Talento sin gestionar = Marca blanda

¿De los que están en un escaparate con su nombre? O ¿De los que están en un escaparate con el nombre de la compañía?

“¿Para qué voy a estar en el mundo digital? Tengo trabajo, nadie me va a googlear”
Es el pensamiento que solemos tener cuando estamos seguros dentro de una organización.

Actualmente, no hay nada seguro en el mundo laboral.

¿De los que están en un escaparate con su nombre? O ¿De los que están en un escaparate con el nombre de la compañía?

“¿Para qué voy a estar en el mundo digital? Tengo trabajo, nadie me va a googlear”

Es el pensamiento que solemos tener cuando estamos seguros dentro de una organización.

Actualmente, no hay nada seguro en el mundo laboral. Es por eso que no sólo debemos gestionar nuestro talento, como un hábito, en una situación de búsqueda de empleo sino como un hábito para que nuestro perfil profesional sea más enriquecedor, para nuestra empresa, y más atractivo para otras.

Un hábito, no para conseguir resultados a corto plazo y conseguir un empleo, también para mantener una relación laboral en la que estamos desarrollándonos y queremos seguir haciéndolo.

Además, cuando trabajamos en el mundo 2.0, desde las cuentas digitales de una organización, no reluce nuestro talento sino que lo estamos haciendo bajo unas directrices. En ese momento somos una marca blanca.

No hay que dejar nuestra huella personal y digital en desuso ya que seguir realizando nuestro branding personal nos podrá convertir en un profesional de nuestro sector, algo que, consecuentemente, puede reportar más opciones laborales. Estas opciones harán más enriquecedor no sólo nuestro perfil sino la reputación de nuestra organización.

¿Por qué?

Porque si nuestro perfil disfruta de ofertas de trabajo y la organización es consciente, esta última retendrá nuestro talento y sabrá que elegimos estar ahí sabiendo que podríamos estar en otro lugar.

Las compañías siguen evolucionando en cuanto a la flexibilidad que dan a sus empleados y la transparencia de la misma en la web 2.0. Aumentan las compañías que apuestan por la conservación de la identidad individual de sus empleados. Por lo tanto, nos encontramos con que la Web 2.0 es un enorme escaparate lleno de atractivos perfiles profesionales para nuestras compañías. Sabiendo todo ello, son las mismas “poseedoras” de dicho talento las que van a apostar por retener perfiles que, expuestos en su escaparate, sean más apetecibles.

En otras palabras, no sólo hay que diferenciarse y posicionarse en el mercado laboral, también dentro de la empresa en la que trabajamos. Diferenciemos nuestra marca en la Web 2.0 para que, posteriormente, la compañía se beneficie con una imagen positiva y fiel de sus empleados en el mundo digital.

La marca no es otra cosa que una competencia personal: actitud y constancia.

Fuente: La Nueva Ruta del Empleo

¿Te atreves a decir “pues mirá, no lo sé”?

know-1082654_960_720

Ayer estuve leyendo un rato el libro “No es lo mismo” de Miriam Ortíz y Silvia Guarnieri. Es uno de los muchos libros que sobre coaching hay en el mercado, aunque éste en concreto me gusta porque se centra en aspectos y ejemplos determinados que se puede encontrar un coach cuando realiza su trabajo (1).

Una de las posibles situaciones que describen es cuando el coachee (persona que se beneficia del coaching), declara ser incapaz de decir “no lo sé” a ciertas personas y en ciertos momentos. Qué situación tan estresante y tensa, cuando queremos demostrar a alguien que lo tenemos todo controlado, cuando queremos tener todos los cabos atados, que no se nos escape nada, no sea que vayamos a quedar en ridículo, nos critiquen, nos rechacen, perdamos el prestigio, o incluso nos echen del trabajo, o si se trata de una entrevista de trabajo, que no nos contraten. En resumen, qué pánico a tener que decir “No lo sé”, “Ese es un dato que desconozco/que no tengo en este momento”…etc.

