El talento y la determinación: Claves para el éxito

sprout-survival

Hace días estuve leyendo la investigación realizada Angela lee Duckworth y Carol Dweck, en la Universidad de Stanford, señalan que conocer “tu talento natural”, no necesariamente te hace tener éxito, ellas manifiestan que las personas que poseen talento junto a la “determinación”, son las personas que lograrán tener éxito en su futuro, definen la determinación como la pasión y perseverancia para alcanzar metas a largo plazo. La determinación es tener resistencia. La determinación es aferrarse a tu futuro, días tras día, no solo por una semana, no solo por un mes, sino durante años y trabajar duro para hacer realidad sus objetivos profesionales.

Por otro lado, Carol Dweck, señala que existen dos tipos de mentalidad: 1) la mentalidad fija: que se caracteriza por creer que se tiene una cuota fija de habilidad y talento y, por lo tanto, la persona debe demostrar que lo tiene. Sólo importa un resultado espléndido, y si no se obtiene, la persona se amarga y se frustra. Si se necesita esfuerzo para conseguir algo, se percibe un síntoma de falta de inteligencia y, por lo tanto, se abandonan cosas que estarían a su alcance sólo si hubiera perseverado, 2) mentalidad de crecimiento: trata con el esfuerzo, el aprendizaje y la habilidad de aprender de los propios errores. Se toma conciencia de que los talentos pueden desarrollarse y que con el tiempo se desarrollan grandes habilidades. La mentalidad de crecimiento es el camino de la oportunidad y el éxito. Además, aceptan más desafíos, perseveran ante la adversidad, contemplan el esfuerzo como el camino hacia la maestría, aprende de la crítica.

Los que nos intentan decir estas dos investigadora, es que debemos desarrollar una mentalidad de crecimiento, ser consciente que los “talentos” se pueden desarrollar y con el tiempo ser grandes expertos en esas habilidades, pero requiere “determinación” trabajo duro para obtener las metas propuestas, ver los errores como una oportunidad de aprendizajes y ser perseverante ante la adversidad, así es la mentalidad que debemos tener para vivir en una ambiente laboral cambiante,  para quienes quieren emprender y quienes quieren conocer sus propios talento, con el fin de redefinir sus vidas laborales.

Un ejemplo de lucha y determinación es el atleta sudanés López Lomong, fue secuestrado por un grupo armado cuando tenía seis años. Sin embargo, “la determinación” de ser libre hizo que se escapara de sus captores, corrió tres días seguidos hasta cruzar la frontera en Kenia. Tenía 15 años cuando vio por televisión a Michael Johnson subir al podio tras ganar en las olimpiadas de Sídney. Fue una revelación: decidió que él también seria olímpico. Un año después, fue reubicado en EEUU y obtuvo la nacionalidad. Desde entonces trabaja duro, para ser realidad su sueño de correr, pero ya ha participado en dos juegos olímpicos Pekín y Londres.

“Necesitamos tomar nuestras mejores ideas, nuestras intuiciones más fuertes y probarlas. Necesitamos medir si han sido exitosas y tenemos que estar dispuestos a fallar, a equivocarnos, a comenzar todo de nuevo con las lecciones aprendidas. En otras palabras, necesitamos ser determinados”. Angela lee Duckworth

Fuente: La Nueva Ruta del Empleo

La evolución personal

%d8%af%d8%b1%d8%a7%d8%b3%d8%a9_%d8%b9%d9%84%d9%85%d9%8a%d8%a9

Crecer es una de las capacidades propias de las especies. De forma natural, el cuerpo aumenta de tamaño, altura y peso; y se somete a los cambios a los que la naturaleza  tiene previsto. En distinción con este proceso biológico, físico y generalizable a la mayor parte de las especies, destacamos el concepto de desarrollo en el ser humano: un proceso más complejo y con múltiples vías como protagonistas.

