No me digas lo que no puedo hacer

weightlifter-35922_960_720

No me digas lo que no puedo hacer. Esta frase siempre la asociaré a la serie Lost, cuando John Locke estando paralítico  en una silla de ruedas, se la soltó a bocajarro a un trabajador de una agencia de viajes que estaba intentando disuadirlo de hacer una excursión de aventura () Y es que esta frase, cuando se la decimos a otra persona, la solemos ver adecuada, coherente e incluso acertada, de alguna manera respetable.  Pero, ¿y cuando nos decimos a nosotros mismos  que algo  no lo  podemos hacer, qué?

Esas barreras invisibles son las que nos coartan en nuestro desarrollo, en nuestro avance, en nuestro salir de la zona de confort  A la hora de la búsqueda de empleo, esas barreras se vuelven igual de grandes, igual de imposibles de superar e igual de efímeras.  Cuando en tu día a día de buscar trabajo, ante la más mínima acción que realices, las respuestas que te des a las preguntas de: “y esto, ¿para qué me sirve? ¿Para qué lo hago? ¿Qué quiero conseguir?” sean unos vociferantes silencios, es que tus barreras se han comido todo tu territorio.

Nadie sabe lo duro que se te hace buscar trabajo salvo tú mismo/a. Cada persona lo vive y gestiona de diferente manera, pero lo que sí es cierto y común para todos/as que no es fácil, y más cuando las circunstancias externas nos dan negatividad por todas las vías. El miedo es tan grande a veces se nos come todo lo demás. El miedo a tener un perfil en una red social “porque no  sé utilizarla” o “porque los demás me verán”, el miedo a equivocarme a la hora de enviar el curriculum, la (sensación de) inutilidad de enviar una autocandidatura a la empresa donde, de siempre, nos habría gustado trabajar por el miedo a ser rechazados o no contestados, el miedo a cambiar el curriculum por hacerlo diferente…  Es en estas acciones que no llevas a cabo cuando tú te repites una y otra vez que no puedes hacerlo, que no vale para nada, que no tiene un fin real y que es inútil.

Cuando alguien te dice que algo no lo puedes hacer y tú te ves seguro/a, convencido y con las suficientes energías, conocimientos y capacidades para poder hacerlo, ¿no te molesta? ¿no te enerva?  Entonces, por qué cuando te lo dices a ti mismo, ¿simplemente lo acatas y ya?  El miedo es una de las emociones más básicas, que pretende mantenerte a salvo y vivo, a pesar de que el miedo lleve a limitarte e impedir que hagas algo que podrías hacer perfectamente, o por el contrario el miedo puede llevarte a actuar impulsivamente   Las personas somos seres de costumbres, nos gusta lo conocido, lo que controlamos, la seguridad de lo que hacemos con soltura, aunque no nos sirva para nada.  Permítete crear, hacer cosas diferentes, no te pongas barreras, no te digas que no sirves, que no eres útil, que lo que haces no vale para nada.  No te engañes a ti mismo/a.  Empieza por trabajarte tus objetivos, tu plan de búsqueda, por conocer y descubrir alternativas, por probar otras cosas, en fin, por salir de tu círculo vicioso.  No necesariamente encontrarás lo que buscas al día siguiente o tendrás la entrevista de tu vida en una semana, pero conseguirás lo más importante de todo: sentirte útil en tu búsqueda permitiéndote hacer cosas que eres capaz de hacer y rompiendo con los círculos concéntricos que no te permiten avanzar.  Para buscar trabajo puedes hacer muchas cosas, pero para poder empezar a hacerlas debes creer que puedes hacerlas de verdad y bien. No seas tu enemigo…

Fuente: La Nueva Ruta del Empleo

El amor y los negocios no se deben mezclar… ¿O si?

