El ‘juego sucio’ de nuestro cerebro

head-607480_960_720

Que el cerebro humano está programado para jugar sucio y que nos autoengañemos en tantas y tantas ocasiones de la vida es algo indudable.

 Está científicamente comprobado en miles de experimentos que así es, y, sinceramente, aquí entre nosotros, menos mal que así es, porque si no, cuántos desengaños nos llevaríamos (sí, muchos más de los que ya nos llevamos a diario incluso con esa programación establecida en nuestras neuronas).

Las personas necesitamos autoconvencernos de que las cosas son y/o suceden de una manera determinada para poder sentirnos bien, con nosotros mismos y/o con los demás. Y si no están sucediendo así realmente, ¿qué más da?, ya nos encargamos, o más bien nuestro cerebro se encargará por nosotros en la retaguardia, de tergiversar o de filtrar la información que recibe para adaptarla a lo que realmente nos interesa, que no es ni más ni menos que lo que nos hace sentir cómodos, felices, tranquilos… o como sea, pero bien.

Muchos habréis oído hablar de la llamada “disonancia cognitiva”, un fenómeno que se produce cuando las personas buscamos todas las justificaciones posibles a una conducta poco o nada conveniente. Es decir, cuando se ponen en conflicto creencias y conductas, buscamos la forma de justificar semejante actitud, de disminuir la tensión que se produce entre ellas. Mirad, por ejemplo la actitud de muchos soldados nazis. ¿Realmente pensáis que absolutamente todos estaban convencidos de que lo mejor era eliminar por la fuerza a los judíos, y de esa forma tan cruel y truculenta, cuando probablemente la mayoría hasta el momento habían sido personas normales que nunca habrían matado a una mosca?. Probablemente no, pero lo tenían que hacer por orden superior, y al final ellos mismos tuvieron que autoconvencerse de que su “labor” era en pro de una Alemania más grande y libre. Solo así se autoconvencían de que no eran lo que realmente eran: Auténticos asesinos, y de los más crueles y desalmados que ha habido jamás.

Acercándonos a un terreno cotidiano, este “juego sucio” del cerebro, además, puede ser tremendamente negativo cuando otra persona, por ejemplo un entrevistador, genera una idea preconcebida sobre quiénes somos casi solo con mirarnos o escuchar nuestras primeras palabras o razonamientos sobre algo en concreto. Muy probablemente esa idea preconcebida no cambie lo más mínimo, por más que lo intentemos. Esa persona necesitará ser “fiel” a su autoconvencimiento, aunque sea de forma inconsciente, y rara vez, por no decir nunca más, cambiará su forma de pensar sobre nosotros. Por ejemplo, si vamos vestidos informales a una entrevista, por muy buenos profesionales que seamos, si en esa empresa uno de los valores es que hay que ir siempre elegantes al trabajo `para dar una buena imagen al cliente, muy probablemente no nos contraten. No porque seamos malos profesionales, sino porque tienen una idea preconcebida de que si damos una imagen inicial de informalidad, siempre vamos a ser de esa forma. Y así con miles de ejemplos que es mejor no poner, porque entonces nos quedaríamos en casa sin buscar empleo.

Por tanto, ya que la realidad no es nada más (y nada menos) que un conjunto de constructos mentales que las personas nos creamos (y nos creemos) para sobrevivir, debemos tener un especial cuidado en que la “realidad” que otros se construyan en su mente acerca de quiénes somos sea la que a nosotros nos interesa. Evidentemente, no siempre lo conseguiremos, porque cada persona con la que nos encontremos es un colorido y variopinto mundo de creencias, valores y experiencias pasadas que van a influir en su opinión sobre nosotros, pero como rasgos generales que casi siempre gustan de un profesional, yo destacaría dos:

1.- Si sabes que “vendes” un buen producto (tú mismo como profesional), cotízate en tu justa medida. Nunca a la baja, porque a partir de ese momento estarás condenad@ a ser considerado como “bueno, bonito y barato”, y esa será tu marca personal, al menos para esa persona que te “compre”, y probablemente para los que tenga a su alrededor. Y ya sabes que hacer que cambien de opinión es muy dificil, por no decir imposible.