En realidad, tal y como explican Miriam y Silvia en su libro, declarar que algo no se sabe ante un jefe, ante un subordinado, ante un entrevistador, ante un comité de dirección, ante un erudito en cierta materia, no tiene necesariamente que tener como consecuencia un rechazo o burla por su parte. Al contrario, dependiendo de cómo nos justifiquemos podemos hasta demostrar una buena cualidad, la humildad, y con ella transmitimos mensajes como: “Admito que hay cosas que no sé” y/ó “Necesito tu ayuda” y/ó “Tú tienes conocimientos y habilidades de los que yo puedo aprender” y/ó “Admiro esas cualidades que veo en ti, eres un modelo para mi” etc, etc.

Lógicamente a ciertas situaciones como una reunión del comité de dirección, a una entrevista de trabajo, o a una presentación debemos ir lo mejor preparados posible. Lo contrario sí que demostraría ignorancia y/o dejadez. Pero admitir que no tenemos ciertos datos o que en nuestra preparación hemos cometido algún error, pero que vamos a hacer lo que esté en nuestra mano para solucionarlo, no tiene por qué dejarnos en mal lugar.

Otro grave error que se comete a veces, es dejar de hacer preguntas por miedo a que piensen que ya deberíamos conocer la respuesta. Por ejemplo, en una reunión con el jefe, en la que nos está explicando cómo desea que se haga alguna cosa. No preguntar acerca de algo que no nos haya quedado claro en el momento oportuno, puede traer como consecuencia que desempeñemos mal una tarea por no haber entendido adecuadamente la información/petición, y en ese caso sí que vamos a quedar realmente mal.

En este punto me parece interesante recordar a Sócrates, ese filósofo al que admiro profundamente desde siempre. Me encanta su declaración “Yo sólo sé que no sé nada”, o “la verdadera sabiduría está en reconocer la propia ignorancia”. Y si esto lo dice un sabio como él… ¡habrá que hacerle caso!.

Por tanto, amigo, tranquilo si algo desconoces. Nadie sabe absolutamente de todo en ésta vida. Y algo que te recomiendo es que si en algún momento alguien deja de apreciarte porque “no sabes”, tal vez debas replantearte seriamente si esa relación te interesa. Porque probablemente se trate de alguien que nunca esté contento con lo que hagas o digas, y por lo tanto que no te valora en justa medida.  La persona que realmente nos aprecie nos facilitará el aprendizaje, en lugar de darnos de lado por nuestra puntual ignorancia.

(1) “No es lo mismo” – Miriam Ortíz de Zárate y Silvia Guarnieri. Editoral LID – 2010

Fuente: La Nueva Ruta del Empleo

Vigilancia tecnológica y competitividad laboral

businessmen-246747_960_720

Por: César A. Taborda Agudelo

A medida que pasa el tiempo, en el mundo se dan cambios y factores puntuales en las sociedades industrializadas, donde ocurren cambios constantes en los distintos ámbitos: sociales, económicos y culturales, los cuales impactan de manera directa distintos aspectos del ser humano. Lo anterior conlleva a moldear y modificar los estilos de vida, relaciones sociales y vínculos laborales que anteriormente eran constantemente estables.

Comprendiendo este escenario, la globalización necesita de personas supremamente eficaces, comprometidas, dinámicas y seguras de sí mismas, las cuales tengan la capacidad de adaptarse de manera constante a los diversos cambios que la tecnología y los diferentes frentes organizacionales obligan.

Sin embargo, la dinámica de la vida y todo lo que esta compone, está inmersa en un mar de situaciones que ponen a prueba los conocimientos, actitudes y aptitudes de los individuos, y es ahí, donde en muchas ocasiones las personas se auto-evalúan y analizan para determinar los factores y situaciones que les permitirá salir de su zona de confort, por lo general, encontrarse en una zona de confort permite constante seguridad, conformismo y poco esfuerzo para la consecución de objetivos, pero esa comodidad en la actualidad, esta mandada a recoger, debido a los múltiples cambios que las sociedades presentan día a día y que son, así no lo queramos, los cambios que nos exigen mejorar a cada instante y a su vez, generar nuevos conocimientos, conceptos, investigaciones y soluciones a problemáticas generalizadas de nuestra sociedad.

