El ‘juego sucio’ de nuestro cerebro

head-607480_960_720

Que el cerebro humano está programado para jugar sucio y que nos autoengañemos en tantas y tantas ocasiones de la vida es algo indudable.

 Está científicamente comprobado en miles de experimentos que así es, y, sinceramente, aquí entre nosotros, menos mal que así es, porque si no, cuántos desengaños nos llevaríamos (sí, muchos más de los que ya nos llevamos a diario incluso con esa programación establecida en nuestras neuronas).

Las personas necesitamos autoconvencernos de que las cosas son y/o suceden de una manera determinada para poder sentirnos bien, con nosotros mismos y/o con los demás. Y si no están sucediendo así realmente, ¿qué más da?, ya nos encargamos, o más bien nuestro cerebro se encargará por nosotros en la retaguardia, de tergiversar o de filtrar la información que recibe para adaptarla a lo que realmente nos interesa, que no es ni más ni menos que lo que nos hace sentir cómodos, felices, tranquilos… o como sea, pero bien.

Muchos habréis oído hablar de la llamada “disonancia cognitiva”, un fenómeno que se produce cuando las personas buscamos todas las justificaciones posibles a una conducta poco o nada conveniente. Es decir, cuando se ponen en conflicto creencias y conductas, buscamos la forma de justificar semejante actitud, de disminuir la tensión que se produce entre ellas. Mirad, por ejemplo la actitud de muchos soldados nazis. ¿Realmente pensáis que absolutamente todos estaban convencidos de que lo mejor era eliminar por la fuerza a los judíos, y de esa forma tan cruel y truculenta, cuando probablemente la mayoría hasta el momento habían sido personas normales que nunca habrían matado a una mosca?. Probablemente no, pero lo tenían que hacer por orden superior, y al final ellos mismos tuvieron que autoconvencerse de que su “labor” era en pro de una Alemania más grande y libre. Solo así se autoconvencían de que no eran lo que realmente eran: Auténticos asesinos, y de los más crueles y desalmados que ha habido jamás.

Acercándonos a un terreno cotidiano, este “juego sucio” del cerebro, además, puede ser tremendamente negativo cuando otra persona, por ejemplo un entrevistador, genera una idea preconcebida sobre quiénes somos casi solo con mirarnos o escuchar nuestras primeras palabras o razonamientos sobre algo en concreto. Muy probablemente esa idea preconcebida no cambie lo más mínimo, por más que lo intentemos. Esa persona necesitará ser “fiel” a su autoconvencimiento, aunque sea de forma inconsciente, y rara vez, por no decir nunca más, cambiará su forma de pensar sobre nosotros. Por ejemplo, si vamos vestidos informales a una entrevista, por muy buenos profesionales que seamos, si en esa empresa uno de los valores es que hay que ir siempre elegantes al trabajo `para dar una buena imagen al cliente, muy probablemente no nos contraten. No porque seamos malos profesionales, sino porque tienen una idea preconcebida de que si damos una imagen inicial de informalidad, siempre vamos a ser de esa forma. Y así con miles de ejemplos que es mejor no poner, porque entonces nos quedaríamos en casa sin buscar empleo.

Por tanto, ya que la realidad no es nada más (y nada menos) que un conjunto de constructos mentales que las personas nos creamos (y nos creemos) para sobrevivir, debemos tener un especial cuidado en que la “realidad” que otros se construyan en su mente acerca de quiénes somos sea la que a nosotros nos interesa. Evidentemente, no siempre lo conseguiremos, porque cada persona con la que nos encontremos es un colorido y variopinto mundo de creencias, valores y experiencias pasadas que van a influir en su opinión sobre nosotros, pero como rasgos generales que casi siempre gustan de un profesional, yo destacaría dos:

1.- Si sabes que “vendes” un buen producto (tú mismo como profesional), cotízate en tu justa medida. Nunca a la baja, porque a partir de ese momento estarás condenad@ a ser considerado como “bueno, bonito y barato”, y esa será tu marca personal, al menos para esa persona que te “compre”, y probablemente para los que tenga a su alrededor. Y ya sabes que hacer que cambien de opinión es muy dificil, por no decir imposible.

2.- Demuestra con ejemplos palpables tu profesionalidad: Con aspectos que se vean, se toquen, se oigan, se huelan… lo que sea, pero que prueben que eres ese que dices ser y lo que realmente vales. De hecho, a una entrevista debes ir preparado con todos tus logros en ristre, tal y como conté en mi articulo de hace dos semanas,  ya sea en tu cabeza, poniendo ejemplos concretos, o con documentos que lo prueben. Y por supuesto con una imagen impecable, sea para el puesto que sea.