Desarrollarse tiene que ver con una sumatoria de aspectos: el crecimiento fisiológico, el proceso madurativo (acompañado por el desarrollo de las funciones cerebrales) y los aspectos ambientales (la relación que tiene el niño, desde pequeño, con su entorno). Es en este enfoque donde irá desarrollando sus capacidades en la medida que el entorno se lo permita.

Pero, ¿qué es evolucionar?, ¿qué significa poder dar pasos que nos lleven hacia una evolución vista desde el punto del avance personal? Evolucionar, en este aspecto, tiene que ver con poder desarrollar esas capacidades que tenemos dentro, con dar a conocer el potencial que nos caracteriza y con poder llevar a cabo el desarrollo de herramientas con las que contamos para poder desenvolvernos en aspectos de nuestra vida tan importantes como el trabajo, por ejemplo.

Así como la historia natural nos ha mostrado que quien sobrevive es quien mejor ha logrado adaptarse al ambiente y sus cambios, nuestra evolución interna depende de nosotros para poder actualizarnos en el vertiginoso mundo contemporáneo.

Uno de los consejos para poner en práctica esta actividad es mantenerte actualizado: leé constantemente las noticias, enterate de lo que sucede en el mundo, pues de esa manera sabrás hacia dónde va el mismo y en qué momento se encuentra; tener contacto con los diversos medios de comunicación: Internet, whatsapp, redes sociales; estas herramientas son fundamentales para informarte y actuar en tu entorno; estar sujeto a los cambios: esta es una tarea que a muchas personas les cuesta, puesto que los cambios son de naturaleza incierta y variable y proporcionan una sensación de incertidumbre. Lo importante es no tenerle miedo a los cambios, puesto que ellos son los que hacen que se mueva el mundo, y que el hombre evolucione. Mantenete con una mentalidad abierta, dinámica, adaptable a cualquier situación, puesto que así, lograrás una mejor capacidad de adaptación.  ¡ADELANTE! 

Fuente: La Nueva Ruta del Empleo Argentina

Del espacio donde trabajamos

17362908918_35d30b9739_b

Algunas firmas y empresas ven innecesario contar con instalaciones físicas

Por: Roy Allan Jiménez

El cambio en el espacio laboral en los últimos 70 años ha sido radical. La economía mundial ha pasado de ser una economía de grandes fábricas y empresas, a una red compleja de corporaciones globales e iniciativas digitales que impactan día con día el espacio donde trabajamos.

Otro aspecto que ha acelerado el cambio en el espacio laboral es la invasión y colonización de la ciudad por parte del automóvil. La máquina de combustión trajo a nuestras vidas -como habitantes urbanos- la congestión vehicular. Ese momento de animación suspendida donde la vida se detiene, pero el tiempo sigue su curso.

Aunado a todo lo anterior, el salto del espacio análogo al espacio digital revolucionó nuestra manera de trabajar y transformó nuestra manera de movernos en la ciudad. La relación Obrero – Máquina – Espacio que predominó por varios siglos desde la revolución industrial se ha roto. El mecanismo era parte importante de la jornada laboral, donde el obrero o bien el oficinista, necesitaban de una serie de herramientas mecánicas para realizar su labor. El surgimiento de las TICs -Tecnologías de la Información y Comunicación- marca un antes y un después en la evolución del espacio laboral.

Con el debilitamiento de la industria y la llegada de la era digital, se inicia un cambio de paradigma. Este cambio no se circunscribe únicamente a la forma de comunicarnos y compartir información. El trabajo y los medios de producción se ven altamente impactados por el impacto de las TICs. En especial por la masificación del acceso a la internet.