Por: Alister Neira

Cuántas veces hemos escuchado decir a alguien: “el amor y los negocios no se deben mezclar” y aunque hay diversas teorías que lo fundamentan ya que puede haber muchas repercusiones sobre todo porque se puede descuidar el negocio por una relación que no funcione tan bien. También existen teorías que dicen lo contrario, ya que si hay una buena relación, esto puede ayudar a que el negocio prospere.

Pero hoy yo lesamor-y-negocios quiero hablar de un tipo de relación de amor que sí se debe mezclar con los negocios…

Confucio decía: “Elige un trabajo que te guste y no tendrás que trabajar ni un día de tu vida”.

Y es que cuando elegimos un trabajo, muchas veces nos sentramos solamente en el dinero o en la “estabilidad” porque pensamos que ese trabajo que es socialmente “bien remunerado” o “estable” nos va a permitir tener esa seguridad que todos buscamos en nuestras vidas pero se nos olvida algo muy importante: si yo no amo lo que hago, tarde o temprano me voy a frustrar y me voy a cansar de hacerlo y llegará un momento donde ya no voy a sobresalir y por ende me empezará a ir mal a nivel laboral.

Entonces, ¿en qué debemos centrarnos al momento de elegir un trabajo?

Bueno, para responder esta pregunta, yo les quiero hacer otra pregunta:

Si no necesitaras dinero para vivir, ¿en qué trabajarías? Es más, les pregunto: ¿en qué estarías dispuesto a trabajar de gratis?

Si logramos responder a esta pregunta, lograremos encontrar la respuesta a la primera. El mejor método para elegir un trabajo, es pensar en aquello que nos apasiona, que nos vuelve “locos”, aquello que no nos deja dormir y aún cuando dormidos soñamos con eso, e inclusive surgen ideas para mejorar.

Les aseguro que si trabajamos en ese “algo” que nos apasiona, las demás personas empezarán a notarlo y por ende empezarán a sobresalir y al final alcanzarán esa estabilidad financiera y esa seguridad que tanto buscamos.

Así que, ¡les deseo muchos éxitos en el amor y los negocios!

Alister Neira (EfroVida)

Email: anema04@gmail.com

Web: http://efrovida.blogspot.com/

Kit para la búsqueda de empleo

A partir  de mi dilatada experiencia como orientadora laboral,  del compromiso con mi profesión como coach y de las vivencias en mis sesiones de coaching grupal para personas en busca de nuevas oportunidades laborales, he preparado este pequeño kit para ti. Espero que te guste y te sirva.

LINTERNA

 Kit para buscar empleo

Meto la mano en mi maletín y lo primero que me sale es esta linterna.

¿Para qué nos sirve? Para poner luz sobre los pensamientos poco útiles en la búsqueda de empleo, identificándolos y tomando conciencia de los mismos

En una sesión de coaching grupal para desempleados, lancé una pregunta: ¿Eres de los que crees que puedes influir en tu futuro laboral o no? Para mi grata sorpresa, un 80% levantaron la mano para apoyar la idea “Puedo influir en mi futuro laboral” y 20% para lo contrario “No puedo influir en mi futuro laboral”. Verdaderamente, ese 20% se dio cuenta que ese pensamiento no le estaba permitiendo avanzar. Ese ya es un gran primer paso,

Si tú también eres de los que estás buscando nuevas oportunidades laborales, te planteo la misma pregunta para que la contestes para ti mismo:

¿Eres de los que crees que puedes influir en tu futuro laboral o  no?

¿En qué medida crees que pensar de una u otra manera determina tu búsqueda activa de empleo?

Si crees lo primero, ¡enhorabuena! Si piensas lo segundo, no te creas que te voy a convencer de lo contrario; te toca trabajarte, ser consciente de todos los pensamientos que tienes que te están limitando y tener la intención de comenzar a cuestionarlos. ¿Cómo?

Indaga tus pensamientos poco útiles con estas 4 preguntas:

¿Es cierto?

¿Tengo absoluta de certeza de que sea así?

