Hábitos para crecer: ¡Acción!

hurry-up-boy

Por: Fabrizzio Ponce

Todo a nuestro alrededor nos invita a la acción. El semáforo tiene una luz verde, que nos indica que ya podemos pasar. Si no nos movemos por estar distraído, el de atrás de forma muy gentil nos invitará a movernos tocándonos la bocina.

También podemos recordar cómo es la grabación de la incontable cantidad de escenas que conlleva una película: “toma enésima, luces, cámara.. ¡acción!

Y para quienes nos gusta el atletismo, de fijo alguna vez hemos escuchado el famoso: “en sus marcas, listos.. ¡FUERA!

Pero esos son factores externos, podría argumentar alguien. Cierto, son factores externos. Y si echamos la mirada hacia dentro, podremos descubrir que nacimos con ese impulso.

¿O acaso alguno de nosotros aún gatea?

Ninguno, al menos de los que podemos leer este artículo, ¿cierto?

¿Qué causas nos frenan para ponernos en acción?

Muchas, muy variadas y por supuesto, personalizadas. El miedo, el ‘qué dirán’, el hecho de no conocernos bien, que quizá nunca lo hemos necesitado.

Ya en otras ocasiones hemos compartido que lo único constante en la vida es el cambio. Por ello hay que movernos. No por el cliché de moda o por salir de la zona de confort. Hay que ponernos en movimiento y tomar acción porque fuimos diseñados para ello.

Es hora de hacer esa llamada, de enviar ese email, de poner en papel la idea que tenemos. Ya hemos invertido en nuestro desarrollo personal, hemos fijado los objetivos adecuados, tenemos el plan listo, ¿adiviná qué sigue?

Exacto: pasar a la acción.

Incluso, puede que ahora mismo estés tratando de justificar la inacción en la que estás. En estos tiempos de cambio e incertidumbre pareciera ser una buena idea quedarse quieto y aferrarse a la primera seguridad que te aparezca. Sin embargo, lamento tener que recordarte que eso ya no existe.

Si te vas a aferrar a algo, que sea a vos mismo: a tus capacidades, a tus competencias.. ¡a tu hambre de triunfar en la vida!

Y no te preocupes por lo que suceda al ponerte en movimiento. Una estadística dice que el 90% de nuestras preocupaciones nunca llegan a concretarse.

¡Ánimo y a ponerle bonito, que apenas estamos empezando a crecer!

Fabrizzio Ponce

Email: fabrizzioponce@lanuevarutadelempleo.com

Web: www.fabrizzioponce.com

Facebook: Fabrizzio Ponce – Liderazgo y Desarrollo Personal

Twitter: @fabrizzioponce

La Nueva Ruta del Empleo Radio – Costa Rica

En uno de nuestros programas más recientes tuvimos la visita de Edgar Gregory, coach y conferencista del equipo de John C. Maxwell, con quien conversamos sobre las razones por las cuales no logramos lo que nos proponemos en la vida.

La Nueva Ruta del Empleo Costa Rica es producido por Fabrizzio Ponce y se transmite todos los jueves en vivo a partir de las 5:00 pm por Radio Costa Rica 930 AM y por internet en http://www.radiocr.net con posterior retransmisión por Canal 19.

Disneyland y sus RRHH

4138340179_051b30d4fd_z

Este año he tenido la suerte de comprobar lo equivocados que podemos llegar a estar cuando desconocemos algo. Y es que los parques que tiene funcionando Disney en París no son para niños,… son para todo el mundo.

Allí todo está organizado para que disfrute cualquiera que quiera asistir. Ya el pasear por las calles es impresionante, resulta divertido y supone frecuentes sorpresas.

En definitiva, es un sitio al que merece la pena ir. Todo gira en torno a que el visitante se evada, que entre en otro mundo.

Por ejemplo, es casi impensable encontrar hoy en día algún lugar con gran afluencia de público que pueda tener éxito sin ofrecer wifi (gratuito o no) a los que lo visiten,…pues en Disney nada de wifi. En algunos restaurantes del Disney Village (la zona comercial a la entrada de los parques) por supuesto tienen zonas wifi, pero dentro del parque, al menos yo no lo encontré, y no vi ni una pegatina con el típico “zona wifi”. Me da la sensación de que incluso si pudiesen te confiscarían el móvil: “oiga, ¡que aquí se viene a disfrutar!”. Si quieres wifi, al hotel, que ahí sí que está bien, ya que llega incluso a las habitaciones y a una velocidad más que razonable.