“El potencial impacto de las nuevas tecnologías en el trabajo y en el empleo representa la fuente principal de las esperanzas y miedos de la economía y de la gente. Por una parte, las ganancias en la productividad hacen posible a través de la difusión de la revolución digital que todos los sectores de actividad puedan pavimentar un camino al rejuvenecimiento económico, liderado por una nueva era de innovación y crecimiento. Por otra parte, es temido que la masificación en el uso de tecnologías orientadas al ahorro de mano de obra, empeorarán el desempleo tanto de manera funcional como estructural, en un momento histórico en que cientos y miles de trabajos, particularmente en mano factura, se están perdiendo”[1]

El cambio en la manera de realizar el trabajo va de la mano con el avance tecnológico. El gran paso de la tecnología análoga a la digital significó no solo un salto generacional, sino una readecuación física de los entornos laborales. Hoy en día es posible disponer de la totalidad de los insumos para la realización del trabajo en una computadora portátil.

technology-791029_960_720

El surgimiento de las TICs -Tecnologías de la Información y Comunicación- marca un antes y un después en la evolución del espacio laboral.

El espacio laboral se ha convertido en algo tan etéreo que actualmente algunas firmas y empresas ven innecesario contar con instalaciones físicas. Cuando es estrictamente necesario, recurren al alquiler de espacios de reunión especialmente equipados para este fin. En un futuro al estudiar las dinámicas de transporte público en las ciudades, es probable que se modifiquen sustancialmente los estudios basados en origen destino. Estos criterios quizá sean relevados por temas asociados al acceso a las TICs y el grado de conectividad virtual con que se dispone.

Tradicionalmente se reconocía a la vivienda y al espacio laboral como los principales lugares de reunión en la vida adulta. Con el incipiente impacto de las TICs, no es aventurado afirmar que esta idea se encuentra en pleno proceso de cambio, con todo lo que implique para la ciudad y la arquitectura.

[1] Castells, Manuel. “La ciudad Informacional”. Editorial Blackwell. Massachusetts, 1989. P. 173

Roy Allan Jiménez

Email: allan.delalto@gmail.com

Facebook: facebook/urbe@21

¿Cómo desarrollar la creatividad en el trabajo?

garfield2

Por: Alister Neira

¡Cuántas veces nos ha pasado que estamos en el trabajo y nos piden realizar una tarea pero en el momento, se nos van todas las ideas y no sabemos por dónde empezar o cómo realizarla!

Todos los seres humanos por naturaleza somos seres creativos y tenemos la capacidad de desarrollar esa creatividad aún más.

Recordando a nuestro pequeño y anaranjado amigo, Garfield dijo una vez: “una vez mandé a volar mi imaginación, pero nunca regresó”. Eso es exactamente lo que tenemos que hacer para desarrollar nuestra creatividad… dejar volar nuestra imaginación y no limitarnos.

Desde mi experiencia como Recreacionista, puedo decir que es importante “aterrizar” las ideas y ponerlas sobre papel para no perderlas, pero antes de eso es importante imaginar mucho, soñar mucho y “explotar” nuestra creatividad al máximo.

Y bien, ¿cómo hacer para desarrollar más esa creatividad que tenemos? Aquí les dejo unos pequeños consejos que nos ayudarán no sólo en el trabajo, si no en nuestra vida.

Empecemos por nuestro tiempo fuera del trabajo:

Busque un pasatiempo: tener uno o varios pasatiempos, nos permite ver el mundo desde otro ángulo y conocer nuevas cosas, que eventualmente se pueden convertir en ideas para el trabajo. Por ejemplo, coleccionar estampillas o llaveros de diferentes países del mundo.

Vea programas de comedia y/o ciencia ficción: si le gusta la televisión, entonces busque programas con contenido ficticio, ya que estos le abrirán el mundo a nuevas posibilidades. Particularmente las comedias, ayudan mucho a desarrollar la creatividad, ya que nos presentan diferentes situaciones que se pueden dar en la vida diaria.

Lea libros de fantasía o ciencia ficción: si no le gusta ver televisión, puede leer algún libro con historias que no sean reales, estas lo pondrán a pensar y a imaginarse cómo son las situaciones de los personajes.

Juegue: el juego es la máxima expresión de la creatividad y de la imaginación. No hay edad para dejar de jugar, no es cierto que “sólo los niños juegan”. Por naturaleza, necesitamos del juego en nuestras vidas porque la vida misma es un juego. Pero sí es importante escoger un juego que vaya acorde a nuestros gustos e intereses.