¿Qué ocurre cuando tengo este pensamiento?

¿Quién sería sin este pensamiento?

Yo soy de las que pienso que puedo influir en mi futuro laboral en este momento y eso no quiere decir, que esa manera de pensar la haya tenido siempre a lo largo de mi trayectoria profesional. Eso demuestra que si eres de los que no…¡puedes cambiarlo!

PRISMÁTICOS

Kit para buscar empleo

Una vez que has puesto luz sobre tus pensamientos limitantes, me aventuro a buscar otra parte de este kit…y me encuentro con…¡unos prismáticos!

¿Para qué sirven? Para crear la visión a medio-largo plazo de tu futuro profesional, para marcar una “gran dirección”.

Algunas personas, pueden coger estos prismáticos y ver con claridad y otras pueden no ver o ver muy borroso. Cuando uno tiene clara su visión profesional, se va marcando objetivos a corto plazo, que si los consigue le va reafirmando que va dando pasos certeros y seguros en el plan trazado. Al contrario, si alguien no se ve o lo ve muy borroso, se siente más perdido y menos motivado.

¿Quién te gustaría ser profesionalmente de aquí a 5-10 años?

El curriculum es un resumen de tu formación, tu trayectoria profesional y de tus competencias personales y profesionales. Su cronología representa tu momento presente, en relación a los logros que has ido consiguiendo en el pasado.

Te planteo realizar “El curriculum de tu futuro profesional”. ¿Y qué es eso?

Te pongo un ejemplo…es como coger unos prismáticos, mirar por la lente y…¡ver dónde estás, qué haces y quien eres dentro de 5 años, a nivel profesional! En lo práctico, que escribas, el curriculum que te gustaría leer dentro de 5 años, añadiendo aquella información, formación, experiencia que quieres tener a 5 años vista. Escribe el guión de tu futuro profesional. Cuando lo compartas o lo leas en voz alta, te sugiero que lo digas como si ya estuvieras en este tiempo y la hubieras conseguido: “Tengo un ciclo formativo de…””Hablo y entiendo perfectamente Alemán”…” Sin darte cuenta, estarás comenzando a crear una visión más alentadora y motivadora de su futuro profesional.

 

BRÚJULA 

Kit para buscar empleo

Además, de la linterna y los prismáticos, ¿con qué más contamos? Déjame ver…con… ¡una brújula!

¿Para qué nos sirve? Para marcar una dirección a nivel profesional.

Los prismáticos te ayudan a marcar una “gran dirección” a medio-largo plazo y la brújula, te ayuda a marcar una “dirección” a corto plazo.

Ahora toca utilizar la brújula respondiéndote a la pregunta:

¿Qué quieres conseguir o qué dirección quieres tomar a nivel laboral?
A esta pregunta no vale dar la respuesta de:

–    “Cualquier cosa”. Si no sabes a dónde vas llegarás a cualquier parte.  En ese caso, sería como si nuestra brújula, comenzará a girar y a girar, marcándonos cada vez una dirección. ¿Y eso como nos hace sentir? Desorientados, mareados, perdidos…

Hay que establecer un objetivo profesional positivo, específico, ambicioso al mismo tiempo que realista, y marcado en el tiempo…que nuestra brújula nos marque “un norte” que nos ayude a estar enfocados en lo que concretamente queremos conseguir. Tener esa dirección clara nos va aportar foco y motivación.

–    “Encontrar un trabajo” Además de establecer un objetivo específico (que éste no lo es), hay que formularlo de manera que dependa 100% de uno mismo ¿acaso encontrar un trabajo depende 100% de uno mismo? De mi depende inscribirme a un curso, dedicar 5 horas diarias a la búsqueda de empleo, entregar “x” currículum cada día…

Esta contestación “Encontrar un trabajo” , sería como no tener ni la brújula.

