Síndrome del quemado

burnout-1508087_960_720

Por: Laura Murillo

Es un día como cualquier otro y desde la distancia me comunico con una gran amiga que me dice: “No soporto, no puedo disimular mi desdén hacia está empresa, es que  la información que me brindan es irrisoria, me siento desmotivada”.

Esta no es la primera ocasión que la escuchó quejarse de su trabajo y sé que no es porque ella quiera sentirse así, es porque tiene el síndrome del quemado. Si, así como leen, muchos en algún momento de nuestra vida sufrimos el síndrome del quemado o síndrome de Burnout.

Muchas veces el enojo en el burnout está dirigido hacia la empresa o la organización para la que uno trabaja, hacia los clientes para los que uno trabaja, o hacia el más amplio sistema económico y sociopolítico, el problema es que muchos no saben porque se sienten así o que es lo que les pasa.

Es por esto que hoy les deseo hablar un poco de este síndrome y sus síntomas para que a futuro puedan reconocerlo en ustedes mismos.

Agotamiento físico y mental excesivo, desánimo, desmotivacion, cambios de comportamiento “malos modales” hacia los demás o con un trato desagradable, irritabilidad,  baja autoestima,  frustración, depresión y darle poca importancia a todo son síntomas del síndrome del  trabajador quemado o síndrome de  Burnout.

La primera vez que escuche de este tema tenía 21 años y me causó un poco de gracia el nombre, en lo personal (y sin ánimos de ofender o parecer prejuiciosa) pensé que era una forma bonita  de los ricos para decir “no quiero trabajar”.

Pero la verdad es otra, el síndrome de Burnout es algo serio, es una enfermedad que se debe tratar y atender con el cuidado que se merece.

Muchas veces tu puedes sentir esos síntomas y creer que no es nada, sin embargo debes de buscar ayuda profesional por tu bienestar. 

Es más, en países como España, Francia y Alemania, el síndrome de Burnout es motivo de reposo prolongado para algunos trabajadores ya que puede llevar a conductas que pongan en riesgo al trabajador y su desempeño dentro de la organización, y en muchas ocasiones se observa conducta violenta y comportamientos de alto riesgo (como conducción suicida, juegos de azar peligrosos).

Por todas estas razones te recomiendo que prestes atención a tus síntomas en el momento que te sientas cansado de tu trabajo y tomes las medidas necesarias para protegerte a ti y tu familia. 

Lra Murillo

Email: lra.murillo3@gmail.com

Motivación rutera – “I’m not in love”

Por: Dany Murillo

“I’m not in love” (No estoy enamorado) es una canción del grupo de pop rock inglés “10 CC”, incluida en su tercer álbum de estudio llamado “The Original Soundtrack” de 1975.

Fue escrita por Eric Stewart y Graham Gouldman, e incorporó el respaldo de un gran coro sin palabras, que en realidad eran las voces de los 4 miembros del grupo, que fue cuidadosamente construido a partir de lazos de acordes y pistas múltiples (sistema multitrack), y que requirió de 256 grabaciones vocales para completar las exuberantes armonías detrás de la voz de Eric Stewart.

Este efecto de “zumbido celestial” fue pionero y precursor del género “New Age”, que oiríamos años después con artistas como “Enya” o “Jany”.

Sobre la letra, la idea vino de Stewart diciendo a su esposa: “que si él se guardaba el decir «te amo» una y otra vez, no significaba nada, aunque él la amara“. Pero al final terminó siendo una canción de desamor, donde el cantante por despecho u otra razón niega estar enamorado, pero en el fondo él no puede ocultar su sentimiento real y el dolor que siente.

Las voces susurradas de “Quédese callado, los chicos grandes no lloran” son de Kathy Redfern, secretaria del “Strawberry Studios”, y representan la voz interior del personaje, que le incita a reprimir su sentimiento.

Este tema llegó a ocupar el primer lugar en Canadá, Irlanda y el Reino Unido, y el #2 en Billboard en los EEUU, siendo para el grupo su mayor éxito en listas.