En nuestro trabajo:

Haga una lluvia de ideas: cuando tenemos que empezar un proyecto nuevo, lo mejor es hacer una lluvia de ideas y ojalá que esa lluvia se convierta en una tormenta. En esta, se vale poner “todo”, o sea todas las ideas que tengamos o se nos vengan a la mente, debemos de ponerlas por más “tontas” que nos parezcan.

Hacer como Garfield: en nuestro trabajo podemos dejar volar nuestra imaginación y recordar esa comedia que vimos el otro día, o los personajes del libro de ciencia ficción que nos estamos leyendo, o recordar lo que hemos aprendido de ese pasatiempo y pensar: de todo esto, ¿qué me ideas puedo tomar para este nuevo proyecto?

Y para terminar, los dejo con esta frase del famoso libro de Antoine de Saint-Exupery, “El Principito”:

“Todas las personas mayores fueron al principio niños, aunque pocas de ellas lo recuerdan”

Alister Neira (EfroVida)

Email: anema04@gmail.com

Web: http://efrovida.blogspot.com/

Lo dejo para mañana

work-47200_960_720

Dejar para el último momento lo que menos nos gusta hacer, es una característica que tenemos en común muchos seres humanos. Tanto es así, que está acción ha adquirido nombre propio: PROCRASTINAR.

 

En nuestra jornada laboral, solemos retrasar todo lo posible las tareas más aburridas hasta que no podemos más. Es en ese momento cuando, a la carrera y con el agua al cuello nos enfrentamos a ellas, lo que genera en nosotros ansiedad, nerviosismo e incluso descontento. Procrastinar es un enemigo de nuestra productividad que impide que podamos aprovechar al máximo toda nuestra capacidad.

Empezar por lo que nos toca y no por lo que nos apetece hacer en ese momento, nos ayudará a organizarnos de forma adecuada,evitando imprevistos de última hora cuando la fecha de entrega está encima de nosotros. Además, si comenzamos realizando las tareas que menos nos llaman la atención, para el final del día nos quedarán las más agradables que nos ayudarán a acabar la jornada con un mejor sabor de boca y mucho más satisfechos con el trabajo realizado.

Un organizador, un calendario o una agenda en la vayamos anotando las tareas que debemos realizar cada día y la prioridad de cada una de ellas, son trucos útiles a la hora de evitar la procrastinación. Convierte en rutina aquello que menos te gusta hacer, y terminarás realizando las tareas casi de forma automática y con el mínimo esfuerzo. 

Es importante marcarse objetivos y motivarnos con recompensas a medida que se van consiguiendo los propósitos. Esto nos ayudará a evitar ese “ya lo haré” y a no dejarlo todo para última hora, lo que en consecuencia lleva a sentirnos mucho más productivos en nuestro trabajo.

Fuente: La Nueva Ruta del Empleo

Como ser feliz y no morir en el intento

happiness-1370610_960_720

Hace solo unos días disfrutaba de una jornada que llevo organizando tres años que se llama Beach Emprende y en la cual hablamos de Emprender, Metas, Errores y Resiliencia.  En mi opinión, el pack completo para permitirte ser emprendedor, dedicándote a lo que te apasiona y ser feliz haciendo lo que te gusta.

Cuando hablamos de emprender y dedicarte a lo que más te gusta hacer, suena muy fácil, divertido y como que surge solo, pero nada más lejos de la realidad, emprender y ser feliz en ello no es nada fácil, más bien todo lo contrario, y aunque suene cruel, y lo que te gustaría leer es que lo vas a conseguir y el camino del emprendimiento será un camino de rosas, repleto de aventuras, sueños cumplidos y encuentros con gente fantástica, no es verdad.