2.- Demuestra con ejemplos palpables tu profesionalidad: Con aspectos que se vean, se toquen, se oigan, se huelan… lo que sea, pero que prueben que eres ese que dices ser y lo que realmente vales. De hecho, a una entrevista debes ir preparado con todos tus logros en ristre, tal y como conté en mi articulo de hace dos semanas,  ya sea en tu cabeza, poniendo ejemplos concretos, o con documentos que lo prueben. Y por supuesto con una imagen impecable, sea para el puesto que sea.

Hay muchas más recomendaciones al respecto, pero podemos encontrar sobre el tema en mil sitios en internet y en librerías, porque sobre marca personal ya se ha hablado hasta la saciedad, y no me gusta ser muy “lorito”, así que no las voy a repetir aquí. Pero esas dos creo que son básicas, y son las que harán que tu interlocutor cree un constructo mental sólido sobre ti que probablemente sea para siempre. Y no estoy diciendo que logres que se “autoengañe” sobre tí…. ¿O sí?….habría mucho que debatir sobre esto.

Fuente: La Nueva Ruta del Empleo

Abre tu mente y descubrirás

happy-child-finds-joy

La mayoría de las veces intentamos ser claros en nuestra vida. Intentamos dejar las indirectas, las complicaciones, los obstáculos; y nos proponemos pensar sólo en nuestra felicidad.

 

Qué bonito queda escrito. Qué de veces lo hemos escuchado de los más importantes doctores, y qué de veces intentamos grabárnoslo en la mente. ¿Pero sabéis qué? Yo no creo que debamos centrar toda nuestra atención a un objetivo fijo sin mirar a otros lados. ¿Conseguir ser feliz? Sí, pero no forzándonos a ello. Explico mi perspectiva de la siguiente forma:

“Pablo, un niño que comienza el camino de su vida con muchísimas ganas y enormes expectativas. Tiene claro que quiere ser feliz, y que seguirá por la misma senda hasta dar con ello. Justo antes de comenzar el viaje, le advierten que la felicidad estará al final del camino, que siga adelante y no se detenga. Él, con las ideas claras y su mente bien cerrada comienza la aventura caminando en línea recta hasta su objetivo. De repente, un día tropieza con una piedra. La observa. Es una piedra sin mucho interés y Pablo decide continuar su camino, no tiene tiempo que perder. Pero se fija bien y descubre que una pequeña mariposa preciosa tiene un ala atrapada debajo de la roca. Sabe que debe continuar pero la incertidumbre se apodera de él. ¿Debe ayudar al pobre animal, para que sea libre y también encuentre él la felicidad? Sin pensar, intenta retirar la piedra pero pesa demasiado. Mira a su alrededor en busca de algo que hiciera palanca y, más allá, fuera del camino, hay un hombre cortando leña. Deprisa, se dirige hacia él y le pide un trozo de tronco para poder liberar a la pequeña mariposa; y éste, muy amable por cierto, se lo presta. Ésta vuela alrededor del chico mostrando sus precios colores y desaparece en el cielo. Cuando Pablo ya está de vuelta en su camino, no se siente mal por haber perdido el tiempo, al contrario, siente algo maravilloso que no sabe explicar y sonríe.

A pesar de este obstáculo, continúa caminando días y días. Está ya muy cansado. Se le hace tan eterno que cuando de repente, vislumbra a lo lejos un precioso puente que cruza a otro camino se le abren los ojos como platos y no duda en salir un momento y acercarse a observar mejor. Efectivamente, un precioso puente de madera cruzando un riachuelo daba paso a otro camino muy similar al suyo. Pablo sabe que no debe cruzar. Le han encomendado la misión de terminar su camino, sin distracciones. Pero se siente tan aburrido, que decide subirse al puente, observar el río y volver. Tampoco le supondrá mucho tiempo, piensa. Así lo hace, y por un momento se siente libre allá arriba, el viento meneando su flequillo, el río fluyendo por debajo, los pájaros cantando. Nunca Pablo ha visto nada más hermoso. Tras esto, una chica muy guapa lo llama desde el otro camino e instintivamente, sin que su cerebro pudiese elegir, Pablo camina hacia ella y se sonríen. Mantienen una larga conversación al otro lado del puente, caminando hacia quién sabe dónde, aunque si es con ella, tampoco le importa mucho. De repente, despierta de sus pensamientos y mira hacia su alrededor en busca de la chica y no está. ¡Ha desaparecido! Le ha abandonado, le ha dejado sólo en aquel camino. Pablo empieza a descubrir el sentimiento de dolor, de tristeza, y comienza a llorar, pensando que nunca debía haber cruzado ese puente. Pero por suerte, un chico bonachón se acerca a él, y muy amablemente le indica el camino hacia otro puente cercano que también cruza de nuevo al camino de su vida. Mientras llegan, Pablo le cuenta todo lo que le ha pasado en su recorrido y él le apoya en todo momento y le abraza. Y así Pablo, empieza a sentir la cosa más maravillosa que nos puede pasar: el amor.