Pero volviendo al tema que pretende tratar este post, dentro de toda esta magia, cuando estás rodeado de aquellos extraordinarios decorados, es más que justo reconocer que las personas que allí trabajan tienen la mayor parte de culpa de que todo fluya y, salvo los eternamente insatisfechos, que de todo tiene que haber, el resto no pasen ni un pequeño mal trago.

Desconozco las políticas de selección que allí siguen, pero me encantaría descubrirlas. Desde luego está claro que el plurilingüismo es clave para ellos, pero a mí me gustaría saber cómo consiguen personas tan orientadas al cliente, con tan alta capacidad de tolerar el estrés y a la vez, tan firmes como para no pasar por alto ni la más mínima norma, pero con una sonrisa y un comentario agradable.

Y es que en Disney las normas se cumplen, y si para subir a una atracción hay que medir 132 centímetros, el tener una niña que mide 131 y hacerle una coleta un poco alta para que llegue al mínimo no cuela. Te dicen algo así como “esto es un poco de trampa ¿eh?”, pero te lo dicen con una sonrisa cómplice, hablan con el niño/a para minimizar el disgusto y eso sí, ¡el niño no pasa! Algunos dirán que son motivos de seguridad. Sinceramente, me parece que es tan sólo una buena forma de no cometer errores porque cuando flexibilizas una norma, ¿hasta dónde se puede hacer la vista gorda? Sin embargo, si no consideras ningún margen, la cosa está clara para todos.

Allí se saluda a todo el mundo con entusiasmo, tanto a primera hora, cuando todos llegamos ilusionados y frescos, como a las 23:30, cuando después de todo el día, los niños van en brazos, los padres sudando la gota gorda con los niños cogidos y las madres intentando abrirse paso entre las incontables personas que se han quedado a ver, por enésima vez, el espectáculo final de luz y sonido, que todos los días es el mismo, pero te apetece repetir a pesar de estar soñando con llegar a la habitación y dormir.

¿Y los restaurantes? Pues más de lo mismo. Da igual fast food que servicio en mesa. Quien te atiende parece que ha estado toda la vida deseando que llegase el momento de servirte a ti. No a otro, a ti.

Con las tiendas, más de los mismo.

Y de los hoteles, ni hablamos.

Yo sigo a lo mío: ¿pero cómo consiguen quince mil personas (los trabajadores que tienen allí concentrados) tan orientadas al público?

No puede ser porque les paguen mucho, porque entonces en algún descuido siempre habría algún empleado que levantaría la voz, se enfadaría,… El comportamiento de estos profesionales sale de forma demasiado natural para estar “comprado”.

Desde luego, tampoco es por los horarios: abren todos los días del año desde que amanece hasta que ya ha anochecido. Si unimos el Disney Village que he comentado antes, abren casi 24 horas al día. Y si contamos los hoteles, pues las 24 horas, sin casi.

Tampoco es un trabajo fácil. El público es el más inconformista del mundo, los niños, seguidos por los más exigentes, los padres cuando se trata de satisfacer a sus hijos. Con lo cual, que haga sol es motivo de queja, y que llueva también. Pero si además llueve y hace sol mientras esperas haciendo cola,…

Cuanto más lo pienso más impresionado estoy por esos trabajadores.

Alguna de ellas, las que hacen de princesas, se tienen que juntar durante horas con niños para hacerse fotos, hablar un poco con ellos y “despacharles” de la forma más rápida posible para que pase el siguiente. Todo esto en distintos idiomas.

Me viene al recuerdo ahora la chica que interpreta el papel de Rapunzel, que en el rato que la pude ver (por suerte sólo estábamos los novenos de la fila así que no fue demasiado), habló con fluidez en inglés, francés, alemán, español y ¡catalán!

Que hombre, no pasa nada por hablar catalán, está genial, pero entonces ¿cuántos idiomas más hablará?

¿Y agradecidos? Pues tremendamente agradecidos. A una dependienta le pregunté si hablaba español y me contestó que “un poco” (ya nos gustaría a muchos españoles que tenemos “nivel medio” de inglés, hablar este idioma como ella hablaba el nuestro). Se me ocurrió, con cierto ánimo de facilitar, hablarle en inglés (nivel medio,…), ¡y menuda conversación me dio!, además de agradecerme enormemente el esfuerzo por adaptarme a su supuesta carencia.

