Optimizando fracasos

optimizando_fracasos

Sergio Ayala Climent, 30 años, nacido en Castellón. Si tengo que calificar mi vida hasta los 30 años no puedo dejar de pensar en solo un adjetivo. Fracaso constante.  

Aproximadamente 4 relaciones serias, todas ellas fracasadas. 4 cambios de trabajo con sentimiento absoluto de fracaso, 3 empresas montadas con rotundos fracasos, ruina absoluta en 2 ocasiones y muchísimo dinero invertido y perdido. Toda una calamidad.

Cuando todas estas circunstancias se dan juntas en una edad en la que debes estar comiéndote el mundo, y en la que ves cómo la gente de tu alrededor consiguen buenos puestos de trabajo, entablan relaciones sólidas y ves que todo les va muy bien, en ese momento empiezas a odiar todo ese tipo de frases como:

Solo una cosa hace imposible un sueño: el miedo al fracaso”, “el truco no está en siempre vencer, sino en nunca rendirse”, “no se sale adelante celebrando éxitos, sino superando fracasos”, “no tengas miedo a fracasar, ten miedo a no intentarlo”, “el fracaso es la oportunidad de empezar de nuevo con más inteligencia”, “si quieres tener más éxito, duplica tu porcentaje de fracasos”… y un montón de frases más de ese tipo.

Pues qué queréis que os diga… que me tocaban las narices, la verdad. Me he esforzado en cada puesto de trabajo, en cada relación y en cada empresa que he montado, y he seguido fracasando. “no te arrepientas de las cosas que has intentado”, pues me he arrepentido, y mucho, de muchas cosas, sobre todo de muchas cosas que he hecho mal y que no volvería a hacer, y de muchas cosas que he intentado y no volvería a intentar.

Pero hay una gran verdad en todo esto, la única verdad que me creo, y es que el tiempo pasa, siempre pasa, y que el tiempo te da experiencia y sabiduría, y esa es la única verdad que quiero compartir.

Soy una persona optimista por naturaleza y no quiero que este artículo quede como algo gris, oscuro, decadente y desesperanzado, todo lo contrario.

Pasados los años he aprendido a relativizarlo todo, y he comprendido que, sin duda, todas esas frases que tanto me cabreaban, resulta que eran todas verdad, y no las quería ni oír. Pero para darme cuenta de todo eso, la única cosa que ha tenido que ocurrir es que ha tenido que pasar el tiempo, he tenido experiencias y he adquirido sabiduría, así de fácil. Y ahora creo, creo sobre todas las cosas, en que debemos optimizar todos nuestros fracasos, sacarles el mayor de los rendimientos, saborearlos pensando que, no ahora que estoy jodido, pero sí dentro de un tiempo, este fracaso me va a ser útil de una manera u otra. Aunque ahora mismo lo vea todo negro, quiera abandonar, quiera dejarlo todo, … date tiempo, sólo date tiempo.

Y sobre todo muévete en terrenos de motivación intrínseca y piensa que cosas te hacen feliz y que no dependan de los demás: salir a correr, oir un disco de Los Flechazos, tomarme una cerveza con un buen colega, el que sea, nadar en pelotas, ir al cine (vestido, claro) o comer jamón… da igual. Pero se feliz paralelamente al fracaso, y cuando lo seas, podrás sentarte delante de tu fracaso, analizarlo y evaluarlo para sacar conclusiones que te harán, en el tiempo, mucho más sabio.

Un emprendedor no puede pensar que no va a fracasar, eso lo tiene que tener asumido, y si eso ocurre utilizará su experiencia en un siguiente proyecto. Una persona que busca trabajo, una persona que comienza una nueva relación o un estudiante que empieza su carrera universitaria… enfrentaos al fracaso con inteligencia, y si no podéis, pensar en que pase el tiempo y hacerlo con un poco de distancia.

No soy nadie para dar consejos, la verdad, pero si soy alguien con mucho fracaso a mis espaldas, y puedo decir que podría dar conferencias sobre eso… Ostras! No lo había pensado! ¿ves? , se me acaba de abrir otra puerta … ¿y por qué no?

Sergio Ayala Climent, 41 años. Gerente de la empresa SAC SERVICIOS (15 trabajadores), formador y motivador de equipos comerciales. Conferenciante y autor del libro Vendo Todo Lo Que Quiero. Casado desde hace 10 años con Clara y padre de la preciosa Bruna de 1 año. Campeón del mundo de Ajoaecite a mano. Conozco el fracaso y lo he optimizado. ¿qué vas a hacer tú?