Sin embargo, para las organizaciones es algo demasiado complejo comprender el ‘por qué’ del comportamiento de algunos de sus empleados, cuando se comienzan a abrir una brecha entre lo que se hace en sus actividades diarias y lo que se aporta por su conceptualización, formación y aprendizaje continuo, se entra en un estado de desinterés y frialdad para con los procesos de la compañía y de paso, se cierran puertas de crecimiento y desarrollo tanto personal como profesional. Pero vale la pena mencionar que no solo las personas son culpables de esta disminución y poco interés generalizado, es una situación donde se da en un alto grado porcentual por las empresas, puesto que estas, (hablo de algunas), generan muy poca motivación en sus empleados, gracias al desinterés, nulos procesos de capacitación y continuos desaires para con los empleados y sus aportes, que así sean muy simples, son importante para cada individuo y para los procesos organizacionales.

Independiente de los réditos económicos que las personas recibimos por nuestras habilidades, lo primero que un empleado busca en una empresa es “seguridad”, pero al obtenerlo, el empleado suele comenzar a cambiar su perspectiva, y ver sus actividades y aportes a la organización como algo forzoso, lleno de altibajos, baja iniciativa y motivación, chismes de pasillo tanto entre compañeros como jefes y demás y como parte final, siempre verá las limitaciones propias y de la organización sin tener la más mínima capacidad e intención de ver oportunidades. De acuerdo a lo anterior, entender que estamos en la era del conocimiento, donde la vigilancia tecnológica hace parte del día a día tanto en las empresas como en las personas y que gracias a ello se consigue crecimiento económico, profesional, personal, social y que no sólo es esto, sino que se puede ser más competitivo en todas las áreas, obliga a que cada individuo se examine y desarrolle sus propias capacidades, esto para evitar quedar rezagado en el olvido de una alta competencia laboral, donde debes estar ampliamente comprometido y capacitado, de lo contrario será muy complejo ser competitivo en el mercado.

César Taborda (Ctabag)

Email: cemar1987@gmail.com

Twitter: @cesartagudelo

LinkedIn: Cesar (Ctabag09) Taborda

Facebook: César Taborda Agudelo – Emprendedor

Web: gdsa2013.blogspot.com

¡Ojo con el coaching!

speakers-414561_960_720

Vaya por delante que no soy un escéptico en lo que al coaching se refiere. En absoluto me parece que sea una disciplina prescindible. Más bien al contrario, cuanto más investigo y me formo en el tema, más convencido estoy de su gran utilidad.

Sin embargo, precisamente por haber profundizado en los últimos tiempos en esta materia, aprovechando cualquier oportunidad para intercambiar opiniones con profesionales que acumulan mucho más conocimiento que yo en estas técnicas, considero que, tal y como se está planteando, hay ciertos peligros que pueden hacer que el coach cause serios daños en sus coachees.

No hay que olvidar que la herramienta se centra en las personas, por lo que cualquier mal uso de la misma podría llegar a perjudicar muy seriamente a los sujetos “pacientes”/“clientes” (cuanto más lo pienso, menos claro tengo si en coaching es más apropiado llamarlos de una manera o de la otra).

Digamos que, en mi opinión, hay ciertas premisas que, de seguir tomándose como se hace en la actualidad, podrían hacer que esta profesión, en el mejor de los casos, forjase un enorme desprestigio. Sin embargo, esta situación sería una auténtica lástima, porque son muchos los que perderían la oportunidad de desarrollarse a partir de las técnicas utilizadas.

Un primer defecto de forma que veo en el planteamiento del coaching es que, a pesar de basarse en modelos teóricos procedentes de otros ámbitos, no ha querido posicionarse en paralelo a ninguna otra disciplina profesional. Al tratarse de estrategias focalizadas en el crecimiento personal del coachee, podría haber tenido sentido alinearse junto a otras especialidades como la psicología, psiquiatría, sociología,… básicamente, cualquier rama que tenga como foco el trabajo sobre las personas.