Cuanto más lo pienso más envidia me da. He tenido que seleccionar docenas de veces personal para atender al público y en pocas ocasiones he conseguido ese nivel de compromiso, adaptación persona-puesto,…

En Disneyland es de esas veces que se comprueba que la frase “nuestro valor son las personas” no es sólo el comentario de un directivo para ser políticamente correcto.

¡Cómo me gustaría conocer su secreto!

Fuente: La Nueva Ruta del Empleo

Te reto en abril: la persistencia

einsteinshow2

Foto: Estilo de Vida y Coaching

Por: Allan Madriz V.

¿Qué es para usted la persistencia? ¿Qué significado más allá de la palabra podemos descubrir cuando tomamos un momento para pensar que cosas en la vida en este momento necesitan de mi persistencia?

Démosle un poco de significado de diccionario a la palabra, viene del verbo en latín “persistere” que puede traducirse como “mantenerse firme y quieto”. (http://definicion.de/persistencia/)

Bajo esa línea de pensamiento persistencia es la acción de mantenerse constante en algo y que sea duradero en el tiempo. La persistencia es muchas veces esa voz que tratamos de callar cuando iniciamos un nuevo reto, un nuevo objetivo, una meta.

Veámoslo desde un punto de vista de alcance de mejora personal y laboral, lo primero que piensa cuando establece que vas a mejorar o que va a lograr una meta son 4 pasos:

  1. ¿Qué voy a mejorar?
  2. ¿Cómo lo voy a hacer?
  3. ¿Que necesito para lograrlo?
  4. ¿Cuáles acciones requiero para la ejecución?

¿En estos 4 puntos ya tiene su enfoque, su meta a lograr, los recursos y la ejecución para iniciar, sin embargo, en cuales de estos puntos va a colocar la persistencia? ¿Dónde cree usted que va a estar esta acción agregada para el alcance de lo que quiere hacer? Se vería muy extraño que coloque como una actividad del plan algo como: Tener persistencia o practicar la persistencia…

La persistencia está implícita en usted, es algo que vive en nosotros, todos la tenemos, pero no todos la activan, ¿y sabe por qué? porque requiere esfuerzo y disciplina, ser persistente es una habilidad que necesita (como el musculo para desarrollarse) esfuerzo y compromiso consigo mismo.

Imagine en este momento diferentes profesiones, emprendedores, estudiantes, cualquier persona que quiera realizar algo para su mejora o superación va a necesitar de la persistencia, porque en el camino se va a encontrar con obstáculos, con bloqueos, algunos mentales y otros físicos que deberá entender, procesar y sobre todo concientizar para poder resolverlos. Durante ese proceso ocupará de la persistencia para no perder el enfoque y continuar pese a todo.

Lo maravilloso de estar consiente hoy es que necesitará de la persistencia día con día para alcanzar  esa meta que se ha retado a lograr, que va a requerir recordarse a sí mismo(a) que nadie puede inculcarle persistencia, porque está en usted, es usted y su compromiso quien lo activará quien deberá avanzar en cada paso pequeño o grande con ella (persistencia) con el único propósito de demostrarse a sí mismo(a) que lo puede o lo pudo lograr; aún si en el camino salen lecciones de aprendizaje (errores o fracasos, prefiero llamarlos lecciones de aprendizaje) la persistencia le dará energía para continuar y avanzar.

Ahora ya lo sabe, sea persistente, nada que vale la pena lograr es fácil al inicio, sin embargo, cuando vea que logra avances, sentirá una extraña sensación dentro de usted de que va por el camino adecuado y eso es la persistencia actuando, su SER ha crecido.

¿Acepta el reto de la persistencia este mes?

PD: Por cierto, menciono la palabra persistencia en este post 19 veces y es totalmente a propósito.

Allan Madriz V.
Email: amadrizv@aprendeylidera.com
Web: www.aprendeylidera.com
Linkedin: Allan Madriz V.
Facebook: Aprende y Lidera
Twitter: @aprendeylidera

Hábitos para crecer: Hacé un plan

notes-514998_960_720

Por: Fabrizzio Ponce

Aunque ahora no practico el futbol, siempre recuerdo la estrategia clave en todo partido cuando era más joven, fuera partido entre amigos o contra la gente de otro barrio. Era un plan casi infalible: todos suben a atacar y todos bajan a defender.

Obviamente, cuando se era joven se tenía la energía para un planteamiento así. Conforme pasaban los años, la estrategia era diferente: correr menos y pasar más el balón. Pero la idea siempre era tener un plan para cada partido.

Un plan es de gran ayuda para no divagar por la vida. Cuando construimos una casa, primero la planificamos. Si vamos a tomar en serio un deporte, seguimos un plan de entrenamiento. Si vamos a escribir un libro, primero planificamos el tema y su desarrollo respectivo.

