemos escuchado decir a alguien: “el amor y los negocios no se deben mezclar” y aunque hay diversas teorías que lo fundamentan ya que puede haber muchas repercusiones sobre todo porque se puede descuidar el negocio por una relación que no funcione tan bien. También existen teorías que dicen lo contrario, ya que si hay una buena relación, esto puede ayudar a que el negocio prospere.

Pero hoy yo lesamor-y-negocios quiero hablar de un tipo de relación de amor que sí se debe mezclar con los negocios…

Confucio decía: “Elige un trabajo que te guste y no tendrás que trabajar ni un día de tu vida”.

Y es que cuando elegimos un trabajo, muchas veces nos sentramos solamente en el dinero o en la “estabilidad” porque pensamos que ese trabajo que es socialmente “bien remunerado” o “estable” nos va a permitir tener esa seguridad que todos buscamos en nuestras vidas pero se nos olvida algo muy importante: si yo no amo lo que hago, tarde o temprano me voy a frustrar y me voy a cansar de hacerlo y llegará un momento donde ya no voy a sobresalir y por ende me empezará a ir mal a nivel laboral.

Entonces, ¿en qué debemos centrarnos al momento de elegir un trabajo?

Bueno, para responder esta pregunta, yo les quiero hacer otra pregunta:

Si no necesitaras dinero para vivir, ¿en qué trabajarías? Es más, les pregunto: ¿en qué estarías dispuesto a trabajar de gratis?

Si logramos responder a esta pregunta, lograremos encontrar la respuesta a la primera. El mejor método para elegir un trabajo, es pensar en aquello que nos apasiona, que nos vuelve “locos”, aquello que no nos deja dormir y aún cuando dormidos soñamos con eso, e inclusive surgen ideas para mejorar.

Les aseguro que si trabajamos en ese “algo” que nos apasiona, las demás personas empezarán a notarlo y por ende empezarán a sobresalir y al final alcanzarán esa estabilidad financiera y esa seguridad que tanto buscamos.

Así que, ¡les deseo muchos éxitos en el amor y los negocios!

Alister Neira (EfroVida)

Email: anema04@gmail.com

Web: http://efrovida.blogspot.com/

Kit para la búsqueda de empleo

A partir  de mi dilatada experiencia como orientadora laboral,  del compromiso con mi profesión como coach y de las vivencias en mis sesiones de coaching grupal para personas en busca de nuevas oportunidades laborales, he preparado este pequeño kit para ti. Espero que te guste y te sirva.

LINTERNA

 Kit para buscar empleo

Meto la mano en mi maletín y lo primero que me sale es esta linterna.

¿Para qué nos sirve? Para poner luz sobre los pensamientos poco útiles en la búsqueda de empleo, identificándolos y tomando conciencia de los mismos

En una sesión de coaching grupal para desempleados, lancé una pregunta: ¿Eres de los que crees que puedes influir en tu futuro laboral o no? Para mi grata sorpresa, un 80% levantaron la mano para apoyar la idea “Puedo influir en mi futuro laboral” y 20% para lo contrario “No puedo influir en mi futuro laboral”. Verdaderamente, ese 20% se dio cuenta que ese pensamiento no le estaba permitiendo avanzar. Ese ya es un gran primer paso,

Si tú también eres de los que estás buscando nuevas oportunidades laborales, te planteo la misma pregunta para que la contestes para ti mismo:

¿Eres de los que crees que puedes influir en tu futuro laboral o  no?

¿En qué medida crees que pensar de una u otra manera determina tu búsqueda activa de empleo?

Si crees lo primero, ¡enhorabuena! Si piensas lo segundo, no te creas que te voy a convencer de lo contrario; te toca trabajarte, ser consciente de todos los pensamientos que tienes que te están limitando y tener la intención de comenzar a cuestionarlos. ¿Cómo?

Indaga tus pensamientos poco útiles con estas 4 preguntas:

¿Es cierto?