Tener la capacidad de adecuar nuestras emociones en un contexto es positivo, pero reprimir continuamente nuestros sentimientos nos puede conducir a un trastorno psicológico negativo, que tarde o temprano nos traerá consecuencias.

VIDEO CON VERSIÓN ORIGINAL: https://www.youtube.com/watch?v=STugQ0X1NoI&feature=youtu.be

10CC_-_TopPop_1974_4

Dany Murillo
Email: dr.danilomurillo@hotmail.com

La Nueva Ruta del Empleo Radio – Costa Rica

En nuestro programa más reciente de La Nueva Ruta del Empleo Costa Rica conversamos sobre la inteligencia emocional y sus aplicaciones en la organización, con la ayuda de Fabrizzio Ponce, nuestro director en Costa Rica.

La Nueva Ruta del Empleo Costa Rica se transmite en vivo los jueves a las 5:00 pm por Radio Costa Rica 930 AM y por internet en http://www.radiocr.net, con posterior retransmisión en diferido por Canal 19.

Inteligencia emocional y liderazgo

heart-1745300_960_720

En las dos últimas décadas hemos comenzado a entender a nuestro cerebro como un órgano emocionalmente inteligente y, que la inteligencia no es algo inmutable. La base de nuestros pensamientos son las emociones y, sin estas emociones no estamos totalmente educados y por lo tanto, no seríamos tan inteligentes.

Esta nueva forma de ver y sentir la inteligencia no es una moda, es una nueva forma de entenderla y, ha venido a quedarse, porque somos seres emocionales.

Siempre nos han enseñado a reprimir nuestras emociones, a mas duros pareciéramos hacia el exterior, más protegidos nos ha hacia sentir nuestro entorno. Las emociones no son un lujo biológico, no son esas cosas que puedo reprimir siempre. Podemos hacer mucho con esas emociones universales y que la frase “Yo soy como soy”, puede cambiar.

En la sociedad al igual que en las organizaciones, en cualquier ámbito donde esté inmerso el individuo, es de gran relevancia la función que ejerce el liderazgo en las relaciones.

El liderazgo es esa habilidad personal que a través de la inteligencia emocional proporciona grandes herramientas relacionadas con capacidades emocionales como el autoconocimiento, la autorregulación, la motivación, que permiten crear ambientes armónicos orientados hacia el logro.

El ejercicio del liderazgo implica empatía, es decir, gestionar las emociones propias como las ajenas, a través del uso de la inteligencia emocional. Esta manera de proceder genera cambios en las organizaciones que permiten plantear quejas como críticas útiles, crear una atmósfera de colaboración entre los seguidores, trabajar eficazmente en equipo, enfrentar retos, adaptarse a los cambios, etc.

La empatía consiste en un sentimiento de corresponsabilidad, es decir, ser empático implica que me resulta muy difícil hacerte daño, porque si te hago daño, tú me contagias tu dolor.

La capacidad de relacionarse con las personas a través de la preocupación hacia ellas, colaboración, ayuda, desarrollo del consenso, redes de comunicación, a través de esta variable que adquiere mayor relevancia para las organizaciones: la inteligencia emocional. Esta influye en la toma de decisiones, relaciones de confianza, trabajo en equipo, lealtad, creatividad, innovación, comunicación y en la forma de liderazgo.

En consecuencia, el liderazgo definido como proceso que implica influir en los demás y la capacidad para tomar decisiones en el momento oportuno, se plantea también como una habilidad que se desarrolla en la medida en que el individuo cultiva la autoconfianza, el autocontrol y la perseverancia.

Desde esta perspectiva, de acuerdo con los planteamientos de Goleman, la inteligencia emocional contribuye con el éxito del líder, ya que a través de las habilidades personales y sociales, los líderes pueden despertar en los seguidores entusiasmo y movilizarlos a donde se desee, encausando las emociones de cada uno de los individuos, de tal forma que el funcionamiento del grupo alcance cuotas elevadas de integración.