Tener un plan es un excelente hábito de crecimiento. Deja muy poco al azar y nos permite empoderarnos. Y para diseñarlo, hay que tener en cuenta tres elementos que, a mi parecer, son necesarios para tomar en cuenta:

  • No hay que escribirlo en piedra: Vivimos en un mundo cambiante, eso es innegable. Ese principio aplica también para nuestras ilusiones y metas en la vida. En ocasiones se retrasarán, en otras dirigiremos los esfuerzos en una dirección diferente y se dará el caso de que hemos cambiado así que nuestras metas también. Cuando somos personas rígidas –y hasta orgullosas, si cabe el término, nos será más difícil salir adelante con un entorno de cambios. En nuestro plan hay que dejar espacio para las sorpresas, buenas y malas, que nos presente la vida y el sendero a recorrer.
  • Anotá qué es lo que querés: Necesariamente hay que tener claro a dónde queremos llegar. Sea un partido de futbol, una temporada deportiva, la construcción de nuestra casa, la carrera universitaria o la educación de nuestros hijos, tener en papel y bien establecidos nuestros planes es vital para no perder el enfoque de lo que queremos lograr en la vida. Y entre más claro, concreto y conciso sea, mejor.
  • Anotá qué debés hacer: Comer más sano, ahorrar, menos televisión y redes sociales, etc. Para llegar a la meta hay que dar pasos concretos, menos deseos y más acciones. Anotar solo la meta no es suficiente, el plan debe incluir las cosas que debemos hacer y dejar de hacer para lograr nuestros objetivos.

La planeación es un paso vital en este ciclo de hábitos de crecimiento. Le dará estructura y sentido a todos los movimientos que hagamos en pos de alcanzar los objetivos que ya nos hemos trazado y con cada logro pequeño tendremos una inyección de motivación para el siguiente paso.

Fabrizzio Ponce

Email: fabrizzioponce@lanuevarutadelempleo.com

Web: www.fabrizzioponce.com

Facebook: Fabrizzio Ponce – Liderazgo y Desarrollo Personal

Twitter: @fabrizzioponce

¿Termómetro o termostato?   

Por: Lary Obando

Es un día caluroso y usted se encuentra caminando por la calle, recibiendo los rayos del sol directamente en su piel, el sudor sale de sus poros y su garganta le pide agua, el termómetro marca 36°C.  Finalmente llega a su lugar de destino y entra al edificio al que se dirige, empuja la puerta y entra en un recinto fresco, un ambiente climatizado a unos agradables 24°C. Inmediatamente la sensación de frescura lo sobrecoge inmediatamente y una noción de placer le recorre el cuerpo.

Cuando usted entró al entorno refrescante del edificio, sintió el beneficio de un aire acondicionado que dentro de sus componentes es regulado por un termostato. Ese termostato es el encargado de mantener una temperatura adecuada y constante independientemente de como se encuentre el clima fuera del edificio, en su interior se mantendrá regulado según lo establecido. A diferencia el termómetro marcará la temperatura del ambiente en que se encuentra, ya sea que se encuentre en medio del desierto a medio día o en una noche gélida en el circulo polar.

Estamos acostumbrados muchas veces a vivir nuestros días como un termómetro. Nuestro ánimo sube y baja de acuerdo a lo sucedido en el día, como nos fue en el trabajo, las notas de sus hijos en la escuela, el tráfico en la autopista. Y así de manera continua vamos y venimos emocionalmente por los sucesos del día, nos predisponemos constantemente a tener un buen o mal día y vamos cambiando según ocurran los hechos de ese día. Lo que les deseo transmitir, es que no podemos darnos el lujo de dejar a eventos externos como nos vamos a sentir en el día.

Depende enteramente de nosotros y de cual sea nuestro dialogo interno el que determine a que “temperatura” vamos a fijar nuestro termostato interior. Cómo nos vemos a nosotros mismos, cuales son nuestras creencias es determinante para poder crear la vida que deseamos.

Usted puede iniciar la mañana saltando de la cama, apurando a sus hijos para que se alisten para la escuela, mientras prepara atropelladamente el desayuno que apenas comen;  apenas saliendo de la casa se enfrenta al tráfico y luego de dejarlos en la escuela continua en el congestionamiento vial para llegar a su oficina donde inicia su día laboral con varios correos pendientes y situaciones a resolver o como preferimos llamarlos, problemas.