Sin embargo, no es infrecuente encontrar afirmaciones como “cualquiera puede hacer coaching”. Pues lamentándolo mucho, NO. Para ser coach hay que tener una gran capacidad para empatizar con los demás, pero sin juzgar (con lo que nos gusta poner etiquetas), y sin ver afectado nuestro criterio por prejuicios, sentimientos, estado de ánimo,… Vamos, las capacidades que se le exigen a un coach, como se ve, no son poca cosa. Creo que no es mucho pedir que, al igual que un filólogo no se mete a construir puentes, alguien que quiere ayudar profesionalmente a las personas atesore un bagaje formativo y profesional también orientado a estas.

Pero además, considero que, en aras de conseguir un resultado óptimo, un coach no puede ser alguien tan sólo “formado” en la disciplina. Por más vueltas que le doy, se me antoja muy complicado que una persona demasiado joven, sin apenas experiencia, no ya profesional sino incluso vital, pueda ayudar a nadie a encontrar su camino. Cierto es que para que el coaching fluya hay que huir del afán intervencionista que tenemos todos: lo primero que hacemos siempre es dar consejos, y lo segundo, informarnos bien sobre aquello en lo que hemos aconsejado (paradojas del ser humano). Pero de no aconsejar, a no saber qué comportamientos pueden ser más eficientes y cuáles menos para determinadas circunstancias, va un mundo, pero un mundo de tinieblas. ¿Y si ayudamos a nuestro coachee a elegir su camino pero resulta que se ha ido “por los cerros de Úbeda”? Si no lo sabemos, no sólo no le habremos ayudado, sino que habremos contribuido a convertir su existencia en un laberinto indescifrable cada vez que afronte situaciones similares a las que hemos tratado de corregir.

Son sólo unos pequeños matices respecto a lo que considero están siendo errores de base a la hora de ejercer la profesión, pero no olvidemos que en el coaching existe otro personajes, el coachee, para el que también habría que gestionar ciertos aspectos.

No todo el mundo puede ser coachee. En el camino del desarrollo personal y profesional tenemos que hacer una profunda introspección, que nos llevará a descubrir muchas cosas sobre nosotros mismos que ni siquiera nos habíamos planteado. Pues bien, estas cosas que descubrimos pueden no ser del todo satisfactorias, y por lo tanto, quizá el descubridor no tenga la madurez personal suficiente para afrontarlas aún.

Así pues, si juntamos a un coachee inmaduro (por la razón que sea, edad, conocimientos, experiencias,…) junto a un coach sin una excelente capacidad para empatizar, con pocas vivencias (lo mismo, puede ser simplemente por edad),… imaginemos el resultado.

Se está poniendo muy de moda la idea de que el coaching puede aplicarse casi en cualquier entorno. Pues bien, más allá de consideraciones más profundas, la verdad es que utilizarlo, por ejemplo, con adolescentes y jóvenes adultos, puede ser bastante contraproducente, al menos si se aplica el coaching tal y como pretende, con un intervencionismo nulo.

Siendo realistas, un adolescente necesita consejo, y un joven adulto necesita apoyarse en las experiencias de sus seniors. Luego es cierto que lo óptimo será dejarles equivocarse, incluso en lo que ya les hemos advertido. Esto es difícil, nos cuesta decirle a nuestros hijos lo que deben hacer y luego permitirles que hagan lo que estimen oportuno. Pero ¿de qué nos sirve nuestra experiencia si no es para transmitirla a aquellos que todavía no han tenido oportunidad de vivir lo que ya hemos vivido nosotros?

Por lo tanto, con estos perfiles puede hacerse coaching, pero por decirlo de alguna manera (los muy estrictos dirán que esto que propongo no es coaching), sería bueno “descafeinarlo”: presentemos nuestro know how, dejemos que elijan, y si hacen lo mismo que les hemos advertido que es un error, por lo menos no se hundirán, ya que sabrán que conocen a alguien (su coach) que sabe cómo salir de ese pozo en el que se han metido.