El término Inteligencia Emocional es definido por Goleman (1999) como “la capacidad de reconocer nuestros propios sentimientos y los ajenos, de motivarnos y de manejar bien las emociones en nosotros mismos y en nuestras relaciones” (p. 385) La habilidad emocional es muy importante en el liderazgo, ya que nuestras aptitudes personales y sociales constituyen la mayor parte de los ingredientes que llevan a la excelencia laboral y muy especialmente, al liderazgo.

Podemos tener un impacto sobre los demás si sabemos gestionar nuestras emociones.

Me gustaría saber que opinas de esta afirmación y, para ello tienes mi consultorio abierto.

Espero vuestras opiniones, reflexiones y comentarios.

Lidera tu Inteligencia Emocional.

Fuente: La Nueva Ruta del Empleo

Una desintoxicación emocional

unnamed

 

Por: César Taborda A.

Según la Organización Mundial de la Salud, el 90% de las enfermedades surgen principalmente en los pensamientos, donde se lleva a cabo un efecto devastador gracias al rencor, orgullo y las distintas emociones que poco a poco disminuyen la tranquilidad de las personas.

Y es que es cierto que en momentos donde estamos alegres, nuestra salud puede estar reluciente y positiva, mientras que en aquellos momentos donde sentimos rencor o cualquier tipo de emoción negativa, nuestros sentimientos y comportamientos afectan directamente en nuestro cuerpo y estado anímico, lo cual ataca de manera directa en nuestro organismo.

Aferrarnos a resentimientos y sufrimientos es la situación más impactante en los resultados de cada uno de nuestros acontecimientos, lo cual se da cuando los demás no actúan como esperamos que lo hagan, y para contrarrestar tales situaciones es fundamental aprender a perdonar y perdonarte, viendo la vida de otra manera, pues es de esta forma donde podemos identificar que nosotros nos cuestionamos por cualquier situación, como lo dice Facundo Cabral:

Perdónate a ti mismo y perdona a todos, no hay liberación más grande que el perdón; no hay nada como vivir sin enemigos. Nada peor para la cabeza, y por lo tanto para el cuerpo, que el miedo, la culpa, el resentimiento y la crítica (agotadora y vana tarea), que te hace juez y cómplice de lo que disgusta”.

En nosotros los seres humanos existe una enfermedad llamada orgullo, esa misma que no permite tener tranquilidad ni crecer como individualidad y como unidad, son creencias (basura) que la sociedad nos hace desarrollar y que no son para nada edificantes al momento de obtener desarrollo como sociedad.

Cuando una persona perdona, de inmediato genera un auto-perdón, seguidamente el orgullo se debilita y disminuye y a su vez genera desarrollo en su entorno y su individualidad.

Finalmente comprendamos que no son las situaciones las que nos afectan, sino la forma como las interpretamos.

César Taborda (Ctabag)

Email: cemar1987@gmail.com

Twitter: @cesartagudelo

LinkedIn: Cesar (Ctabag09) Taborda

Facebook: César Taborda Agudelo – Emprendedor

Web: gdsa2013.blogspot.com

La Nueva Ruta del Empleo Radio – Costa Rica

En nuestro programa más reciente nos acompañó César Taborda @cesartagudelo desde Colombia, quien nos habló de la inteligencia emocional. También hablamos sobre algunos temas relacionados con la zona de confort.

El programa es conducido por Fabrizzio Ponce y se transmite todos los jueves a las 5:00 pm por Radio Costa Rica 930 AM, por internet en http://www.radiocr.net y en diferido los fines de semana a través de Canal 19.

Inteligencia Emocional, un camino a las relaciones exitosas

brain-494152_960_720

Por: César Taborda A.

Cuando hablamos de equipos, utilizamos términos complejos y que llevan en su esencia infinidad de comportamientos, actitudes, aptitudes y destrezas. Puesto que comprender que un equipo es, desde el punto de vista humano, personas unidas buscando conjuntamente el mismo fin, es decir, objetivos comunes que permitan el establecimiento de metas y una adecuada interacción entre ellos para lograrlo, sin embargo, es infalible comprender que no todo grupo constituye un equipo, lo cual se puede dar de manera constante dentro de las organizaciones e incluso en nuestra vida diaria y personal.