P.D. El otro día me dijeron una frase que me ha hecho pensar mucho “mientras tu lloras yo te vendo Kleenex” … y no hago más que darle vueltas…

Fuente: La Nueva Ruta del Empleo

¿El fracaso es un proceso de aprendizaje?

images

Hace día me escribieron para sugerirme un tema  o que respondiera esta pregunta ¿El fracaso es un proceso de  aprendizaje?, por  lo tanto intentaré responderla.

El fracaso proviene del verbo fracasar. Éste, a su vez, hace referencia a la frustración  (cuando se malogra una pretensión o un proyecto) y al resultado adverso  en un negocio. En concreto se considera que dicho término emana del vocablo italiano fracassare que puede traducirse como “estrellarse” o “romperse”.

Un fracaso es, por lo tanto, un suceso lastimoso, inopinado y funesto, según describe el diccionario de la Real Academia Española (RAE). Por otra parte, el concepto permite nombrar a la caída o ruina de algo con estrépito y rompimiento.

Actualmente en la sociedad actual, el estimulo permanente de la competitividad genera que el fracaso sea visto como un estigma. Los “ganadores” son encumbrados e idolatrados, mientras que los “perdedores” son mal vistos y obligados a pagar por sus fracasos. Hay sociedades que desde niños se le enseña que deben ser los mejores, para obtener el ingreso en un determinado colegio, ya que esto, le permitirá tener en el futuro un buen puesto de trabajo y reconocimiento, el hecho que fracase no es contemplado, porque será una tragedia familiar.

Pareciera que la sociedad no está acostumbrada o preparada a no llegar a la meta, en el primer intento, sin embargo, cometer errores o fracasar deber ser visto como un acontecimiento normal en el ser humano, ya que esto te permitirá aprender y mejorar las estrategias para obtener  lo deseado, tales como: crear una empresa, ingresar en puesto de trabajo, realizar una presentación con éxitos. etc.

Según Charles Dickens, cada fracaso nos enseña algo que necesitamos aprender, por lo tanto, el fracaso o las metas no cumplidas deben ser vista como grandes oportunidades para aprender y mejorar las estrategias, para lograr las metas ante no logradas.

El fracaso tiene la virtud de hacer templar el espíritu. De enseñar a volverse a poner de pie e insistir. A aprender a encontrar otras maneras de avanzar.  Y comprender que lo más importante no sería lograrlo sino moverse en la dirección correcta. Uno nunca podría elegir las cosas que le pasarían en la vida, pero siempre podría elegir la actitud frente a ellas.

Por otro lado, se trata en definitiva de analizar cada error, obtener conclusiones y modificar la estrategia en base a ellas. Este aprendizaje se fundamenta en la experiencia propia y en él se acepta el fracaso como algo inevitable, facilitando el desarrollo de habilidades que permiten adaptarse a los problemas que surgen a diario y ayudando a superar la parálisis que genera tanto perfeccionismo.

Por lo tanto, el fracaso es algo inevitable, pero si puedes elegir la actitud que debes tener ante ella, lo recomendable es verla como una gran oportunidad de aprendizaje y seguir en la misma dirección afinando cada día las estrategias, para lograr la meta planteada.

Fuente: La Nueva Ruta del Empleo

Doce maneras de ser exitoso fracasando

sad-505857_960_720

Hace un tiempo leí un tuit muy interesante, que decía algo así como que ya estaba bien de hablar tanto del éxito y que a ver quién empezaba a hablar del fracaso de una vez.

Bueno, pues oye, vamos a hacer caso a este chico para que se quede tranquilo. Para ello, he redactado este dodecálogo que no necesita introducción, con el título del post es suficiente:

  1. Importantísimo y esencial, la clave principal del asunto:Piensa que eres un@ fracasad@.
  2. Deja que los demás te digan que eres un@ fracasad@y, mejor aún, creeles a pie juntillas. Si te lo dicen, por algo será. Sobre todo si quien te lo dice también es un@ fracasad@. Sabe de lo que se habla.
  3. Ríete irónicamente de esos bobos y bobas que pierden su tiempo tratando con esfuerzo de alcanzar sus metas. ¿Metas?. La única meta que debe interesarte se llama “gol”, y quien debe lograrla es tu equipo favorito de fútbol, que para eso les pagan, y mucho, por cierto.
  4. No muevas un dedo. Total, ya habrán movido el suyo otr@s.
  5. Sigue sin moverte.Total, con tantos y tantas que hay por ahí que quieren lo mismo, no merece la pena ni intentarlo. Ya se lo habrán quedado ell@s.
  6. Dedica al menos dos horas al día a despotricar de lo mal que está la vida, de lo chorizos que son los políticos y de la vergüenza de país en el que vives.Eso si, hazlo mejor sentado en tu sillón favorito, no te molestes en salir a la calle a hacer algo. Es agotador, deprimente y no sirve de nada. O como mucho comparte imágenes en Facebook sobre el tema. Es más divertido y relajado.
  7. Piensa que todo debería ser fácil de lograr, y que hay que lograrlo cuanto antes, caiga quien caiga. Incluso, si hace falta, mintiendo, robando (cuanto más, mejor), o falseando datos.
  8. Una vez hayas fracasado en algo, ni se te ocurra volver a intentarlo. YA has fracasado.¿Para qué arriesgarse a actuar por segunda o tercera vez?, ¡Podrías tener éxito!.
  9. Haz caso de tus miedos. Tener miedo te protege de cualquier cosa, buena o mala que te pueda suceder. Ya sabes, más vale malo conocido…
  10. Jamás uses agenda, ni te pongas plazos, ni te importe llegar tarde a los sitios.¿Para qué llegar a tiempo, si nadie te espera?.
  11. Nunca tengas en cuenta a los demás. Regodéate todo lo que puedas en tu propio fracaso, y pide, pide y pide todo lo que necesites, que ya tienes bastante con ser un@ desgraciad@ para ocuparte tú de hacer nada. Los demás están obligados a atender todas tus necesidades, ya que eres una pobre víctima.
  12. Por último, serás el/la perfect@ fracasad@ pensando que si las cosas te salen mal es por culpa de l@s demás.Ell@s son los que no han sabido hacer las cosas bien, y tú has pagado por sus errores. Es@s que se han de ocupar de ti y..¡No lo han hecho!.

Y tranquil@ porque, en llegar a tener éxito podrías tardar años. Fracasar solo cuesta un segundo. El que ocupas en pensar que lo eres. Luego lo demás ya viene rodado. ¿Ves que fácil?

Fuente: La Nueva Ruta del Empleo

Cero estrés, fue sólo un fracaso…

Thorn_Tree_Sossusvlei_Namib_Desert_Namibia_Luca_Galuzzi_2004

Por: Fabrizzio Ponce

Y es que los fracasos pueden venir en fechas, momentos y situaciones tan inesperadas. ¿Lo has notado?

Quizá estás celebrando el centenario de la fundación de tu equipo de futbol, el más legendario a nivel mundial, con la final de un torneo en tu propio estadio, y llega el equipo visitante y estropea la fiesta. Vaya desilusión me llevé en el centenariazo del Real Madrid.

Quizá pusiste todo el empeño y los recursos presupuestarios para producir una película que terminara por ser una legenda, impresionando con un slogan como “el tamaño sí importa”, para terminar viendo cómo se hundía bajo el peso de la crítica y la poca taquilla. A mí me gustó Godzilla, la película producida por Sony, pero mi visita al cine no ayudó mucho a la recaudación.

O quizá lo has intentado con cambios de empleo y negocios una y otra vez solo para ver cómo se cierran las puertas frente a tus narices. Pero, para su suerte, la historia de Jack Ma no terminó ahí.

¿Qué hacer cuando una y otra vez fallamos sin remedio?

Lo que la mayoría de gente te repite o que lees en internet: seguir intentándolo. Pulsearla de nuevo.

Sin embargo, no olvidés un par de elementos claves:

  • Fracasaste, pero no por eso sos un fracasado.
  • El fracaso, en ocasiones, es más valioso que el éxito.

Con este artículo no pretendo desarrollar una nueva teoría alrededor del tema del fracaso. Solo quiero animarte a que lo intentés una vez más. Es cierto, parece que el desierto no tiene fin, pero no importa, va de nuevo. Respirá profundo: ¿Seguro que no hay otro camino? ¿Revisaste todas las opciones? ¿Qué tal si lo intentás de una manera distinta?

No tenés que contestar ya. E incluso, cuando tengás una respuesta y tracés un plan, volvelo a revisar, ¿te parece?