Lo que la verdad esconde, es que va a ser duro, vas a querer tirar la toalla en muchas ocasiones, vas a necesitar buscar momentos de soledad en los que te plantearás si vale la pena, o casi que mejor abandonar y aprovechar cualquier oportunidad de entrar en un puesto de trabajo fijo en el que me den seguridad y cobre cada día 30, esto es mucho más práctico, es mucho más fácil y muchísimo más seguro, ¿O no?

La verdad es que muchos se llenan la boca hablando y dando lecciones de emprendimiento desde puestos asegurados, sin haber emprendido nunca y sin haberse encontrado en un momento dado en que llega el 20 de julio en este caso que está a la vuelta de la esquina y que ha de pagar retenciones, IVA, etc y no tiene un euro con el que pagarlo y sí, pasa, y ¿sabes que has de hacer? buscarte la vida. Siento ser así de dura, pero es que creo que debemos de poner las cartas sobre la mesa y ser sinceros.

Desde mi punto de vista, que puede ser susceptible de debate y de crítica, ser emprendedor, es no tener miedo al abismo, incluso te diría que un emprendedor es un temerario, porque te lo puedes jugar todo, ganar mucho sí, pero perderlo todo también.

Si sabes que quieres hacer con tu vida y en ese plan, en ese sueño, está emprender, fantástico, enhorabuena, te puedo asegurar que es apasionante y llena muchísimo dedicarte a tu pasión, pero plantéate si no lo haces por simple necesidad y si te ofreciesen mañana un puesto de trabajo no abandonarías ese sueño que según tú dices tener, porque entonces no eres emprendedor, simplemente te planteas emprender por hacer algo y que a la primera oportunidad que te surja lo vas a abandonar, porque como te he comentado al principio, el camino es incierto y complejo, y habrán momentos de mucho sufrimiento, y hay que trabajar y sembrar mucho para recoger frutos y para ello hay que dedicar horas y mucho tiempo, llamar a muchas puertas, formarse continuamente, adaptarse a los cambios, ser abierto de mente y aceptar muchos NO por respuesta, el Sueño no se consigue de un día para otro.

¿Y por qué os digo todo esto? Pues porque estoy viendo que se está fomentando el emprendimiento entre gente que ni sabe, ni tiene formación, ni dedicación, ni objetivos, ni disciplina para emprender, vamos que hay como dice Emilio Duró “mucho tonto motivado” que apuesta por emprender, igual que apuesta por un equipo u otro en una competición y emprender no es eso, emprender es algo muy serio.

Si sabes de algo, pero sabes mucho de ese algo, sabes hacerlo de forma distinta, aportas valor, gestionas tu tiempo, y sabes que no quieres depender de otro, sino que quieres depender únicamente de lo que tú deseas hacer, adelante, a por ello, emprender es fantástico, pero si no estás seguro, para, reflexiona y valora, porque lo importante es ser Feliz con lo que uno hace, sea o no emprendiendo.

Fuente: La Nueva Ruta del Empleo

La Guerra Secreta

war-469503_640

Por: Roy Cameron

Shhhhhh venga, acérquese un poco más a la pantalla, quiero contarle un pequeño secreto: La Tercera Guerra Mundial ya llegó y aunque usted no lo crea no se trata de una disputa por territorio, ideología o recursos. Se trata de una guerra por la atención, la suya y la mía.

Esta es una guerra en la que todos somos parte, en la actual llamada era de la información, nuestro primitivo instinto de llamar la atención se impone ante cualquier otro pensamiento o necesidad.

Desde pequeños competimos los unos con los otros por capturar el tiempo, las emociones y las miradas de los que nos rodean, los bebés lloran por lograr la atención de sus madres, los adolescentes por conquistar el corazón del amor de temporada y los adultos por ser lo suficientemente capaces de con sus atestados adquirir el empleo de sus sueños o el muy esperado aumento de sueldo.

Puede sonar gracioso, pero hay personas que literalmente se están muriendo por llamar su atención, pregunte a los medios de comunicación tradicionales y sus departamentos de mercadeo, los emprendedores y las personas que forman parte del gran porcentaje de subempleados y desempleados que engrosan las estadísticas estatales mensualmente.