¿Tengo absoluta de certeza de que sea así?

¿Qué ocurre cuando tengo este pensamiento?

¿Quién sería sin este pensamiento?

Yo soy de las que pienso que puedo influir en mi futuro laboral en este momento y eso no quiere decir, que esa manera de pensar la haya tenido siempre a lo largo de mi trayectoria profesional. Eso demuestra que si eres de los que no…¡puedes cambiarlo!

PRISMÁTICOS

Kit para buscar empleo

Una vez que has puesto luz sobre tus pensamientos limitantes, me aventuro a buscar otra parte de este kit…y me encuentro con…¡unos prismáticos!

¿Para qué sirven? Para crear la visión a medio-largo plazo de tu futuro profesional, para marcar una “gran dirección”.

Algunas personas, pueden coger estos prismáticos y ver con claridad y otras pueden no ver o ver muy borroso. Cuando uno tiene clara su visión profesional, se va marcando objetivos a corto plazo, que si los consigue le va reafirmando que va dando pasos certeros y seguros en el plan trazado. Al contrario, si alguien no se ve o lo ve muy borroso, se siente más perdido y menos motivado.

¿Quién te gustaría ser profesionalmente de aquí a 5-10 años?

El curriculum es un resumen de tu formación, tu trayectoria profesional y de tus competencias personales y profesionales. Su cronología representa tu momento presente, en relación a los logros que has ido consiguiendo en el pasado.

Te planteo realizar “El curriculum de tu futuro profesional”. ¿Y qué es eso?

Te pongo un ejemplo…es como coger unos prismáticos, mirar por la lente y…¡ver dónde estás, qué haces y quien eres dentro de 5 años, a nivel profesional! En lo práctico, que escribas, el curriculum que te gustaría leer dentro de 5 años, añadiendo aquella información, formación, experiencia que quieres tener a 5 años vista. Escribe el guión de tu futuro profesional. Cuando lo compartas o lo leas en voz alta, te sugiero que lo digas como si ya estuvieras en este tiempo y la hubieras conseguido: “Tengo un ciclo formativo de…””Hablo y entiendo perfectamente Alemán”…” Sin darte cuenta, estarás comenzando a crear una visión más alentadora y motivadora de su futuro profesional.

 

BRÚJULA 

Kit para buscar empleo

Además, de la linterna y los prismáticos, ¿con qué más contamos? Déjame ver…con… ¡una brújula!

¿Para qué nos sirve? Para marcar una dirección a nivel profesional.

Los prismáticos te ayudan a marcar una “gran dirección” a medio-largo plazo y la brújula, te ayuda a marcar una “dirección” a corto plazo.

Ahora toca utilizar la brújula respondiéndote a la pregunta:

¿Qué quieres conseguir o qué dirección quieres tomar a nivel laboral?
A esta pregunta no vale dar la respuesta de:

–    “Cualquier cosa”. Si no sabes a dónde vas llegarás a cualquier parte.  En ese caso, sería como si nuestra brújula, comenzará a girar y a girar, marcándonos cada vez una dirección. ¿Y eso como nos hace sentir? Desorientados, mareados, perdidos…

Hay que establecer un objetivo profesional positivo, específico, ambicioso al mismo tiempo que realista, y marcado en el tiempo…que nuestra brújula nos marque “un norte” que nos ayude a estar enfocados en lo que concretamente queremos conseguir. Tener esa dirección clara nos va aportar foco y motivación.

–    “Encontrar un trabajo” Además de establecer un objetivo específico (que éste no lo es), hay que formularlo de manera que dependa 100% de uno mismo ¿acaso encontrar un trabajo depende 100% de uno mismo? De mi depende inscribirme a un curso, dedicar 5 horas diarias a la búsqueda de empleo, entregar “x” currículum cada día…

Esta contestación “Encontrar un trabajo” , sería como no tener ni la brújula.