Un equipo hace las veces de un ente social, laboral y humano que interviene positiva o negativamente en un entorno, lo cual puede ser beneficioso o problemático para una sociedad, a su vez la inteligencia emocional permitirá derrumbar paradigmas y posibilitará el logro de los resultados que le importan de manera directa al equipo.

Para que un equipo tenga ese título altamente significativo, debe valerse de un mecanismo altamente influyente conocido como la Inteligencia Emocional, podemos decir que es un proceso enteramente emocional y es posible desarrollarse por medio de vivencias y sensaciones, pero todo será parte fundamental de la voluntad equipera.

Como lo dice Daniel Goleman en su libro, Inteligencia Emocional, “la inteligencia emocional aporta, con mucha diferencia, la clase de cualidades que más nos ayudan a convertirnos en auténticos seres humanos” (Goleman), yo alcanzaría considerar que es la herramienta más importante que puede desarrollar el ser humano desde su niñez y con la cual logrará definir su modo de comportamiento ante una sociedad en especial, puesto que todos los seres humanos dependemos de esta para relacionarnos, conocernos y llevar a cabo nuestras funciones básicas en los distintos niveles de nuestra vida; familiar, laboral, formativo y comportamental.

Cuando comprendemos la inteligencia emocional con sus diferenciadores aportes sociales, comprendemos también que nos permitirá destruir o controlar esos enemigos íntimos que a la larga, hacen tanto daño en nuestra manera de relacionarnos en cualquier circunstancia, además, en las organizaciones se logra desarrollar un inmejorable entorno relacional, donde prima el sentir de las personas y equipos, más allá de la forma de competir y por último se puede decir que nos convertimos en la propia medicina de nuestras emociones, donde con claridad aprendemos a controlar y afrontar cada situación.

Podríamos concluir entonces que, “aunque es cierto que cada Ser humano llega al mundo con un temperamento determinado, son los primero años de vida, los que tienen un efecto determinante en la configuración cerebral y emocional de cada uno, definiendo así nuestro alcance emocional y una adecuada manera de relacionarnos” (Goleman).

César Taborda (Ctabag)

Email: cemar1987@gmail.com

Twitter: @cesartagudelo

LinkedIn: Cesar (Ctabag09) Taborda

Facebook: César Taborda Agudelo – Emprendedor

Web: gdsa2013.blogspot.com

Jefes incompetentes: mucha universidad y poca guardería

Sin iniciativa, los líderes son simplemente trabajadores en posiciones de liderazgo” (Bo Bennett).

En la última semana he empezado a releer el libro “La Inteligencia Emocional en la práctica” de Daniel Goleman. Como casi siempre que vuelvo a leer un libro por segunda vez, descubro cosas nuevas que en la primera ocasión se me pasaron por alto.

En este libro hay un capítulo dedicado a lo que el autor denomina “El fracaso del director general”. En este punto, se enumeran una serie de rasgos que, tras una investigación, se había determinado que eran comunes a  los altos ejecutivos que habían acabado fracasando.

 