 

VELOCÍMETRO

Kit para buscar empleo
Una vez que tenemos nuestros prismáticos bien enfocados, nuestra brújula con su dirección exactamente marcada ¿qué más necesitamos? Por último, me  encuentro en mi kit, con…¡un velocímetro!

¿Para qué nos sirve? Para ponernos en marcha y establecer un plan de acción concreto y verificable.

Tenemos varios riesgos, si previamente no hemos utilizado los prismáticos y la brújula. Uno es ponernos en una “acción sin sentido” y otra, la de quedarnos inactivos ante el bloqueo de no saber lo que queremos. Desde la inacción no vamos a conseguir nada y haciendo desesperadamente…quien lo sabe.

Preguntas a las que te toca contestarte con el velocímetro en la mano:

¿Qué voy a hacer?¿Cómo?¿Cuándo?¿Dónde?¿Con quíen?

Es muy importante concretar qué vamos a hacer para conseguir nuestro objetivo profesional y marcarnos CUANDO nos vamos a poner en marcha. A veces, nos podemos plantear…”Ya llamaré a esa empresa…”…”Un día de estos llevo el curriculum en mano a esa oficina”. Márcate una fecha y pon compromiso en hacerlo. Si no podrás, estás postergando o demorando aquellas acciones que más te cuestan. ¡Comienza desde ya, desde hoy!

¿Y qué es más importante una buena dirección o llevar más velocidad? Los tiempos en los que estamos exigen mucha paciencia. Avanza en la dirección hacia la quieres, aunque sea a un ritmo más pausado…pero sabiendo que caminas en una dirección acertada.

Y aquí te presento mi pequeño kit para personas en busca de nuevas oportunidades: ¡Linterna, prismáticos, brújula y cuentakilómetros!  ¿Qué ya lo tienes? ¿y a qué esperas para comenzar a utilizarlo?

Fuente: La Nueva Ruta del Empleo

El teletrabajo como opción laboral (de verdad)

13980402113_eeab30f217_z

Recientemente se han publicado varias noticias  que apuntan a que hay un cambio de tendencia convirtiendo el teletrabajo en una verdadera alternativa laboral.  En Estados Unidos está muy instaurado este modelo de trabajo que surgió en los años 70.

Según recoge larazon.com  entre 2007 y 2012, el porcentaje de empresas estadounidenses que permiten a sus empleados trabajar de forma flexible, incluso desde el hogar, subió de 48% a 53%, según la Sociedad para la Gestión de los Recursos Humanos pero que en la actualidad la modalidad del teletrabajo lo ofrecen hasta un 80% de las empresas en Estados Unidos.

En España, actualmente el 22% de las empresas cuenta ya con programas de teletrabajo, según datos del Instituto Nacional de Estadística y de los que se hace eco elperiodicomediterraneo.com  , lo cual indica que está creciendo a una velocidad más que interesante pues en 2005 esa tasa era del 8 % (dialnet.unirioja.es/descarga/articulo/3342253.pdf‎‎) Lo que está claro es que la opción del teletrabajo está cada vez más instaurada en nuestra sociedad, motivado evidentemente por el avance de las TIC y por el ahorro de costes para empresas y trabajadores que ésta implica.  Pero, ¿qué es exactamente el teletrabajo y en qué puede beneficiar? 

El teletrabajo se define como el trabajo realizado a distancia utilizando Tecnologías de la Información y la Comunicación (más conocidas como TICs) para vender productos y servicios al mundo según la web teletrabajo.com   En realidad, trabajos administrativos, creativos, de diseño y web, e incluso de atención al cliente se pueden llevar a cabo desde tu casa sin necesidad de acudir a una oficina, dejando de lado la tendencia tan española del presentismo laboral en la cual parece que cuantas más horas estás en la oficina más trabajas, cuando se ha demostrado que es totalmente falso.