Ahora bien, que le parece si inicia su día 10 minutos antes. Se toma 5 minutos para agradecer a la vida, a Dios, al universo por su vida, por permitirle abrir sus ojos, por tener casa y comida, por tener a su familia (esposa, hijos, padre, madre, hermanos) e inclusive esa familia que elegimos, llamados amigos, agradezca por poder respirar, muchas veces damos por sentado las cosas y no somos agradecidos por esos regalos y privilegios que tenemos.

Luego tome los restantes 5 minutos y fije su termostato, inicie con palabras de afirmación de como usted quiere verse o se ve en tiempo presente. Algo tan simple, como un Yo soy… repetido en vos alta y con convicción, acompañado de lo que desea para si mismo le ayudará a iniciar su día con ese termostato alto.

Yo soy amor, yo soy luz, yo soy creativo, yo soy un excelente padre, yo soy comprometido, yo soy un gran líder, yo soy emprendedor, yo soy poder creador, yo soy automotivado, yo soy esforzado, yo soy productivo; son algunas ideas de como puede fijar ese termostato.

¿Cuantas frases?, ¿qué decir? no hay limites, las que usted necesite para poder establecer la energía correcta y necesaria para que su día inicie de la mejor manera posible, dependiendo enteramente de como usted quiera verse, que se acepte como una persona con imperfecciones pero en constante mejoría a través del autoconocimiento.

Utilice una tarjeta de cartón en su billetera o bolso, escribalos en su celular  y recuerde que usted puede recurrir a ellos todas las veces que sea necesaria para fijar o verificar que su termostato se encuentra  en la sintonía correcta para poder recibir la prosperidad, el amor, el éxito, paz, abundancia y todo aquello que usted desee en su vida.

Como dijera Albert Einstein, “La imaginación lo es todo. Es una visión preliminar de lo que sucederá en tu vida“. Cuando usted afirma con la convicción en su corazón, está desatando el poder creador que vive en su interior.

Lary Obando Calderón

Email: lary.obando@outlook.com

Twitter: @LaryObando

Cuando ellas demuestran una perspectiva diferente

AllanMadriz

Por: Allan Madriz V.

El 8 de marzo se celebra el día Internacional de la Mujer Trabajadora, acortado al día Internacional de la Mujer y la razón para celebrarlo en la actualidad es el reducir la brecha si debiéramos decirlo de una manera simple. Reducir la brecha de igualdad, en la sociedad y desarrollo como persona y profesional en comparación con el hombre.

Bajo esta celebración creo que es bueno ilustrarlo en una historia de 3 mujeres; estas tres mujeres pueden ser usted, ella, su amiga, su mamá o bien todo aquel que se identifique con lo que les voy a compartir hoy.

Maria, Dora y Emily son tres mujeres que se encuentran en una café años después de la última vez que estuvieron en la escuela. La oportunidad las unió de manera casual por una reunión de padres de familia, posterior a ello deciden tomar un rato para platicar, ellas oscilan entre… (ya sabemos que la edad no siempre se menciona) lo dejaremos en un rango 28-38.

María completó el proceso establecido académico (saco el bachiller en enfermería) y es una regular supervisora de un call center que debe trabajar con un equipo de 20 personas, un 60% de la población hombres, además el “Jefe” es un hombre de edad avanzada que solo está esperando poder pensionarse pronto.

Dora es una mujer que sigue estudiando, espera conseguir su maestría muy pronto, tiene un puesto importante en una empresa de alto volumen e impacto, lleva mucho tiempo en la organización y ha escalado en puestos importantes. Ha logrado hasta cierto punto el éxito, debió superar el riesgo calculado de tener su primer y único hijo hasta ahora.

Emily trabaja como ejecutiva de relación de una importante empresa, el colegio fue su última visita a un centro de estudios, con sus dos hijos ha dedicado vida y corazón a verlos crecer y desarrollarse, Emily valora la educación sin embargo ha sido su realización trabajar con ahínco y enfocada en su familia.

En el encuentro Maria le pregunta a Dora:

Dora, ¿cómo has podido lograr ser Gerente en esa empresa? ¿Cómo lo logras con tu hijo y el trabajo? ¿He escuchado que ser Gerente y familia es muy complicado?

Dora le hace esa mirada que tenemos algunas veces de “no tienes idea” sin embargo con alegría les responde:

Ha sido muy retador, durante los primeros años debí converse a mí misma de que la única forma de poder comenzar a sobresalir en puestos que ha estado para hombres fue pensar diferente, no pensar como hombre para lograrlo, pensar como mujer para generar acciones distintas, debí desafiar el estatus quo, pensar en formas creativas de hacer el trabajo y motivar a mi equipo a buscar soluciones. Curiosamente primero yo misma pase por ese proceso.