Rasgos de los directivos que fracasan

  • Rigidez: los directivos ineficaces no tienen capacidad para asimilar, adaptarse y responder adecuadamente a los cambios (tanto de factores externos como cambios en la propia empresa). La falta de flexibilidad es característica de los malos jefes.
  • Arrogancia y relaciones pobres: otro de los rasgos comunes a los ejecutivos ineficaces es la tendencia a hacer críticas muy severas o injustificadas, la insensibilidad hacia los empleados o las exigencias desorbitadas o absurdas. Además, los directivos mediocres sólo saben demostrar su inteligencia menospreciando a los demás, tienden a ser arrogantes y a creer que son los que más saben sobre una determinada materia.
  • Falta de autocontrol: los jefes que fracasan soportan mal la presión y tienen tendencia al mal humor y a los ataques de ira o enfado. Por el contrario, los directivos con éxito se desenvuelven bien en las situaciones tensas y en las crisis, manteniendo la confianza en sí mismos y en su equipo de trabajo.man-311969_960_720
  • Intolerancia a las críticas: los jefes ineficaces suelen reaccionar a la defensiva ante los errores y las críticas. Estas reacciones pueden ser diversas como: negación del fallo, encubrimiento o intento de descargar su responsabilidad sobre otras personas. Por su parte, los ejecutivos de éxito asumen sus responsabilidades, admiten sus posibles errores, toman medidas para solucionar los problemas y siguen adelante sin darle más vueltas a lo sucedido.
  • Falta de habilidades sociales: los líderes que fracasan tienen escasas habilidades sociales, son poco empáticos, no escuchan de manera activa a los demás y suelen exhibir un exceso de prepotencia hacia sus subordinados.
  • Incapacidad para establecer una red de cooperación y relaciones provechosas: los directivos ineficaces tienen dificultades para aprovechar la diversidad y establecer relaciones de colaboración con personas talentosas. Generalmente, prefieren trabajar con personas que no puedan “hacerle sombra”.

 

El principio de Peter

El “Principio de Peter” afirma que las personas que realizan bien su trabajo van siendo promocionadas a puestos de mayor responsabilidad hasta alcanzar su nivel máximo de incompetencia.

Este principio explicaría por qué tanta gente sin habilidades sociales  ocupa puestos directivos en las empresas de todo el mundo. El error consiste en asumir que los conocimientos técnicos de una persona necesariamente deben ir acompañados de una adecuada capacidad de liderazgo.  De esta manera, la persona llega a tener un alto cargo en una empresa a causa de sus capacidades técnicas y, de repente, se encuentra en la situación de tener que dirigir (¡liderar!) a otras personas, sin tener competencias para ello.

En este sentido, tenemos que reconocer que algunas personas pueden ser excelentes profesionales y, a su vez, directivos muy incompetentes. Sin habilidades sociales, las personas nunca podrán triunfar en los niveles superiores.

 

Mucha universidad y poca guardería

Podría decirse que un rendimiento brillante en la universidad y un desempeño excelente en un puesto técnico son dos elementos que no predicen en absoluto la capacidad de liderazgo de los directivos.

Faltaría algo más. ¿Y qué es ese algo? Seguramente sea un cúmulo de competencias entre las que destaquen la capacidad de influencia, el carisma, las habilidades de comunicación y las habilidades sociales en general.

Y esas capacidades no se aprenden “hincando codos”, sino que se desarrollan a lo largo de toda la vida, cuando interactuamos con otras personas, cuando nos relacionamos socialmente y aprendemos a tratar a los demás.

Puedes ir a un parque o a una guardería y mirar a los niños jugar. Si hay uno que propone juegos en equipo, integra a todos los compañeros, presta su ayuda al que lo necesita y se preocupa por llevar a todo su equipo a la victoria, ese tiene “madera de líder” y podría llegar a ser un buen directivo.

¿Vemos un ejemplo?

Un joven terminó su etapa universitaria con unas calificaciones excelentes. Tras finalizar sus estudios, entró a trabajar en una empresa dedicada a la ingeniería medioambiental. Su desempeño era excelente, por lo que lo ascendieron y empezó a coordinar a un equipo de varios técnicos medioambientales. Sin embargo, fue despedido al poco tiempo…

¿Por qué fue despedido? Según sus superiores, porque el joven era incapaz de cumplir las órdenes que se le daban, se empeñaba en hacer las cosas a su modo y, cuando le recriminaban por no haberse ceñido a las especificaciones dadas, reaccionaba a la defensiva. No sabía aceptar las críticas y parecía que todo se lo tomaba como si se tratara de un ataque personal.

El mejor ejecutivo es aquel que tiene el buen sentido de elegir buenos hombres para hacer lo necesario y suficiente autocontrol para no estorbar cuando lo hacen” (Theodore Roosevelt)

 

¿Cómo es un jefe incompetente?