Los beneficios de esta modalidad laboral son muchos y variados, el más inmediato es que permite fácilmente conciliar la vida laboral y familiar. Aumenta la productividad pues se producen menos distracciones y se tiende a aprovechar más el tiempo para poder invertirlo en otras tareas.  Así mismo, las funciones se clarifican y la autonomía del trabajador aumenta, produciendo más satisfacción profesional.  Ahora ya no importan las distancias, cualquier persona en cualquier parte del mundo puede trabajar mediante esta vía.  Y para las empresas supone un ahorro considerable en costes.  Evidentemente, el teletrabajo implica necesariamente unos mecanismos de control diferentes a los actuales, un mayor compromiso por parte del trabajador y también una mayor confianza en él por parte de la empresa, pero a grandes rasgos puede convertirse en una opción más que aplicable en un futuro no muy lejano.  Y tú, ¿estás preparado para el teletrabajo?

Fuente: La Nueva Ruta del Empleo

Me da pena hablar, ¿cómo hago para superar una entrevista de trabajo?

Por: Alister Neira

Muchas veces he escuchado de muchas personas decir que les da pena hablar en público, o bien les cuesta socializar porque son un poco tímidas.

Tal vmiathermopolisez tengan el conocimiento y la experiencia de vida necesaria para un puesto de trabajo, pero muchas veces no pasan de una entrevista porque reflejan mucha inseguridad.

Entonces, ¿qué recomendaciones existen para lograr superar la timidez y tener éxito en una entrevista de trabajo?

Aquí les dejo algunas, aunque simples, pero retadoras recomendaciones:

Antes de una entrevista

Participe de algún grupo: tener experiencias en grupos como en un comité cantonal, un grupo de la iglesia, o deportivo, artístico, cultural o algún voluntariado o de proyección social le ayudará a desenvolverse más con otras personas y si dentro de este tiene algún puesto de liderazgo, aún mejor, ya que esto le ayudará a empoderarse y desarrollar aún más sus habilidades sociales.

Hable con desconocidos: aún cuando de pequeños nos decían que nos es bueno hablar con personas que no conocemos, si bien es cierto el saludar al chofer del bus o llegar a hablar con el encargado en un hotel o en un restaurante le puede ayudar a superar la timidez de hablarle a otras personas en ambientes que pueden ser un poco más controlados y sencillos.

Pida la pizza usted mismo: si cuando llaman a pedir comida rápida siempre le pide a alguien más que hable, entonces ahora cuando esté reunido con amigos, sea usted quién tome la iniciativa y llame al restaurante, haga el pedido y reciba al motorizado, esto le ayudará a empezar a tomar las riendas de su vida, ya que el día de mañana, puede que no haya nadie más para que llame.

Practique la entrevista: puede pararse frente al espejo y empezar a hablar como si estuviera en la entrevista, para que usted mismo vea cómo son las expresiones de su cara. También puede pedirle a un amigo que simule como si fuera un gerente y que le haga preguntas difíciles e incómodas, que le sirva de preparación y sepa cómo contestar en esos casos.

Durante la entrevista

Recuerde, lo llamaron a usted: si ya está en la entrevista es porque algo les llamó la atención de su currículum o de la recomendación que alguien les dio, entonces ese es el momento de demostrar de lo que está hecho.

Cuente su historia: una entrevista realmente consiste en contar sobre usted, sobre su historia de vida, ¿y quién conoce mejor su historia que usted mismo? Así que no tenga miedo de hablar, no hay nadie que pueda contradecir lo que diga, ya que sólo usted sabe lo que ha vivido.

Y ante todo… ¡Busque empoderarse a usted mismo, busque tomar las riendas de su vida!

Quiero terminar recordando la pelícua “El Diario de la Princesa” y en especial lo que el papá de Amelia le menciona:

“El valor no es la ausencia del miedo, es saber que existe algo que es más importante que el miedo”.