Finalmente, se despide de él y continúa su camino hasta que llega al final. Y allí no descubre otra cosa que a sí mismo, tal y como es, tal y como se sentía antes, igual, nada ha cambiado. Pero eso es lo mejor, porque se siente feliz, se siente afortunado de haber vivido todo lo que vivió y de haber sentido todo lo que sintió.”

   Eso es vivir, eso es ser feliz. No enfocar nuestra mente a un objetivo fijo sin caprichos. Hay que disfrutar de todo lo que la vida nos va deparando, hay que vivir sin más y descubrir los secretos de este maravilloso mundo. Y ahí es cuando, sin quererlo, la felicidad se acercará y nos agarrará de la mano fuertemente. ¿Para siempre? Quién sabe. Habrá que descubrirlo. 

Fuente: La Nueva Ruta del Empleo

¿Qué tan frecuente sacas la basura de tu mente?

mental-health-1420801_960_720

Por: Felipe Alfaro

En ocasiones vivimos con demasiados pensamientos en nuestra mente, tal vez eres de las personas que se distraen con facilidad, o que la pareja u otra personas te habla y no escuchas bien lo que te dicen o se te olvida rápidamente, tal vez a veces se te caen las cosas de la mano, o quizá sales a caminar y no te das cuenta del canto de las aves o de la belleza de las flores que habían en el camino.

Muchos son los “síntomas” que nos indican que en ocasiones NO vivimos plenamente en el presente, esto llega a afectar nuestra vida personal, la comunión con nuestra familia, e incluso llega a afectar nuestra vida profesional.

“Saca la basura de tu mente. Basura es todo aquel pensamiento que te distraiga de lo que realmente importa: estar presente plenamente en este momento, aquí, ahoraDan Millman

Algunos de los principales distractores que nos alejan del PRESENTE son:

Pensamientos negativos

Cuando nuestra cabeza se inunda de pensamientos negativos como “no puedo” “no soy lo suficientemente bueno” “no tengo dinero” “tengo muchas deudas” “tengo que pagar tal cosa”

Tales pensamientos en ocasiones no nos permiten entregarnos de lleno a lo que estamos haciendo, nos frenan, nos distraen y hacen que nuestro desempeño no sea el mejor, ya sea que estemos trabajando, compartiendo en familia, o incluso en nuestras vacaciones.

El PRESENTE es para vivirlo al máximo y dar lo mejor de nosotros, limpiemos esos pensamientos!!

Afán o ansiedad

Si hacemos algo pensando en el dinero o en el reconocimiento que nos vamos a ganar, pensando en el futuro a cada instante, no vamos a poder concentrarnos realmente, lo mejor en enfocarnos en lo que hacemos en el presente y hacerlo de la mejor manera posible.

El teléfono

Cuán común se ha vuelto en estos tiempos que estamos conversando con alguien o haciendo alguna otra cosa mientras “revisamos el teléfono” ¿Cuánta atención nos está robando el teléfono? No dedicamos completa atención de lo que hacemos, ni siquiera a ingerir nuestros alimentos en muchas ocasiones, y lamentablemente la familia es de las más perjudicadas con este distractor, mucho cuidado!  Que esto no te aleje de vivir y disfrutar  el aquí y ahora!!

Cuando seamos capaces de liberarnos de todo eso y centrar la atención en el presente, haremos todo mucho mejor.