 

VELOCÍMETRO

Kit para buscar empleo
Una vez que tenemos nuestros prismáticos bien enfocados, nuestra brújula con su dirección exactamente marcada ¿qué más necesitamos? Por último, me  encuentro en mi kit, con…¡un velocímetro!

¿Para qué nos sirve? Para ponernos en marcha y establecer un plan de acción concreto y verificable.

Tenemos varios riesgos, si previamente no hemos utilizado los prismáticos y la brújula. Uno es ponernos en una “acción sin sentido” y otra, la de quedarnos inactivos ante el bloqueo de no saber lo que queremos. Desde la inacción no vamos a conseguir nada y haciendo desesperadamente…quien lo sabe.

Preguntas a las que te toca contestarte con el velocímetro en la mano:

¿Qué voy a hacer?¿Cómo?¿Cuándo?¿Dónde?¿Con quíen?

Es muy importante concretar qué vamos a hacer para conseguir nuestro objetivo profesional y marcarnos CUANDO nos vamos a poner en marcha. A veces, nos podemos plantear…”Ya llamaré a esa empresa…”…”Un día de estos llevo el curriculum en mano a esa oficina”. Márcate una fecha y pon compromiso en hacerlo. Si no podrás, estás postergando o demorando aquellas acciones que más te cuestan. ¡Comienza desde ya, desde hoy!

¿Y qué es más importante una buena dirección o llevar más velocidad? Los tiempos en los que estamos exigen mucha paciencia. Avanza en la dirección hacia la quieres, aunque sea a un ritmo más pausado…pero sabiendo que caminas en una dirección acertada.

Y aquí te presento mi pequeño kit para personas en busca de nuevas oportunidades: ¡Linterna, prismáticos, brújula y cuentakilómetros!  ¿Qué ya lo tienes? ¿y a qué esperas para comenzar a utilizarlo?

Fuente: La Nueva Ruta del Empleo

El teletrabajo como opción laboral (de verdad)

13980402113_eeab30f217_z

Recientemente se han publicado varias noticias  que apuntan a que hay un cambio de tendencia convirtiendo el teletrabajo en una verdadera alternativa laboral.  En Estados Unidos está muy instaurado este modelo de trabajo que surgió en los años 70.

Según recoge larazon.com  entre 2007 y 2012, el porcentaje de empresas estadounidenses que permiten a sus empleados trabajar de forma flexible, incluso desde el hogar, subió de 48% a 53%, según la Sociedad para la Gestión de los Recursos Humanos pero que en la actualidad la modalidad del teletrabajo lo ofrecen hasta un 80% de las empresas en Estados Unidos.

En España, actualmente el 22% de las empresas cuenta ya con programas de teletrabajo, según datos del Instituto Nacional de Estadística y de los que se hace eco elperiodicomediterraneo.com  , lo cual indica que está creciendo a una velocidad más que interesante pues en 2005 esa tasa era del 8 % (dialnet.unirioja.es/descarga/articulo/3342253.pdf‎‎) Lo que está claro es que la opción del teletrabajo está cada vez más instaurada en nuestra sociedad, motivado evidentemente por el avance de las TIC y por el ahorro de costes para empresas y trabajadores que ésta implica.  Pero, ¿qué es exactamente el teletrabajo y en qué puede beneficiar? 

El teletrabajo se define como el trabajo realizado a distancia utilizando Tecnologías de la Información y la Comunicación (más conocidas como TICs) para vender productos y servicios al mundo según la web teletrabajo.com   En realidad, trabajos administrativos, creativos, de diseño y web, e incluso de atención al cliente se pueden llevar a cabo desde tu casa sin necesidad de acudir a una oficina, dejando de lado la tendencia tan española del presentismo laboral en la cual parece que cuantas más horas estás en la oficina más trabajas, cuando se ha demostrado que es totalmente falso.