Alister Neira (EfroVida)

Email: anema04@gmail.com

Web: http://efrovida.blogspot.com/

Datos de Linkedin que te harán apreciar esa red social

Cuando te encuentras en desempleo o quieres mejorar tu carrera profesional, la primera red social que se te viene a la mente es Linkedin.

Es más, todo el mundo te habla de esa red donde la gente hace contactos o donde algún otro encontró trabajo. Pero… ¿realmente sabemos lo que supone estar en Linkedin?

En la siguiente infografía encontrarás datos curiosos sobre esta red social que tal vez no conocías y que te harán pensar si de verdad no merece la pena tener un perfil abierto.

infografia_linkedin_de_raquel_garcia_0

Fuente: La Nueva Ruta del Empleo

¡No pierdas el norte profesional!

110401-N-HC601-027

Hoy, es uno de esos días en los que me he levantado con un montón de preguntas en la cabeza, pensando en posibles respuestas, en pros y contras. Y es que tomar decisiones no es tarea fácil. Como tampoco aprender a saber decir que no, o que sí, dado el caso. La cuestión es no perder el norte, y eso es justo lo que nos ocurre cuando estamos desorientados… cuando hemos perdido o perdemos de vista el objetivo, o cuando lo tenemos a la vista, pero nos faltan elementos, valor, recursos o herramientas para llegar hasta él. ¿Cuál es tu objetivo?

Algunas cuestiones que pueden ayudarte a reflexionar para definirlo:

  • Crees que te conoces, pero cuando te piden que te resumas en una minibiografía de 5 líneas, empiezas a dudar de ti mismo. ¿Y se puede? Sí se puede y se debe. Pero me temo que nadie antes te había dicho que además de describir en varias líneas tus puestos y funciones en el currículum vitae, también podías incorporar una minibiografía que cuente en pocas y convincentes palabras lo que eres capaz de hacer, y además hacer bien. Tienes que conocerte bien (autoconocimiento), para presentarte al mundo como eres, y me convencerás por tu coherencia, honestidad y profesionalidad. Párate, el tiempo que haga falta y empieza a descifrar los mensajes que te hacen conocerte mejor y aprender de ti mismo y luego busca la forma de contarlo al mundo.

 

  • Empéñate en conseguir “la mejor versión de ti mismo” ¿Qué sabes hacer bien, diferente o mejor que los demás? No vas a tener más remedio que esforzarte mucho, ser perseverante, escucharte y escuchar (activamente). Busca la forma de hacer las cosas de otra manera y sorpréndete a ti mismo haciendo algo nuevo de vez en cuando. Ya sabes, que el talento no es una cuestión de suerte, la suerte es una cuestión de talento.

 

  • Huye de la meta fácil, del todo vale y no quieras trabajar de lo que sea. Primero porque no podrías, segundo porque así no ayudamos a las empresas, a los reclutadores, a las personas a saber identificar en ti al profesional que necesitan. ¿De qué eres profesional? Si no sabemos nosotros a que puestos optar ¿lo va a saber la persona a la que mandas el currículum? Hoy las empresas ,más que nunca, se especializan y encuentro profesiones que nunca antes había visto -“Gerente del pasillo central”- puesto que hace poco se ofertaba a través de internet, con un perfil bien definido y detallado preparado para abordar. Estoy segura de que este Gerente no va a trabajar de lo que sea y que el mercado ofrece puestos de trabajo que aún no sabes que existen.

 

  • Sabes y quieres tomar decisiones ¡pero no lo haces! y esto justo es lo que va a ocurrir a la hora de que definas tú objetivo, te vas a tener que decantar por una profesión o por otra, por un entorno laboral o por otro, por una empresa o por otra, por una país o por otro, por una oferta o por otra, por un salario o por otro. Y te digo más, la decisión que tomes es tuya, puedes preguntar a los demás “qué es lo que debes hacer” y ellos pueden proporcionarte información, apoyo, a darte una perspectiva del asunto que tú no habías contemplado, pero quieras o no, la decisión será tuya, al igual que los resultados que obtengas de ella. ¡Pasa a la acción! y date la oportunidad de acertar o equivocarte, te puedo asegurar que de ambas formas, crecerás.