La guerra es seria porque cuando alguien logra llamar tu atención, tiene la llave para disponer como mejor le parezca de tu tiempo y prioridades, accede a tu billetera y lo que haya dentro de ella, además de poder sacar beneficio de tus emociones y voluntad.

La atención es el recurso más valioso, es la clave de todo. Y ya sea que estés del lado del consumidor o prestes un servicio o bien, estar en la mente del otro marca la diferencia.

Si quieres ganar la guerra y no morir en el intento, debes hacer la tarea, por eso comparto contigo 3 maneras prácticas para salir adelante y conquistar tu territorio en la mente de los demás.

1. Sé Relevante (Ellos): Hay mucho ruido en la calle, piensa más en tu receptor que en ti y en tu producto y ofrece algo que realmente aporte a la vida del otro. No se trata solo de mi, las necesidades de las personas son igual o más importante que las mías. Permite que las personas descubran que se han perdido de mucho por no haberte puesto atención con anterioridad, haz que valga la pena. Genera contenido de valor, haz que quieran volver por más.

2.  Sé Auténticamente Sincero (Yo): En una sociedad donde la mentira es la norma, ser auténtico y veraz es invaluable, da confianza y lealtad que no se compra con ningún monto económico. Nadie es hacer perfecto, pero el reconocer el error y honestamente intentar corregirlo, genera una empatía y confianza que hace más tolerable el error y genera una experiencia real de preocupación por subsanar la situación. Miente y te puedes olvidar para siempre de tu relación con la comunidad, empresa, persona o grupo. Conoce de ti mismo lo más que puedas y no mientas por más tentador que pueda ser.

3. Cuenta historias que conecten (Nuestras experiencias): Una de las profesiones más antiguas en la historia de la humanidad es el de contar historias. Todos fuimos equipados desde nuestro nacimiento con la capacidad de contar historias, nuestra experiencia de vida es un libro sobre el que escribimos un día a la vez. Pero aunque es una capacidad de todos, muy pocos desarrollan la habilidad de contar buenas historias, la clave es generar espacios que permitan que otros se identifiquen y generen sus propias experiencias e historias a través las nuestras.

Buena la guerra ya no es tan secreta y las claves para ganarla tampoco. Ahora te toca a ti generar el cambio y ser de los que llaman la atención y no de los que se mueren en el intento.

Roy Cameron Kennedy

Email: roycamke@gmail.com

Facebook: Roy Cameron Kennedy

Twitter: @roycamke

Cómo y por qué nos reinventamos

Vaya por delante que Reinventarse no es hacer cursillos sobre algo, reinventarse es elegir una nueva dirección y especializarse.

Y actualmente ¿por qué se habla tanto de reinventarse? ¿por qué hay tantas charlas, conferencias… sobre cómo reinventarse?  Porque vivimos en un entorno Vuca, en un entorno volátil, repleto de incertidumbre, con problemas complejos y soluciones confusas y ambiguo, muy ambiguo, lo que hoy funciona, mañana nadie lo sabe.

Y de ahí, de esa complejidad e incertidumbre o bien nos paralizamos, o bien nos conformamos o bien cambiamos, y ese cambio puede suponer unas transformación absoluta de lo que hacemos, cómo lo hacemos, dónde lo hacemos…button-31199_960_720

Y ¿Por qué se reinventa un@? Normalmente, por lo general, siempre habrá alguna excepción, nos reinventarnos cuando la cosas no nos van bien, hemos perdido un trabajo, nuestra empresa se ha ido al traste, nuestra vida personal ha vivido un cambio importante y radical, hemos sufrido una enfermedad que nos supone un cambio radical en nuestro día a día … no nos reinventarnos cuando todo nos va genial, en nuestra profesión estamos bien, y en nuestra vida personal también, en esos casos, nos mantenemos en esa cierta estabilidad, tranquilidad y comodidad y no nos planteamos cambiar, como bien dice la expresión “Virgencita que me quede como estoy”, la seguridad nos hace estar más tranquilos, intentar mantener lo que hacemos y tenemos y no asumir riesgos, en cambio cuando algo da un giro de 180 grados, cuando se produce un Crack, viene el planteamiento de Cambiar, de Reinventarse.