Los beneficios de esta modalidad laboral son muchos y variados, el más inmediato es que permite fácilmente conciliar la vida laboral y familiar. Aumenta la productividad pues se producen menos distracciones y se tiende a aprovechar más el tiempo para poder invertirlo en otras tareas.  Así mismo, las funciones se clarifican y la autonomía del trabajador aumenta, produciendo más satisfacción profesional.  Ahora ya no importan las distancias, cualquier persona en cualquier parte del mundo puede trabajar mediante esta vía.  Y para las empresas supone un ahorro considerable en costes.  Evidentemente, el teletrabajo implica necesariamente unos mecanismos de control diferentes a los actuales, un mayor compromiso por parte del trabajador y también una mayor confianza en él por parte de la empresa, pero a grandes rasgos puede convertirse en una opción más que aplicable en un futuro no muy lejano.  Y tú, ¿estás preparado para el teletrabajo?

Fuente: La Nueva Ruta del Empleo

Me da pena hablar, ¿cómo hago para superar una entrevista de trabajo?

Por: Alister Neira

Muchas veces he escuchado de muchas personas decir que les da pena hablar en público, o bien les cuesta socializar porque son un poco tímidas.

Tal vmiathermopolisez tengan el conocimiento y la experiencia de vida necesaria para un puesto de trabajo, pero muchas veces no pasan de una entrevista porque reflejan mucha inseguridad.

Entonces, ¿qué recomendaciones existen para lograr superar la timidez y tener éxito en una entrevista de trabajo?

Aquí les dejo algunas, aunque simples, pero retadoras recomendaciones:

Antes de una entrevista

Participe de algún grupo: tener experiencias en grupos como en un comité cantonal, un grupo de la iglesia, o deportivo, artístico, cultural o algún voluntariado o de proyección social le ayudará a desenvolverse más con otras personas y si dentro de este tiene algún puesto de liderazgo, aún mejor, ya que esto le ayudará a empoderarse y desarrollar aún más sus habilidades sociales.

Hable con desconocidos: aún cuando de pequeños nos decían que nos es bueno hablar con personas que no conocemos, si bien es cierto el saludar al chofer del bus o llegar a hablar con el encargado en un hotel o en un restaurante le puede ayudar a superar la timidez de hablarle a otras personas en ambientes que pueden ser un poco más controlados y sencillos.

Pida la pizza usted mismo: si cuando llaman a pedir comida rápida siempre le pide a alguien más que hable, entonces ahora cuando esté reunido con amigos, sea usted quién tome la iniciativa y llame al restaurante, haga el pedido y reciba al motorizado, esto le ayudará a empezar a tomar las riendas de su vida, ya que el día de mañana, puede que no haya nadie más para que llame.

Practique la entrevista: puede pararse frente al espejo y empezar a hablar como si estuviera en la entrevista, para que usted mismo vea cómo son las expresiones de su cara. También puede pedirle a un amigo que simule como si fuera un gerente y que le haga preguntas difíciles e incómodas, que le sirva de preparación y sepa cómo contestar en esos casos.

Durante la entrevista

Recuerde, lo llamaron a usted: si ya está en la entrevista es porque algo les llamó la atención de su currículum o de la recomendación que alguien les dio, entonces ese es el momento de demostrar de lo que está hecho.

Cuente su historia: una entrevista realmente consiste en contar sobre usted, sobre su historia de vida, ¿y quién conoce mejor su historia que usted mismo? Así que no tenga miedo de hablar, no hay nadie que pueda contradecir lo que diga, ya que sólo usted sabe lo que ha vivido.

Y ante todo… ¡Busque empoderarse a usted mismo, busque tomar las riendas de su vida!

Quiero terminar recordando la pelícua “El Diario de la Princesa” y en especial lo que el papá de Amelia le menciona:

“El valor no es la ausencia del miedo, es saber que existe algo que es más importante que el miedo”.

Alister Neira (EfroVida)

Email: anema04@gmail.com

Web: http://efrovida.blogspot.com/