Un directivo ineficaz supondrá un freno para el desarrollo profesional de su equipo.  “Un gran líder es el que puede ayudar a otros a descubrir su potencial por sí mismos” (Bo Bennet).

Reconocerás fácilmente a un jefe incompetente porque…

  • Trata a su equipo como subordinados, no como colaboradores.
  • No inspira, no es un modelo a seguir, los empleados no desean parecerse a él.
  • No actúa como un mentor, no quiere que aprendas, no quiere que seas mejor que él.
  • No se adapta bien a los cambios, prefiere mantener el status quo, no quiere arriesgar lo que ya tiene.
  • No tiene iniciativa, no propone, no crea.
  • Se centra en los problemas, no en las soluciones.
  • Es arrogante y cree saberlo todo.
  • Tolera mal las críticas y por ello tiende a negar sus fallos, encubrirlos o traspasarle la responsabilidad de sus propios actos a otros.
  • No le gusta exponerse en situaciones difíciles, ya que ello podría dejar en entredicho su supuesta competencia profesional.

Las personas no deben sentirse obligadas. Deben ser capaces de elegir a su propio líder” (Albert Einstein)

Fuente: La Nueva Ruta del Empleo

Inteligencia Emocional. Coherencia Moral

2000px-P_culture.svg

Por: Valeria Betiana Flores

“Tus palabras y tus actos han de jugar en equipo para que los demás confíen en ti y decidan seguirte”.

El viejo cacique de la tribu, que estaba teniendo una charla con sus nietos acerca de la vida, les dijo: – Una gran pelea está ocurriendo dentro de mí, una pelea entre dos lobos. Uno de los lobos es maldad, temor, ira, celos, envidia, dolor, rencor, avaricia, arrogancia, culpa, resentimiento, mentira, orgullo, egolatría, competitividad y superioridad. El otro es bondad, valor, alegría, paz, esperanza, serenidad, humildad, dulzura, generosidad, ternura, benevolencia, amistad, empatía, verdad, compasión y amor. Esta misma pelea está ocurriendo dentro de ustedes y dentro de todos los seres humanos de la Tierra.

Los niños quedaron en silencio por un minuto y después uno de ellos preguntó a su abuelo: – ¿Y cuál de los dos lobos crees que ganará?

El viejo cacique respondió simplemente: – Ganará el lobo que alimente.

Cada persona es responsable de sus actos, tiene la capacidad de elegir y convertirse en la mejor versión de sí mismo: “lo que eres, esto es el mundo”. ¿Qué tal si comenzamos a ocuparnos? Podemos construir ambientes emocionalmente sanos si dejamos conductas tóxicas, tales como la queja, la prisa, la indiferencia, los celos, las envidias, los rencores …

¿Qué es la coherencia moral?

Es actuar con moralidad de acuerdo a lo que sentimos y pensamos. Lamentablemente, en sociedades como la de hoy “centradas en el qué dirán” es difícil hacerlo, porque lo que hay para decir es lo contrario a lo que hace o dice la gente, es decir lo que tenemos para decir va en contra de la forma de pensar y creencias de un colectivo al que le molesta “escuchar” diferentes opiniones de los demás.

La coherencia moral es el antídoto existente para la enfermedad en que está inmerso el mundo. Sólo cuando somos fieles a nosotros mismos, a nuestras palabras y actuamos en consecuencia nos convertimos en personas confiables y creíbles.

Si debes elegir, ¡elige la dignidad personal!

Fuente: La Nueva Ruta del Empleo Argentina

La Nueva Ruta del Empleo Radio – Costa Rica

En nuestro espacio más reciente de La Nueva Ruta del Empleo Radio en Costa Rica tuvimos la visita de Verny Wilson, parte del equipo rutero, con quien conversamos sobre Servicio al Cliente, Inteligencia Emocional y Liderazgo, y los beneficios de combinar esas áreas en nuestras organizaciones.

El programa es conducido por Fabrizzio Ponce y se transmite todos los jueves a partir de las 5:oo pm a través de Radio Costa Rica 930 AM, Canal 19 y http://www.radiocr.net