En conclusión, y al hilo de lo que he mencionado al inicio del post, considero que el coaching es una muy buena estrategia dependiendo de quiénes sean sus actores, coach y coachee, pero también de cómo se aplique en función de estos.

Como todas las actividades encaminadas al desarrollo personal y a la resolución de conflictos internos (formación, psicoterapia,…), el único requisito debería ser utilizar el coaching con la máxima responsabilidad.

Fuente: La Nueva Ruta del Empleo

Las cuatro tendencias que se plantean como desafíos para las empresas

chess-pieces-1463642616t89

Las necesidades de talento interno en las empresas, desde un punto de vista de cambio de paradigmas y evolución, exponen las cuatro tendencias que se plantean como desafíos para quienes llevan adelante la gestión de cambio organizacional.

Las cuatro tendencias que se plantean como desafíos son las siguientes:

  • Potenciar la inteligencia colectiva a través de entornos y equipos colaborativos para favorecer la colaboración y el apoyo mutuo.
  • Impulsar la creatividad y la innovación a través de técnicas, dinámicas de grupo y aprendizajes que desarrollen la creatividad para la resolución de conflictos, como para el rediseño de productos y servicios.
  • Desarrollar la motivación suficiente en las personas de su equipo, a través de nuevas formas de relacionarse para impedir que se apague el motor que los impulsa a creer en sí mismos y a confiar en sus posibilidades, a actuar, a moverse, a mantenerse en la ruta aunque aún no sea visible la meta.
  • Entusiasmar al equipo con una misión compartida mediante un mix de diversos recursos que faciliten el logro de los objetivos y desarrollo organizacional, tales como: el coaching de equipos; metodologías basadas en la fortalezas (world Cafe, Future Search, Open Space) y con aquellos que tengan en cuenta el ritmo de cada una de las personas y el contexto de la empresa

Fuente: La Nueva Ruta del Empleo Argentina

Empresas pet-friendly

weos-dublin

Tu empresa, ¿es una empresa “Pet-Friendly”?. Si tu respuesta es  SÍ, ya sabrás de que te estoy hablando, pero en el caso de NO, no dejes de leer este artículo.

Hace unos días viendo el programa “El encantador de perros” de César Millan, colaboraba con los trabajadores de una empresa que tenían perros y los llevaban consigo al trabajo. El mero hecho de acudir con tu perro a tu lugar de trabajo me resultó chocante y a la vez curioso. Yo misma soy una gran amante de los animales, y en mi vida siempre han estado presentes los perros y gatos como mis más queridas mascotas y “amigos”.

Siempre he sentido que el tiempo que paso con mis queridos “amigos” son muy importantes en mi vida, ya que me proporcionan una gran fuente de placer y cariño sincero. Seguramente, haya personas que me comprendan y otras que no lo entiendan.  Pero, aun así, vamos a intentar ofrecer a todos estos escépticos lo que una mascota puede beneficiarnos, no solo a nivel personal sino también laboral.

En España esta práctica de acudir con tu perro a la oficina se sale fuera de lo común, mientras que si nos desplazamos a Estados Unidos veremos que esta práctica se encuentra totalmente asentada e incluso tienen un dia designado específicamente para esa práctica. Ese día es el  24 de junio y esta iniciativa tiene el nombre de Take you dog to work today”.   

Google, Amazon,  Ben & Jerrys, Etsy, Procter & Gamble o el mismísimo Congreso de Washington son algunos de las empresas y organismos que permiten, promueven y llevan a cabo esta iniciativa.

En España, ha sido la empresa Affinitty compañía líder en alimentación para perros y gatos, ubicada en Barcelona; quienes también se han sumado a esta iniciativa. Pero tampoco es la única. Si nos ponemos a indagar un poco encontramos webs que promueven y publicitan a aquellas empresas que son partícipes de esta iniciativa.