 

  • En ese camino hacia la definición de tu objetivo te encontrarás con dos tipos de personas: aquellas que te entenderán y apoyarán; y las que dudarán y cuestionarán tu objetivo. ¿Con quién cuentas tú? Rodéate de personas que te animen y motiven, y si mi apuras que te inciten a ser mejor persona. Aquí la confianza en ti mismo, en tu proyecto, es fundamental, empieza por contar contigo. Porque aunque es una cuestión muy personal, a veces, tu decisión influirá en otros aspectos de tu vida. Y ya te adelanto que no va ser fácil, nunca he dicho que lo fuera, por eso, ármate de tus mejores valores, sonrisas y optimismo y de las personas que te lo transmitan.

 

Pero sobre todo, no pierdas el norte, eso es lo que ocurre cuando salimos a la calle, a las empresas, a los portales de empleo, armados hasta los dientes de Currículums sin haber reflexionado antes sobre esta aparente y trivial cuestión. Y puede ser que alguna vez encuentres la oportunidad y que llegada la entrevista tengas que convencer y convencerte de que conseguir ese trabajo formaba parte de tu objetivo, y que estás preparado para mostrar y demostrar quién eres porque ya has pasado por esto antes, de modo que, lo único que tienes que hacer es ser tú mismo.

“Si un hombre no sabe a qué puerto navega, ningún viento es favorable” (Séneca)

Fuente: La Nueva Ruta del Empleo

La Nueva Ruta del Empleo Radio – Costa Rica

En nuestro espacio más reciente de La Nueva Ruta del Empleo Costa Rica conversamos sobre búsqueda y estrategias para conseguir empleo.

El programa es conducido por Fabrizzio Ponce y se transmite por Radio Costa Rica 930 AM, por internet en http://www.radiocr.net y en diferido los fines de semana en Canal 19.

Cómo encontrar el trabajo que te gusta

5187038544_d8dd3aed9b_b

“Encontrar un trabajo que te guste, que te guste el trabajo que encuentres” es la directriz más importante en el campo de la reeducación laboral.

¿Cuáles son las cosas que te gusta hacer? Piensa en los pasatiempos y actividades que disfrutas en tus horas de ocio y los temas que uno ha leído con gran curiosidad. Esta lista puede incluir comida, masajes, ejercicios, el asesoramiento, la moda, etc… Tómate tu tiempo, anota; asegúrate de que la lista es exhaustiva. En algún lugar de esta lista estará la clave sobre cuál es tu verdadera profesión.

Si pudieras pasar ocho horas al día pensando o trabajando con algunos de estos temas, ¿cuáles elegirías? Utiliza éstos como indicadores del tipo de trabajo que te resulte agradable de realizar.

Una vez que hayas identificado y seleccionado tus intereses más fuertes, empieza a tomar las medidas necesarias para hacer que tu nuevo trabajo sea una realidad. Llevará seguramente algo de tiempo y esfuerzo, pero los beneficios para tu salud y calidad de vida serán enormes. Ten en cuenta que lo que necesitas de un trabajo puede cambiar con el paso del tiempo. Siempre puedes utilizar tu creatividad e inteligencia para crear una nueva situación.

En mi caso, lo que me llevó a mi actual profesión es cuando descubrí entre otras cosas que lo que más me gustaba era saber y leer todo lo posible acerca de remedios naturales, plantas, alimentos, dietas, bienestar… Además siempre me he preocupado de mantenerme en forma haciendo yoga o senderismo entre otras muchas actividades. También recuerdo que mis amigos (e incluso hasta desconocidos) solían interesarse y copiar mis recetas y hábitos de comida como por ejemplo los licuados de verduras… Tal vez y si os sentís identificados con algunas de las señales que os acabo de contar y si pasáis bastante tiempo leyendo sobre salud alternativa, quizá ésta pudiera ser vuestra verdadera profesión en lugar de sólo un hobby.