Mi familia es muy importante sin duda alguna y cuando nuestro hijo llegó el temor de lo que había logrado me lleno de dudas, el apoyo de mi esposo y la conciencia de hacer esto juntos fue vital para superarlo y sentirme respaldada. En el trabajo vi los frutos cuando mi equipo que había adquirido mi estilo de trabajo, realizaba las tareas de manera ordenada y cumplía las metas. Creo que en esta etapa vi los resultados de tener las líneas de comunicación abiertas, ser algunas veces para ellos compañera, mamá y hasta consejera, sin quebrar la línea de respeto y más bien basado en la escucha activa.”

“No es fácil, sin embargo he trabajado por ello y espero pronto ser la próxima directora comercial, esa es mi meta.

¿Y tú Emily?” -le pregunta Dora- “¿Llevas mucho en ese puesto?

Emily bebe un poco de su capuchino sintiendo el olor a vainilla , medianamente caliente y responde:

Hace años encontré que el trabajo no remunera algunas cosas como el amor por la familia, como el estar presente y vivir el momento con ellos. Este trabajo me da mucha tranquilidad y a pesar de que hay momentos críticos son superables, cuando es momento de salir, me desconecto de eso y regreso a las verdaderas razones del por qué lo hago, mi familia.”

Me gusta verme como una mamá dedicada que ha sido inspiración y motivación para ellos (son 2 hijos), cuando mi esposo falleció me sentí muy impotente, el trabajo anterior era absorbente y no vi venir una serie de sucesos inesperados, mi visión y pasión estaban enfocadas en solo HACER y no SER. En algún momento de mi vida sé que el estudio es importante, sin embargo, también me he dado cuenta que el crecimiento no solo se da académico, necesitas actitud, enfoque y significado, educación financiera y trabajar en ello”.

Mis hijos han sido un pilar enorme en esto, constantemente veo en ellos los logros de cosas que yo espere, también he entendido que quiero que tengan sus propios sueños y metas, quiero que estos valores, confianza y respeto sean sus bases, y les cuento algo más muy interesante, recientemente he ganado el premio de mejor ejecutiva de relación, basado en una encuesta que se les realiza a los clientes sobre el desempeño, y aunque puede no sea el premio mayor, significa que mi trabajo es apreciado y hasta me motiva a tomar algún seminario, o taller de habilidades que refuercen las mías, suena bien verdad?”

María ve a Emily y a Dora y exclama:

¿Parece que fuese yo la que se siente estancada escuchándolas?”

“¿Por qué sientes eso?” – Le pregunta Emily

Me siento regular en ese Call Center, estudie enfermería porque pensé era lo que quería y después cuando llegó el momento no estaba tan clara, busque un trabajo medio tiempo e ingrese a este Call Center, me dieron hace un año la opción de ser Supervisora, sin embargo mi jefe es bastante molesto, para él las mujeres son aún débiles y muy molestas en temas de manejo de personal, constantemente siento que toma acciones por encima de mi autoridad y dentro del equipo solo soy yo la mujer supervisora versus 4 hombres”.

“Con todo eso estoy de número dos en alcance de resultados y creo que eso molesta a algunos de ellos, las escucho y parece que yo no estoy haciendo algo que ustedes si, ¿en que radica?

Yo considero” -inicia Dora- “que todo está en preguntarnos como mujeres cual es nuestro estilo de Liderazgo, que factores en la actualidad determinan nuestra forma de hacer y sobre todo SER”.

Estudiar es importante, la estructura y el responder al COMO, sin embargo, la ejecución y la acción depende de factores que debemos realizar nosotras, te doy un ejemplo: En América un 42% de las mujeres en Estados Unidos tienen un puesto directivo, en México un 32% y Brasil un 37% por mencionar algunos (fuente Source: International Labor Office, Women in business and management: gaining momentum (2015), eso significa que apenas a hoy hemos dado pasos para en un mundo laboral dominado por hombres.”