Pero, ¿cuáles son los beneficios de llevar a nuestro perro con nosotros a nuestro lugar de trabajo?

Algunos de estos beneficios son:

  • Mejora del clima laboral
  • Disminución de la ansiedad y el estrés
  • Fomento de la creatividad
  • Mejora de la salud física, dado que ayuda a regular la tensión arterial al acariciarlos.
  • Aumento de la productividad laboral
  • Aumento del grado de satisfacción laboral
  • Mejora de las habilidades sociales y comunicativas
  • Mejora en la expresión y regulación de las emociones
  • Aumento en la liberación de oxitocina, llamada la hormona del amor o de la unión; y que ayuda a reducir la producción excesiva de las hormonas del estrés, cortisol e insulina.

Aquellas empresas que dan la bienvenida a los perros a sus instalaciones deben seguir una serie de recomendaciones:

  • Diseñar zonas libres de animales, para dar también cabida a aquellas personas que no comparten dentro de la empresa esta iniciativa, y así no se sientan ni ofendidos ni molestos.
  • Ser cuidadosos con la higiene de nuestro amigos perrunos
  • Asegurarse de que el perro está a gusto y disfruta de su estancia en la oficina. Algunos animales pueden no sentirse cómodos en estas situaciones.
  • Llevar juguetes u otros objetos para que los perros puedan estar entretenidos.
  • Y por supuesto, los dueños deben comprometerse a sacarlos a pasear.

Y ahora, ¿te animas a ser un Pet-Friendly?

Fuente: La Nueva Ruta del Empleo

La Nueva Ruta del Empleo Radio – Costa Rica

En nuestro programa más reciente de La Nueva Ruta del Empleo Costa Rica conversamos sobre la inteligencia emocional y sus aplicaciones en la organización, con la ayuda de Fabrizzio Ponce, nuestro director en Costa Rica.

La Nueva Ruta del Empleo Costa Rica se transmite en vivo los jueves a las 5:00 pm por Radio Costa Rica 930 AM y por internet en http://www.radiocr.net, con posterior retransmisión en diferido por Canal 19.

¿Buscas ser infeliz en el trabajo?

uitgeput

Desde pequeños nos enseñan a ser felices en todas las facetas de nuestra vida, pero ¿alguien querrá ser infeliz en el trabajo?

 

Como dijo Corneille “Nunca disfrutamos de una felicidad perfecta. Los acontecimientos más afortunados se nos aparecen mezclados de tristeza. Siempre existen inquietudes que turban la realidad de nuestra satisfacción”.

 

Quizás por envidia, por querer ser y vivir la vida de los demás…, pero en ocasiones no llegamos a obtener una felicidad plena. Si quieres seguir siendo infeliz te recomiendo que realices las siguientes acciones:

 

– Compárate con los demás. Frústrate con todas las cosas que todavía no llegan a tu vida. Recuerda que el jardín del vecino siempre es más grande y más verde que el tuyo. Si para ti lo que haces o lo que tienes jamás es suficiente; será difícil que puedas respetarte, aprovechar tus recursos, valorar tus propios logros e impulsa  tu historia personal.

– Trata de complacer a los demás antes que a ti. Haz que la opinión de los demás sea lo más importante en tu vida. Permite que el “qué dirán” sea la guía en tus decisiones y tolera todo con tal de guardar las apariencias. Cuando tienes claro lo que buscas en tu vida, no necesitas la aprobación de los que te rodean y puedes desarrollar tu autonomía y autenticidad.

– Laméntate. Enfoca todas las cosas malas que te rodean, e ignora todo lo bueno que tienes en tu vida. Piensa que los malos tiempos llegaron para quedarse brindando por tu negatividad. Recuerda que tu lenguaje crea tu realidad, así que mientras más palabras negativas uses en tu habla interna, menos podrás detectar las posibilidades de éxito a tu alrededor porque no te dejaran verlas tus propias palabras.