  • Disfrutaremos más las conversaciones
  • Valoraremos más a nuestra familia
  • Seremos más productivos
  • Las cosas nos quedaran mejor
  • Mejoraremos nuestro desempeño
  • Saborearemos mejor las comidas
  • Disfrutaremos más la naturaleza
  • Gozaremos más la vida!!

“Cuando por fin logres vivir el presente, te sorprenderá todo lo que puedes hacer y lo bien que lo haces” 

Dan Millman

La solución es librarnos de la basura, de nuestro ego, distanciarnos, observarlo. Ser el que controla y no el controlado.

Simplemente haz y disfruta hacerlo. Sé sabio y actúa, practica, no te conformes únicamente con el conocimiento.

Toma 30 segundos para escucharte respirar, mira tu alrededor un momento y sé más consciente de todo lo hay y lo que está pasando.

Este es el mayor regalo que te da la vida: EL PRESENTE

Disfrútalo!

Felipe Alfaro

Email: 1334felipe@gmail.com

Mentalidad Ganadora para triunfar

Por: Gonzalo Garro

Invertir mejor en nosotros, no en la obsesión de cambiar el patrimonio, sino en obsesionarse  para lograr un cambio en la mentalidad,  Autoprogramarse de manera positiva y ganadora.

¿Cómo podemos cambiarla y para qué?

La mente es capaz de cambiar nuestra vida, inclusive la mentalidad. La mentalidad determina cómo vemos las cosas en consecuencia todo lo que hacemos.

La opinión que tengamos acerca de nosotros mismos es el factor determinante de nuestro éxito.

Henry Ford decía lo siguiente: “La visión sin la ejecución, solo es una alucinación”.

Esta frase nos deja como enseñanza que se trata de nuestras propias barreras e inquietudes  que amenazan con derrumbar nuestro deseo, si se lo permitimos.

¿Qué es la autoestima?

La autoestima es un conjunto de percepciones, pensamientos, evaluaciones, sentimientos y tendencias de comportamientos dirigidas hacia nosotros mismos, hacia nuestro ser en su totalidad. Es una evaluación que hacemos sobre nosotros mismos.

Afecta nuestra manera de ver las cosas y el mundo que nos rodea.

Autoestima Baja.

Es una actitud y predisposición de manera negativa, acomplejada y temerosa.

Lo primero que debemos hacer es modificar nuestros pensamientos pensar que somos únicos e irrepetibles, somos personas que valemos.conocimiento1

¿Cómo se construye ese sentimiento, esa afirmación para cambiar nuestra autoestima?

Cómo me veo, cómo me percibo y qué percepción tengo de mí, cómo te ves a diario.

¿Cómo entendemos esto?

Comenzar a concientizarse en que tú puedes ser lo que quieras ser, pero cambiando tu mentalidad.

El triunfador gana, la mentalización es fundamental para tener actitud positiva.

¿Ponernos metas para qué sirve?

Hay que proponerse metas, cumplirlas y no conformarse porque en el proceso de llegar a ellas vamos a obtener satisfacciones; sin embargo la convicción de lograr algo más tiene que seguir alimentándose de otros objetivos.

Debemos enviarnos mensajes motivacionales a diario para alimentar ese deseo, esto quiere decir que deberíamos ser agradecidos en la vida con todo y cada una de las personas que nos ayudan a realizar ese deseo, pero no tenemos que conformarnos. El techo lo ponemos nosotros.

¿Qué puedo hacer?

Proponerse una meta, eliminar palabras negativas de nuestro cerebro tales  como:

No sé, tal vez, quizá, no, eso es para otros, como lo voy a hacer yo, etc.

La mentalidad se traduce en las palabras.

Albert Eistein sostenía: “Si quieres resultados diferentes , haz cosas diferentes

¿Cómo podemos vencer el miedo?

El miedo es un sentimiento inherente al ser humano, está ahí desde que nacemos , por ello tenemos que saber sobrevivir con este instinto básico porque siempre estará en cualquier decisión que tomemos; sin embargo no tenemos que dejar que este sentimiento se apodere de nosotros y nos haga cobardes.

Ten por seguro que será un proceso largo que requerirá esfuerzo

En primer lugar, la única forma de vencerlo es afrontándolo y sobretodo mentalizándote de que puedes lograrlo.

Fuente: La Nueva Ruta del Empleo Argentina