“Bernar M Bass elaboró una teoría de Liderazgo Transformacional con 4 componentes, este término había sido introducido por James Mcgregor y contiene mucho de lo que hemos hablado mientras las escuchaba, así que no te “afanes” como dice mi mamá y mira lo que podrías analizar:”

  • Estimulación Intelectual:
    • ¿Desafía el estatus Q (es decir cuestiona lo que actualmente hay) Estas o está tu equipo en una zona de confort?
    • Implementa la creatividad e innovación
    • Impulsa al equipo a buscar soluciones
  • Consideración individualizada
    • Habla con el equipo, tus pares, tu molesto Jefe, establece canales de comunicación
    • Busca ser tú el cambio, realiza las reuniones buscando entender primero.
  • Inspiración y motivación
    • ¿Tienes una visión clara tu misma de que quieres?
    • ¿Transmites eso a tu equipo?
    • ¿Cuál es la pasión que tienes?
    • El significado de tu esencia está en lo que haces.
  • Influencia idealizada
    • ¿Eres el modelo a seguir para tu equipo?
    • Como inspiras a los demás?

Con una sonrisa Dora menciona estos 4 puntos y rescata: “¡Mira que los últimos dos puntos ni siquiera son míos, veo eso en Emily con su historia de dedicación y enfoque!”

Creo que como mujeres hemos sido parte de generaciones donde hemos tenido que hacer camino, eso no resta que los hombres han tenido que hacer camino también, han tenido que ir a “cazar” para ser proveedores, sin embargo, no una carrera, es un trabajo en equipo a esta altura de la vida, creo que, si llevamos este mensaje a nuestros hijos, si educamos hacia ese enfoque estamos haciendo diferencia.

María toma la palabra y reflexiona:

He estado molesta conmigo misma por algunas cosas que he decidido, hoy este café ha sido tan valioso que me abre la mente a ideas que necesito apuntar para que no se me vayan“, sonríe y dice: “Creo que debemos ser agentes de cambio, mi cambio deberá repercutir en mi alrededor”.

Emily asiente con su cabeza y exclama: “Vieran que disfruto mucho leer, recientemente me encontré una cita de T Harv Eker, él escribió un libro llamado Los Secretos de la Mente Millonaria y dice: “En lo que te enfocas se expande”, lo cual me pareció tan poderosa como retadora“.

¿Saben que…?” dice Dora, “creo que este café tendremos que repetirlo en algún momento” …mientras revisan sus tazas y se dan cuenta que el café se ha ido….

Las tres sonríen y la plática termina con una sensación de esperanza y reto.

Reflexión final:

No se trata de diferencias, son esas diferencias aceptadas y entendibles las que pueden llevarnos como hombres y mujeres al siguiente nivel como sociedad, a respetar y accionar nuestros más sinceros valores para crecer en equipo, porque al final del día eso somos, un equipo de trabajo, en casa, en el trabajo y en lo que hagamos juntos.

¡Feliz Día Internacional de la Mujer!

Por:

Allan Madriz V.
Email: amadrizv@aprendeylidera.com
Web: www.aprendeylidera.com
Linkedin: Allan Madriz V.
Facebook: Aprende y Lidera
Twitter: @aprendeylidera

Hábitos para crecer: Fijá objetivos retadores pero alcanzables

ambition-153548_960_720

Por: Fabrizzio Ponce

Todos nacimos con el impulso de ir hacia adelante, de no quedarnos estancados en un mismo lugar o una misma situación.

Desde nuestros primeros llantos al nacer, nuestro ‘gen emprendedor’ le mostró al mundo que no nos íbamos a quedar satisfechos con lo que teníamos en el momento. Hombre, veníamos de la comodidad del vientre de nuestra mamá y repentinamente nos despiertan de una nalgada (al menos a mí). ¿Cómo pretendían que nos contentáramos con eso? Obviamente, nuestros llantos iban dirigidos por nuestro deseo de cambiar esa situación momentánea y buscar lo que queríamos.

Con el paso de los años ese deseo de superación se nos fue estancando, al punto de que hoy nos conformamos con la primer migaja que consigamos. Sé que suena muy drástico pero parece que es así. Buscamos trabajo ‘en lo que sea’, emprendemos algo ‘para ver que sale’ y vivimos el día de hoy igual a todos los anteriores ‘porque así es la vida que me tocó a mi’.

Es imperativo despertar de su letargo a ese deseo de superación. ¡Es necesario que sigamos creciendo!  Y una buena forma es poniéndonos objetivos retadores. ¿Cuál puede ser un objetivo retador? Apagar la tv, desconectarnos del teléfono móvil y practicar la lectura. ¿Qué tal si leemos un libro al mes? ¿O si salimos a caminar media hora al día?