– Bordea tus problemas. No confrontes la adversidad, no luches.  Mejor dale la vuelta a tus problemas y posterga tus sueños o proyectos. Darte por vencido sin intentar nada, y vivir encontrando justificaciones para todo, con el tiempo disminuirá considerablemente tu sensación de orgullo, satisfacción y autoestima.

– Preocúpate por las cosas que aún no suceden. Dale rienda suelta a tu angustia y a tu miedo, permite que te robe la energía del presente todo aquello que aún no ha pasado. Preocúpate en exceso, así comenzarás a pagar los intereses de una deuda de la que tal vez, nunca recibas la factura. El no mantener la perspectiva de las cosas y concentrarse en todo aquello que puede salir mal, te paralizará y te  impedirá tomar decisiones inteligentes.

– Haz las cosas que no deseas. No te permitas brillar, ni hacer lo que más te gusta, no desarrolles tus talentos. Confórmate con lo que haces hoy y tira la toalla de tus metas. Si de verdad deseas desarrollarte,  necesitas identificar tus pasiones e intereses, cultivarlos y dejarlos “florecer”. Trabajar con tus fortalezas es una poderosa estrategia de vida y carrera.

– Mantén tus relaciones con personas tóxicas. Procura mantenerte cerca de las personas que viven de la crítica y el chisme, esos “vampiros de energía” que te hacen sentir mal contigo mismo o que te hacen sentir vacío con sus juicios. Las relaciones positivas son una parte importante de tu bienestar y salud mental, aprende a diferenciarlas de las tóxicas. Rodéate de personas positivas y optimistas.

Cuando te responsabilizas de tu vida y de tus resultados, entiendes que tú tienes el control de la situación. No trates de cambiar a los demás antes de cambiar tú. No busques en otras personas el éxito de tu fracaso.

Fuente: La Nueva Ruta del Empleo

Una vida sin liderazgo – Adiós al éxito

business-graph-failure

Por: Fabrizzio Ponce

Desorganización. Nadie toma decisiones. Cada quien hace lo que les parece ser lo mejor. Eso conduce a conflictos. Luego baja la moral. Y la productividad cae.

Esa parece ser la ruta al desastre. O, como lo hemos descrito en los últimos artículos de esta serie particular, los resultados de una vida sin liderazgo. Con acciones como esas, el adiós al éxito está garantizado.

Sin embargo, es curioso cómo pese a tener tanta información disponible, y según algunos comentarios de investigadores, ser la generación con mayor acceso a ella en la historia, hoy en día siguen existiendo mandos y personas que gestionan el talento humano al mejor estilo del siglo XIX (es una frase de invención propia).

Es muy difícil lograr encontrar un logro destacado sin que medie algún liderazgo. Claro, estamos de acuerdo en que los logros son producto del esfuerzo de dos o más personas que se ponen de acuerdo y deciden luchar y trabajar hasta alcanzar un objetivo común. Esto lo podemos ver en matrimonios, empresas, barrios, hasta en la naturaleza. Sin embargo, siempre existirá un cabecilla, alguien que dirigió los esfuerzos, que motivó. En toda manada siempre hay un líder.

Es por esa razón que se antoja de vital importancia mejorar las habilidades de liderazgo, nuestras y las de nuestra organización. El entorno actual, donde conviven juntas varias generaciones, donde hemos sufrido el desencanto por un liderazgo obsoleto y corrupto, donde la presión y la exigencia por los resultados son abrumadores y propician un estrés diario que nos llevan al límite, más que nunca necesitamos mejores líderes.

Si la vida te llevo a ser líder, no podés conformarte con solo cumplir. Necesitamos aprender a dar más yendo un paso adelante, a guiar y a desarrollar más líderes. Eso es lo que han hecho los grandes líderes a lo largo de la historia, y es lo que necesitamos de los actuales.

Empecemos hoy mismo a ser mejores líderes.