Éxitos, la próxima nos irá mejor. Estoy seguro de ello.

Fabrizzio Ponce

Email: fabrizzioponce@lanuevarutadelempleo.com

Facebook: Fabrizzio Ponce – Liderazgo y Desarrollo Personal

Twitter: @fabrizzioponce

Tolerancia al fracaso, ¿en qué nivel estás?

below-257882_960_720

“El fracaso es una gran oportunidad para empezar otra vez con más inteligencia”. Henry Ford.

Esta es una excelente frase que transmite optimismo y refuerza positivamente el concepto de fracaso, ¿verdad?

Vamos al diccionario de la Real Academia Española entonces:

fracaso

De fracasar.

  1. m. Malogro, resultado adverso de una empresa o negocio.
  2. m. Suceso lastimoso, inopinado y funesto.
  3. m. Caída o ruina de algo con estrépito y rompimiento.
  4. m. Med. Disfunción brusca de un órgano.

¿Con qué concepto nos quedamos?

El fracaso siempre es entendido como algo negativo: cometiste un error, has hecho algo mal, no has conseguido el éxito, te has dado un batacazo, ya es la segunda vez que te pasa…¡eres un desastre!

Cuando hablamos de emprendedores, hoy en día que tanta gente ha decidido crear su propio negocio, elaboramos de alguna forma una serie de características que deben tener o creemos que tienen:

  • Constancia
  • Esfuerzo
  • Perseverancia
  • Autoconfianza
  • Capacidad de trabajo
  • Asunción de riesgos
  • Conocimiento
  • Habilidades negociadoras
  • Orientación a resultados

…Y muchas más!

Pero no se menciona demasiado una que es imprescindible: la tolerancia al fracaso.

Que no es otra cosa más que volver a levantarse e intentarlo de nuevo después de caerse, ni más ni menos.

Ya desde pequeños nos castigan por cometer errores, con lo cual en la empresa continuamos con esa dinámica: criticamos los errores de los demás, llamamos la atención a alguien por un fallo, le miramos por encima porque no ha sido capaz de conseguir esto o aquello, ponemos como ejemplo del mal hacer a los que han fracasado y nosotros mismos tratamos siempre de no desvelar nuestros errores y si podemos echarle la culpa a otro, ¡mejor!

Deberíamos crear una “cultura del fracaso”, enseñarlo como asignatura incluso, porque el que ha fracasado, ha aprendido y esa es la lección más importante.

Si seguimos fomentando la baja tolerancia al fracaso, no seremos capaces de levantarnos y seguir, no tendremos ganas de intentarlo de nuevo, no querremos poner algo en marcha por el miedo a no conseguirlo, no diseñaremos estrategias innovadoras por si erramos, no seremos nosotros mismos con nuestros defectos porque nos castigarán, no nos tiraremos a la piscina a no ser que el agua esté bien arriba, no arriesgaremos por lo que creemos y cuando nos caigamos, no seremos capaces de ponernos en pie ni de volver a intentarlo.

En Estados Unidos, cuando un emprendedor que busca inversores presenta su proyecto, valoran positivamente que ya hayan iniciado alguna actividad empresarial previa y no lo hayan logrado. Hasta les preguntan:  ”¿Cuántas veces lo has intentado antes?”.

Esta pasada semana se emitió una entrevista a Ángel Nieto que me sorprendió bastante por la forma en que enfocaba todo lo que le había pasado (siendo de familia humilde sin ninguna vinculación con el mundo de las motos) hasta conseguir ser corredor de motos, que era su sueño.

Su actitud de perseverancia y sobre todo, de tolerancia al fracaso fueron determinantes en su carrera deportiva. Una de las frases que me quedó grabada es que cuando llevaba dos años seguidos ganando mundiales, llegó una racha en la que no ganaba carreras y decía: “Y cuanto más perdía, más ganas tenía de seguir corriendo, casi tenía más ganas cuando perdía que cuando ganaba”. Gran ejemplo de alta tolerancia a la frustración, ¿no os parece?

La segunda parte de la entrevista, en la que reprende a su sobrino Fonsi Nieto por no haberse esforzado lo suficiente para tener varios mundiales en su palmarés, es digna de ver.

Como dijo Franklin D. Roosevelt: “en la vida hay algo peor que el fracaso: el no haber intentado nada”.

Y tú, ¿en qué nivel estás?: ¿fracasado exitoso o tocado y hundido?