Pero reinventarse, no es automático, el hecho de `reinventarse’ no es un día pierdo mi trabajo, cierro la empresa y al día siguiente, cabeza bien alta, sueños en mente y nos ponemos a conseguir nuestros sueños porque nos hemos reinventado, eso no es así, y lo digo porque hay quien piensa que sí, y está muy equivocado.

Quiero compartir con vosotros después de analizar bastante el concepto de reinventarse, las 5 competencias recomendables que uno ha de tener para reinventarse:

  • Inteligencia emocional
  • Creatividad
  • Aprendizaje continuo
  • Competencias digitales
  • Todos somos vendedores

Y todo ello como he señalado anteriormente no se obtiene de unos simples cursillos, se obtiene de nuestra propia actitud, perseverancia, disciplina, coraje y grado de superación.

¿Te apuntas a reinventarte?

Fuente: La Nueva Ruta del Empleo

No es cuestión de edad, es cuestión de actitud

La edad tiene muchas cosas, y cada edad tiene las suyas. Son las cosas de la edad. Pero entre ellas no está la de ser menos profesional o tener menos ganas, eso es más cuestión de actitud que de edad.

Hace poco leía, en El Mundo, un artículo en el que facilitaban un dato alarmante, un 22,1% de jóvenes ni estudian ni trabajan, es cuestión de actitud. Mientras que por el contrario, a veces, a profesionales mayores de 40 años se les presupone falta de interés en su desarrollo, desgana profesional,…  Y visto el dato anterior, creo que esas opiniones, en realidad, son prejuicios. No es cuestión de edad, es cuestión de actitud.aware-1207669_960_720

Si buscamos la definición de actitud, encontramos, en el diccionario de la Real Academia Española, que “actitud” es estado de ánimo y también hace referencia a la postura.

Encontramos actitudes como el optimismo, la gratitud, la autoridad, la tolerancia, la sinceridad, la satisfacción, la confianza, la constancia,…y posturas que las acompañan y las refuerzan. Y estas actitudes no están asociadas a la edad, las encontramos tanto en jóvenes como en profesionales maduros, así que eliminemos los prejuicios asociados a la edad porque es cuestión de actitud.

Son las actitudes positivas las que nos ayudan en la vida. Las que nos colocan en una posición de ventaja:

  • El optimismo.  El camino se lleva más ligero si lo vives con optimismo.  Sé positivo y no centres tus pensamientos en aquello que no funciona porque seguramente en esa situación estás aprendiendo, desarrollando alguna habilidad,… usa el optimismo inteligente.
  • La gratitud.  Siempre hay alguien o algo que agradecer, así que sé agradecido con las cosas pequeñas porque si solo agradeces lo extraordinario, te perderás muchas satisfacciones por el camino y dejarás muchas sonrisas sin aflorar.
  • La autoridad.  No asociada al mando sino al conocimiento, a nuestra maestría profesional, porque tú,  seguro que podrías ser mentor en tu puesto de trabajo.
  • La tolerancia.  Uno de los pilares de la resiliencia. Porque acompañarnos de comprensión nos ayuda a vivir con serenidad aquellas situaciones que no están en nuestro área de influencia directa y por tanto poco podemos cambiar
  • La satisfacción.  Siéntete a gusto contigo mismo pero, cuidado con la autocomplacencia.
  • La confianza.  Confía, confía…  Es importante para que, entre otras cosas, puedas manejar la incertidumbre y aceptar los cambios
  • La constancia.  Estés en la situación que estés, puede ser tu gran aliado, ¡no desfallezcas y persiste!