Vayamos un paso más adelante: ¿Qué tal si retomamos la formación académica que abandonamos hace unos años? ¿Qué tal si le damos al corazón otra oportunidad de enamorarse? ¿Y cómo verías poner tu propia empresa?

Un detalle importante acá es que nuestros objetivos deben ser retadores, pero también deben ser alcanzables. Lo ilustraré con un ejemplo propio: no empiezo hoy a entrenar atletismo para correr una maratón el próximo mes. Tampoco voy con el antipático de mi jefe hoy mismo a despedirlo de mi vida profesional sin tener un plan B primero. Tenemos que ser estrategas. Y eso es parte del reto que nos supone ponernos objetivos retadores pero alcanzables.

Dentro de nosotros siempre existirá el deseo de estar mejor. Lo que sucede es que algunos lo esconden, por miedo, por vergüenza o simplemente por pereza. Pero eso no va a ser sostenible en el largo plazo, así que entre más pronto arranquemos, más pronto llegaremos.

¡Empezá desde hoy a construir tu mejor versión! Honrá la vida desarrollando todo tu potencial y lánzate a la aventura de crecer, poniéndote metas que te lleven más allá de tus límites.

Fabrizzio Ponce

Email: fabrizzioponce@lanuevarutadelempleo.com

Web: www.fabrizzioponce.com

Facebook: Fabrizzio Ponce – Liderazgo y Desarrollo Personal

Twitter: @fabrizzioponce

La Nueva Ruta del Empleo Radio – Costa Rica

En nuestro programa más reciente de La Nueva Ruta del Empleo Costa Rica tuvimos la visita de Allan Madriz, capacitador y coach de la empresa Aprende y Lidera, con quien conversamos sobre el liderazgo transformacional.

La Nueva Ruta del Empleo Costa Rica es producido por Fabrizzio Ponce y se transmite en vivo los jueves a las 5:00 pm por Radio Costa Rica 930 AM y por internet en http://www.radiocr.net, con posterior retransmisión en diferido por Canal 19.

Hábitos para crecer: Invertí en tu desarrollo personal y profesional

sapling-154734_960_720

Por: Fabrizzio Ponce

Iniciamos hoy una serie de artículos con hábitos para crecer como personas. 

Debemos tener presente que somos seres integrales. No podemos desligar el yo profesional con el yo familiar, o el que sale a comer con sus amigos, o el que lee un cuento con sus hijos por la noche. Hay quienes han intentado hacer esa ‘separación’ teniendo como resultado un total desastre de vida.

¿Cómo se hace, entonces? Iniciemos hablando de la mejor inversión que podemos hacer: la inversión en nuestro desarrollo personal y profesional.

Mucho se ha escrito del tema, y enhorabuena que sea así. Ojalá tengamos más y más personas escribiendo sobre esto, contando experiencias e inyectando positivismo y cosas buenas en momentos donde la facilidad de interconectarnos con el mundo es tal que podemos ver en vivo sucesos al otro lado del mundo. Esto  nos trae muchas cosas buenas, pero también otras no tan buenas. Nos enteramos de tragedias, desgracias e injusticias que, poco a poco, nos van robando la fe en la humanidad.

Eso nos plantea una pregunta legendaria y siempre acertada: ¿de qué me estoy alimentando intelectual y emocionalmente? ¿De noticias de chismes, de injusticias, de superficialidades, o de contenidos formativos?  Es necesario recordar en este punto que lo único constante en la vida es el cambio, y en cuando más pronto estemos preparados para afrontarlo, mejor lo llevaremos.

Sea cual sea la meta que tenés en la vida, hay que prepararse para lograrla. Incluso si solo tenés planteado estar en el mismo lugar (puede que llegue alguien que lo haga mejor que vos y te desplace). Elementos como alimentarse bien, mantenerte actualizado en tu profesión u oficio, aprender algo nuevo todos los días, empezar una rutina de ejercicio físico, dedicar tiempo a la espiritualidad, emprender proyectos nuevos, leer más, aprovechar mejor el tiempo con tu familia, etc., son un pasaporte seguro al éxito y al crecimiento. Te ayudarán llevándote a otro nivel, te llenarán de energía y, muy probablemente, te desafiarán a dar lo mejor y buscar más.

No lo pensés dos veces: invertí en tu desarrollo personal y profesional, y empezá a crecer hoy mismo.

Fabrizzio Ponce

Email: fabrizzioponce@lanuevarutadelempleo.com

Web: www.fabrizzioponce.com

Facebook: Fabrizzio Ponce – Liderazgo y Desarrollo Personal

Twitter: @fabrizzioponce