Fuente: La Nueva Ruta del Empleo

¿Estás preparado para el fracaso?

8226451812_88007f08df_b

Por: Laura Murillo

Cuando eres un emprendedor novato e inicias un negocio lo último en lo que piensas es en fracasar, la ilusión tapa los sentidos y hace pensar que la idea es demasiado buena para fallar.

Pero estadísticamente se ha descrito que los nuevos negocios tienen tantas probabilidades de ser un éxito como de fracasar y que  8 de cada 10 nuevos  negocios cierran en los primeros 5 años.

¿Que hacer cuando el fracaso es inminente?

En primer lugar recuerda que todo fracaso en la vida es una oportunidad de aprender algo nuevo.

Cuando una persona inicia un negocio debe saber que hay probabilidad de fracasar y que toda decisión tiene un porcentaje de riesgo.

Si te encuentras enfrentando un fracaso ya sea personal o laboral te recomiendo tomar los siguientes pasos:

1) Respira hondo:

Muchas veces en nuestros momentos difíciles entramos en negación y no aceptamos que ese proyecto al que le dedicamos tantas horas de desvelo y tanto esfuerzo realmente está fracasando o ya fracasó (aclaro que  no es lo mismo reconocer el fracaso que resignarse y rendirse ante el).

Se que el fracaso duele, pero no están solos, las estadísticas indican que el 75% de los emprendedores fracasan en los primeros dos años.

Así que una vez que aceptes tu realidad y puedas decirte a ti mismo “estamos en camino a la quiebra sino cambiamos el rumbo”, podrás ver las cosas más claras y tomarás decisiones más frías.

2) Hacer un análisis de lo sucedido:

Esto no significa que buscarás culpables, sino que  analizarás cuáles fueron las causas por las que estás fracasando.

En primer lugar realiza un FODA, donde puedas ver tus fortalezas, oportunidades, debilidades, y amenazas, esto te ayudará a tomar decisiones fuertes como la necesidad de invertir, buscar socios o reducir sucursales.

3) Hacer un estudio del mercado:

Muchas veces se inicia un negocio sin un análisis del mercado o un plan de negocios y esto lleva a muchas empresas a fracasar, es por esto que te recomiendo que hagas este análisis ya que  el mercado varía constantemente.

Cabe señalar que un estudio de mercado no es invitar a  tus amigos a un café y preguntar que opinan del negocio, nadie se atreve a decirle a una madre que su bebé esta bien feo, cuando menos decimos que es simpático o que tiene una linda personalidad.

4) Reorienta tus objetivos:

Una vez hayas tomado tu tiempo para aceptar el fracaso y hayas hecho un análisis completo de la situación debes de reorientar tus objetivos, los cuales deben ser SMART, lo que significa que deben ser Específicos, Medibles, Alcanzables, Orientados a resultados y con un Tiempo límite para su ejecución.

5) No tengas miedo:

Se que el miedo al fracaso es uno de los factores que nos limitan y nos detienen a la hora de avanzar, por lo tanto te digo: suelta ese miedo y libérate, inténtalo de nuevo y sigue luchando, porque recuerda que “el fracaso es la oportunidad de empezar de nuevo con más inteligencia” (Henry Ford).

Lra Murillo

Email: lra.murillo3@gmail.com

Realizarnos derrumbando el fracaso

 Por: César Taborda A.

¿Es posible eliminar el fracaso?, Todos sin excepción hemos experimentado una de las sensaciones más crueles y thumb-440352_960_720difíciles de superar en la vida ¡El fracaso o el mismo temor a este!, por lo general las personas acostumbran apagar la luz de sus sueños a la primer caída, o por haberse adentrado en un sitio sin salida, llenando su mentalidad de miedos y desplazando esos sueños a un costado, situación que los lleva generalmente a ver todo lo que emprenden con limitación y dificultad en lugar de verlo como oportunidad y logro, es tortuoso saber que este nos inmoviliza y disminuye en diferentes aspectos, tanto en nuestras capacidades personales como nuestra calidad de vida, pero lo positivo de todas estas difíciles experiencias es que el mismo FRACASO nos lleva a vivir y determinar que en nosotros mismos esta la capacidad de derrotarlo o superarlo.