Todas estas actitudes se encuentran en todas las edades y son las que llevadas a un entorno profesional pueden marcar una gran diferencia. Diferencia entre tus actitudes positivas, las que suman, y tus actitudes negativas, las que restan.

Y ya sabes, tanto si seleccionas para tu empresa, como si eres un profesional en activo, como si estás en situación de búsqueda de empleo, no es cuestión de edad, es cuestión de actitud. ¿Cuáles son las actitudes que tú quieres como profesional?

Fuente: La Nueva Ruta del Empleo

La Construcción

IMG-20150923-WA0010

Por: Alister Neira

En los últimos meses he sido testigo de algo que nunca pensé que llamaría hermoso… la construcción, o mejor dicho el proceso constructivo.

Es impresionante ver todo el proceso de inicio a fin, desde el momento en que se mueve la tierra del terreno dónde se piensa construir, hasta el momento en que se coloca el último mueble dentro de la infraestructura.

Hay cosas que la gran mayoría de las personas decimos saber y que incluso pueden sonar hasta obvias como el hecho de que se deben hacer bases profundas para sostener la estructura de cemento, sin embargo el ver cómo se amarran las columnas de hierro antes de ser “chorreadas” por el concreto es impresionante, ver cómo se van levantando, ver cómo van repellando las paredes y cómo van colocando techo y pisos y sobretodo ver como cada uno de los miembros de la construcción son piezas de un reloj, tan precisas y necesarias que si una falla, todo el reloj falla.

Es esa precisión la que se necesita en cualquier trabajo. Si se es asalariado, es necesario que todo el personal haga su trabajo, pero más aún que confíe en que la otra pieza del reloj, va a hacer su trabajo, de lo contrario este “reloj”, tendría que estar parando para revisar si las piezas están funcionando. Por otro lado se si se trabaja de manera independiente, si es una empresa propia la que se tiene, es necesario aprender a confiar en las demás personas que se subcontratan y aprender a delegar funciones, porque de lo contrario nunca se va a desarrollar.

Sin importar si es una empresa propia o la de alguien más, es necesario que todos velen por el bienestar de los demás compañeros, puesto que ¿cuántas veces nos preocupamos por lo que está pasando el otro? ¿Cuántas veces me tomo el tiempo para preguntarle al otro cómo estuvo su día o su semana? ¿Cuántas veces me tomo el tiempo para preguntar qué le gusta o si está pasando por alguna situación difícil?

Y algo que es aún más importante, es ver a la persona que está a cargo dando el ejemplo. Volviendo a la construcción, es hermoso ver cómo el maestro de obras les dice a sus colaboradores cómo debe ir la pared o cuánta pintura debe colocarse, pero después de esto ver cómo toma una pala y se pone a excavar o a lijar un techo, o a cortar los marcos de madera para una puerta, eso dice mucho de cuánto valora a su equipo de trabajo, ya que no se dedica sólo a dar indicaciones, sino que además les ayuda y comparte con ellos la tarea.

Y la mejor parte de todas, sin duda alguna fue el ver cómo celebran en equipo, ver cómo al terminar la obra deciden hacer una carne asada para compartir como amigos que se vuelto y hasta invitar a los dueños para que también compartan con ellos. ¡Eso es hermoso!

Ahora bien, si yo tuviera que rescatar 5 cosas de este proceso constructivo del que fui testigo y que todo equipo de trabajo debería tener, serían las siguientes:

  • Aprender a delegar funciones
  • Confiar en los demás miembros del equipo de trabajo
  • Preocuparse por los demás
  • Dar el ejemplo, compartiendo tareas
  • Celebrar

Muchas veces nos centramos demasiado en el trabajo y olvidamos que hay otras cosas más importantes que sólo los resultados… el proceso de cómo la obra fue creciendo y las personas que lo hicieron posible.

IMG-20160408-WA0011[1]

Alister Neira (EfroVida)

Email: anema04@gmail.com

Web: http://efrovida.blogspot.com/