Recuerda que nunca es tarde para empezar a vivir la vida que sueñas.

Fuente: La Nueva Ruta del Empleo

¿Cómo y hacia dónde evolucionarán el empleo y los mercados de trabajo?

the_revolution

Días atrás al dejar mi hijo en el colegio, me encontré con un alumno en la esquina llorando, faltaban unos pocos minutos para su ingreso a clases. Le tomo su mano y lo acompaño hacia el ingreso. Comenzamos a hablar, ¿por qué estabas llorando?, ¿cómo te llamas?, ¿qué vas a ser cuando seas grande? Y acá vino la respuesta que me dejó perplejo: No lo sé, señor. Para cuando yo sea grande mi futuro trabajo no existe, no se ha creado aún.

La claridad conceptual, me refirió a la poca importancia que le damos nosotros a la revolución que está viviendo el mundo del trabajo, y cómo será el trabajo del futuro, incluso del de nuestro futuro. Fuentes de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), aseguran que: hay más de 700 profesiones actuales que ya se sabe que van a desaparecer en los próximos 15 años.

Las normas que gobiernan el mundo laboral están cambiando y mucho más rápido de los que estamos acostumbrados. La revolución tecnológica e industrial en la que estamos sumergidos nos permite entrever que debido al avance de la Inteligencia Artificial los procesos productivos de millones de trabajadores se verán empujados al desempleo.

Millares de aspirantes a futuros empleos, también serán virtualmente inempleables si no se abordan estas tendencias como un desafío público, sindical y privado, por los estados y las diferentes organizaciones. Un estudio de la Universidad de Oxford sugiere que el 47% de los empleos actuales será reemplazado en su totalidad o en parte por los robots en los próximos 20 años.

Sin embargo, la cuarta revolución industrial es ya una realidad: hoy en día el 61% de las empresas utiliza el Big Data para la toma de decisiones estratégicas (tendencia en alza). Además, el mismo porcentaje considera indispensable innovar radicalmente para la creación de nuevos mercados y seguir creciendo. También aseguran que el retorno de la inversión está prácticamente asegurado: un 77% afirma que los ingresos y beneficios generados por la innovación han arrojado un incremento en los resultados financieros. El 68% de los empresarios estén dispuestos a correr riesgos de pérdidas a la hora de invertir en innovación.

Esta es una situación transversal, y no hay que delegar ésta problemática tan solo en las diferentes organizaciones, esperando de las políticas públicas y de las diferentes instituciones de apoyo, condiciones que impriman una nueva dinámica al empleo.

A cada uno de nosotros se nos hace imperioso, adquirir nuevas habilidades. En la actualidad no sólo se nos juzga por lo más o menos inteligentes que podamos ser ni por nuestra formación o experiencia, sino también por el modo en que nos relacionamos con nosotros mismos y con los demás. Éste por nombrar alguno, es un criterio que se aplica cada vez con mayor frecuencia y que acabará determinando entre otras cosas, quién será contratado y quién no.

El sendero del autoconocimiento, es una herramienta vital para conocer nuestras fortalezas y espacios de mejora. Para el mundo del trabajo que viene, es necesario que reflexionemos a diario sobre los diferentes roles que asumimos en cada trabajo, sin perder de vista las expectativas e intereses que juega cada rol en ese empleo.

El motivo de este autoconocimiento es ir detectando si estamos siendo óptimos para el desempeño del puesto que estamos cubriendo. Como así también detectar las herramientas que nos falta para ser cada día más competitivo y agregarle valor a nuestras producciones.

Continuará.

Fuente: La Nueva Ruta del Empleo Argentina