Cuando la persona fracasa, por simple instinto de supervivencia se queda quieto, deja de actuar, buscar e intentar los objetivos que pretende conseguir, pero realmente, cuando se entra en esa etapa de “autoprotección” lo que se logra es simplemente incrementar los problemas y la sensación de derrota en sí mismo.

Cada ser humano tiene la capacidad de decidir cómo quiere llevar su camino e impulsar su vida, es posible caminar con la mirada baja,  clavada al suelo o por el contrario, siempre tener la frente en alto y visualizar desde nuestro interior lo que queremos percibir, lograr y encontrar en cada paso dado, cuando se camina con la mirada puesta en los objetivos es más fácil determinar las decisiones que se deben tomar y a su vez subir cada escalón de aquello que buscamos lograr con mayor seguridad, puesto que es claro que atajos jamás encontraremos para lograr lo que queremos, siempre es necesario llevar a cabo una amplia dosis de esfuerzo, sacrificio, búsqueda continua, empeño y credibilidad en lo que hacemos, el poeta Antonio Machado dijo; “Caminante no hay camino, se hace camino al andar”, y realmente es en ello en lo que debemos poner nuestro empeño, pues cada proyecto emprendido posee riesgos y a su vez posibilidades que nos permitirán fracasar o por el contrario triunfar rotundamente en nuestra vida, a continuación veremos algunas característica del fracaso y como determinarlo:

  • El fracaso es estancamiento disfrazado en miedos, temor a la crítica, temor a perder.
  • Para superar el fracaso, es necesario identificar cuáles son mis miedos, una vez tenga esto claro, puedo impulsarme con métodos que me permitan enfrentarlos y derrumbarlos.
  • El temor a fracasar paraliza.
  • La parálisis conduce a la inacción.
  • La inacción genera una baja en la autoestima y la autoestima baja te lleva nuevamente al miedo.

Todos sabemos que la vida tiene un sentido, y ese sentido se lo da cada uno, con sus acciones, sueños, proyectos y emprendimiento, pero también es inherente a esto evitar personas toxicas, que siempre ven errores y derrotas en donde hay grandes oportunidades, ellos te consumen energéticamente y te llevan a un abismo de tristeza, desolación, fracaso y auto destrucción por medio de excusas y miedos, inyectando desconfianza en cada decisión y paso que se da, y convirtiendo a una persona ampliamente capacitada en alguien vulnerable y lleno de temores y vacíos.

Encontrarse en un círculo vicioso, tóxico y con personas que siempre ven errores, siempre será más difícil pretender dar los primeros pasos para lograr lo soñado, se convierte en una completa odisea, es ahí entonces, cuando lograr lo esperado se vuelve una carga pesada y desgastante, donde se pierde la magia, e intentar subir cada escalón del triunfo deja de tener los ingredientes mágicos como la esperanza, el amor por esos sueños y la realización.

Los retos son los que hacen la vida interesante: superarlos es lo que hace que tenga sentido.

(Joshua J. Marine)

César Taborda (Ctabag)

Email: cemar1987@gmail.com

Twitter: @cesartagudelo

LinkedIn: Cesar (Ctabag09) Taborda

Facebook: César Taborda Agudelo – Emprendedor

Web: gdsa2013.blogspot.com

La Nueva Ruta del Empleo Radio – Costa Rica

Estas semanas por las fiestas de fin de año no tuvimos programas en vivo de La Nueva Ruta del Empleo Radio en Costa Rica, sin embargo, te compartimos hoy nuevamente el programa especial de primer aniversario realizado el pasado 3 de diciembre. Hablamos sobre el éxito y el fracaso, temas importantes para tener presente en este nuevo año.

La Nueva Ruta del Empleo Radio – Costa Rica

En nuestro programa de radio de La Nueva Ruta del Empleo Costa Rica celebramos ya un año de estar al aire, compartiendo información e ideas para todos los ruteros que nos acompañan semanalmente, por medio de entrevistas y análisis con los invitados que nos han acompañado.

En este programa especial reflexionamos sobre el éxito y el fracaso con los ruteros Julia Bremner, Adriana Bogantes, Minor Arias y Alister Neira. También tuvimos un saludo de nuestro director en España, José Ramón Villaverde, y de nuestra amiga y colega rutera Mercedes Romero.

La Nueva Ruta del Empleo Radio Costa Rica es conducido por Fabrizzio Ponce y se transmite todos los jueves a partir de las 17:00 hora centroamericana a través de Radio Costa Rica 930 AM, Canal 54 y http://www.radiocr.net