Fabrizzio Ponce

Email: fabrizzioponce@lanuevarutadelempleo.com

Web: www.fabrizzioponce.com

Facebook: Fabrizzio Ponce – Liderazgo y Desarrollo Personal

Twitter: @fabrizzioponce

Cómo gestionar tu incertidumbre financiera

25909404592_b9a0947051_b

Seguramente en alguna ocasión has podido sentir la sensación de no saber qué va a ocurrir con tu economía, si vas a poder hacerte cargo de las cosas que necesitas tanto tú como tu familia, o a lo mejor, incluso te has planteado si ibas a poder alcanzar la meta económica que te habías propuesto. Puede que hayas dudado sobre cuándo terminarían tus problemas económicos o simplemente, que te preguntarás cómo actuar ante una determinada circunstancia económica o cómo tomar una decisión financiera.

Puede que hayas vivido en primera persona alguna de estas situaciones o lo hayas visto en alguien cercano a ti, quizás has vivido todas o tal vez otras que no haya mencionado anteriormente pero que implican y se entremezclan con la palabra incertidumbre.

Estamos pasando un momento en el que las certezas nos quedan lejos, tenemos pocas seguridades y pocas certidumbres. En estas circunstancias debemos estar preparados para saber manejar la incertidumbre económica de la mejor forma posible.

Antes de continuar, hay una cosa que debemos tener presente, el concepto de incertidumbre no va a desaparecer, incertidumbre económica vamos a tener siempre ya que el futuro es incierto, pero lo que sí vamos a trabajar es cómo gestionarla para que no nos haga daño, cómo manejarla emocionalmente y cómo vivir de la mejor forma a su lado.

¿Qué nos provoca una mala gestión de la incertidumbre económica? Ansiedad, angustia, depresión, mal humor, estrés, miedo, etc… Estos factores en nosotros hacen que no podamos tomar decisiones económicas de forma fácil o que nos equivoquemos haciéndolo, que exageremos los problemas, pueden provocar situaciones difíciles en otras áreas de nuestra vida, etc…

¿Qué influye en nuestra gestión de la incertidumbre económica? Nuestra creencias económicas, nuestros aprendizajes, nuestra educación e inteligencia financiera y cómo gestionamos nuestras emociones.

¿Cómo podemos aprender a vivir con incertezas económicas? Te propongo un ejercicio, se trata de dos pasos que te ayudarán a gestionar la incertidumbre:

1. Anticiparnos: En el momento en el que se nos presente un problema o situación que nos provoque malestar relacionado con la incertidumbre y antes de tomar cualquier decisión al respecto de forma precipitada vamos a analizarlo al detalle, es decir, primero veremos si le estamos dando la importancia que se merece, después qué opciones presenta, qué actuaciones pueden llevarse a cabo y qué consecuencias tendrá cualquier decisión que tomes al respecto.

De esta forma, nos habremos anticipado a la situación para poder hacer una valoración más concreta, más acertada y relacionada con nuestras necesidades y preferencias.

2. Establecer nuestro plan de acción: Una vez que hemos tomado la decisión que creemos oportuna gracias a nuestra anticipación, vamos a ver cómo actuaré, cuándo empezaré, qué necesitaré y qué tipo de dificultades podría encontrarme en el camino, así como qué solución podría plantear ante las mismas.

3. Seguimiento: Una vez que tenemos definido nuestro plan de acción, llevaremos a cabo un seguimiento para ver si nuestras decisiones van siendo las correctas o no, de esta forma estaremos a tiempo de modificar aquello con lo que no nos sintamos cómodos o esté fallando.

¿Qué conseguirás con un buen manejo de la incertidumbre? Con la gestión de la incertidumbre económica te sentirás más seguro, con más confianza, tu nivel de bienestar aumentará, con más fuerza y más visión de futuro.

Te animo a que pongas en marcha esta herramienta para poder mejorar tu salud económica, recuerda que la incertidumbre es algo que no podemos hacer desaparecer, pero gestionándola de forma adecuada nos permitirá crecer emocionalmente y ser más inteligentes financieramente.

¡Ánimo y a disfrutarlo!

Fuente: La Nueva Ruta del Empleo