Hay muchas más recomendaciones al respecto, pero podemos encontrar sobre el tema en mil sitios en internet y en librerías, porque sobre marca personal ya se ha hablado hasta la saciedad, y no me gusta ser muy “lorito”, así que no las voy a repetir aquí. Pero esas dos creo que son básicas, y son las que harán que tu interlocutor cree un constructo mental sólido sobre ti que probablemente sea para siempre. Y no estoy diciendo que logres que se “autoengañe” sobre tí…. ¿O sí?….habría mucho que debatir sobre esto.

Fuente: La Nueva Ruta del Empleo

¿La psicología positiva?

Si hacemos el ejercicio de preguntar a diferentes personas de todo tipo y condición por el positive-954797_960_720objetivo de la psicología y el papel aquellos que a ella se dedican, seguramente encontremos una respuesta predominante: tratar y curar los trastornos de la mente.

Ciertamente, durante muchos años la psicología se ha centrado exclusivamente en el estudio de la patología y la debilidad del ser humano, llegando a identificar y casi confundir psicología con psicopatología y psicoterapia.

Este fenómeno ha dado lugar a un marco teórico de carácter patogénico que ha sesgado ampliamente el estudio de la mente humana. Así, la focalización exclusiva en lo negativo que ha dominado la psicología durante tanto tiempo, ha llevado a asumir un modelo de la existencia humana que ha olvidado e incluso negando las características positivas del ser humano (Seligman, 2000) y que ha contribuido a adoptar una visión pesimista de la naturaleza humana (Gilham y Seligman, 1999). De esta manera, características como la alegría, el optimista, la creatividad, el humor, la ilusión… ha sido ignoradas o explicadas superficialmente.

La importancia de la Psicología positiva radica en que es un campo dedicado al  mejoramiento de la calidad de vida. Es cierto que el tema del mejoramiento de  la calidad de vida ha estado dominado por trabajos débiles, basados en  pensamientos y opiniones de la gente, en contraste a la rigurosidad científica.

Sin embargo, la psicología positiva brinda estudios bien sustentados en el área,  que respaldan cambios posibles y reales.  Pero ¿cuál es la definición de la Psicología positiva? La psicología positiva fue definida por Seligman y Csikszentmihalyi (2000)  como el estudio científico de las experiencias positivas, los rasgos individuales positivos, las instituciones que facilitan su desarrollo y los programas que  ayudan a mejorar la calidad de vida de los individuos, mientras previene o reduce la incidencia de la psicopatología. También como el estudio científico de las fortalezas y virtudes humanas, las cuales permiten adoptar una perspectiva  más abierta respecto al potencial humano, sus motivaciones y capacidades  (Sheldon & King, 2001).

Es importante,  recordar que la “psicología”, no solo estudia los trastornos mentales, sino que también trabaja para desarrollar las fortalezas y las potencialidades, de los seres humanos, y además permitiendo que trabajen con libertad y desde la responsabilidad de cada individuo.

La psicología positiva no es… un movimiento filosófico ni espiritual, no pretende promover el crecimiento espiritual ni humano a través de métodos dudosamente establecidos. No es un ejercicio de autoayuda ni un método mágico para alcanzar la felicidad. No pretende ser un abrigo bajo el que arropar creencias y dogmas de fe, ni siquiera un camino a seguir por nadie. La psicología positiva no debe ser confundida en ningún caso con una corriente dogmática que pretende atraer adeptos ni seguidores, y en ningún caso debe ser entendida fuera de un riguroso contexto profesional.

Fuente: La Nueva Ruta del Empleo

Abre tu mente y descubrirás

happy-child-finds-joy

La mayoría de las veces intentamos ser claros en nuestra vida. Intentamos dejar las indirectas, las complicaciones, los obstáculos; y nos proponemos pensar sólo en nuestra felicidad.

 

Qué bonito queda escrito. Qué de veces lo hemos escuchado de los más importantes doctores, y qué de veces intentamos grabárnoslo en la mente. ¿Pero sabéis qué? Yo no creo que debamos centrar toda nuestra atención a un objetivo fijo sin mirar a otros lados. ¿Conseguir ser feliz? Sí, pero no forzándonos a ello. Explico mi perspectiva de la siguiente forma:

“Pablo, un niño que comienza el camino de su vida con muchísimas ganas y enormes expectativas. Tiene claro que quiere ser feliz, y que seguirá por la misma senda hasta dar con ello. Justo antes de comenzar el viaje, le advierten que la felicidad estará al final del camino, que siga adelante y no se detenga. Él, con las ideas claras y su mente bien cerrada comienza la aventura caminando en línea recta hasta su objetivo. De repente, un día tropieza con una piedra. La observa. Es una piedra sin mucho interés y Pablo decide continuar su camino, no tiene tiempo que perder. Pero se fija bien y descubre que una pequeña mariposa preciosa tiene un ala atrapada debajo de la roca. Sabe que debe continuar pero la incertidumbre se apodera de él. ¿Debe ayudar al pobre animal, para que sea libre y también encuentre él la felicidad? Sin pensar, intenta retirar la piedra pero pesa demasiado. Mira a su alrededor en busca de algo que hiciera palanca y, más allá, fuera del camino, hay un hombre cortando leña. Deprisa, se dirige hacia él y le pide un trozo de tronco para poder liberar a la pequeña mariposa; y éste, muy amable por cierto, se lo presta. Ésta vuela alrededor del chico mostrando sus precios colores y desaparece en el cielo. Cuando Pablo ya está de vuelta en su camino, no se siente mal por haber perdido el tiempo, al contrario, siente algo maravilloso que no sabe explicar y sonríe.

A pesar de este obstáculo, continúa caminando días y días. Está ya muy cansado. Se le hace tan eterno que cuando de repente, vislumbra a lo lejos un precioso puente que cruza a otro camino se le abren los ojos como platos y no duda en salir un momento y acercarse a observar mejor. Efectivamente, un precioso puente de madera cruzando un riachuelo daba paso a otro camino muy similar al suyo. Pablo sabe que no debe cruzar. Le han encomendado la misión de terminar su camino, sin distracciones. Pero se siente tan aburrido, que decide subirse al puente, observar el río y volver. Tampoco le supondrá mucho tiempo, piensa. Así lo hace, y por un momento se siente libre allá arriba, el viento meneando su flequillo, el río fluyendo por debajo, los pájaros cantando. Nunca Pablo ha visto nada más hermoso. Tras esto, una chica muy guapa lo llama desde el otro camino e instintivamente, sin que su cerebro pudiese elegir, Pablo camina hacia ella y se sonríen. Mantienen una larga conversación al otro lado del puente, caminando hacia quién sabe dónde, aunque si es con ella, tampoco le importa mucho. De repente, despierta de sus pensamientos y mira hacia su alrededor en busca de la chica y no está. ¡Ha desaparecido! Le ha abandonado, le ha dejado sólo en aquel camino. Pablo empieza a descubrir el sentimiento de dolor, de tristeza, y comienza a llorar, pensando que nunca debía haber cruzado ese puente. Pero por suerte, un chico bonachón se acerca a él, y muy amablemente le indica el camino hacia otro puente cercano que también cruza de nuevo al camino de su vida. Mientras llegan, Pablo le cuenta todo lo que le ha pasado en su recorrido y él le apoya en todo momento y le abraza. Y así Pablo, empieza a sentir la cosa más maravillosa que nos puede pasar: el amor.

Finalmente, se despide de él y continúa su camino hasta que llega al final. Y allí no descubre otra cosa que a sí mismo, tal y como es, tal y como se sentía antes, igual, nada ha cambiado. Pero eso es lo mejor, porque se siente feliz, se siente afortunado de haber vivido todo lo que vivió y de haber sentido todo lo que sintió.”

   Eso es vivir, eso es ser feliz. No enfocar nuestra mente a un objetivo fijo sin caprichos. Hay que disfrutar de todo lo que la vida nos va deparando, hay que vivir sin más y descubrir los secretos de este maravilloso mundo. Y ahí es cuando, sin quererlo, la felicidad se acercará y nos agarrará de la mano fuertemente. ¿Para siempre? Quién sabe. Habrá que descubrirlo. 

Fuente: La Nueva Ruta del Empleo

Ser o no ser víctimas: está es la cuestión

Hoy voy hablar de un tema bastante delicado, ponte cómodo/a o y enjoy the ride! 

 vincent_willem_van_gogh_002

Vivimos en una sociedad donde muchas veces nos sentimos victimas de lo que nos pasa.

Víctimas de las circunstancias.

Victimas del amor.

Víctimas de nuestras familias.

Víctimas de la crisis económica.

Víctimas de la mala suerte.

Victimas de nosotros mismos.

Vivimos en Victimilandia. 

Donde nada es lo que parece ser.

“Si actúas como una víctima, es probable que seas tratado como tal.” Paulo Coelho

Hay muchos beneficios en ser una víctima en Victimilandia.

Por ejemplo:

¿Para qué voy a estudiar o buscar trabajo? Nadie me va a contratar con esa crisis económica. Nunca voy a encontrar un trabajo bien remunerado que me guste. 

Entonces la persona se da el lujo de no hacer nada, y lo justifica quejándose del gobierno, del sistema, de la educación, de la familia etc. con la esperanza de que algo cambie o mejore.

Además de la queja, ese tipo de  víctima, muy conocido en Victimilandia como la víctima de la sociedad, culpa a cada una de esas instituciones por su mala suerte o  mala vida.

Pasa la vida esperando que alguien se haga cargo de su vida, y esa mágicamente cambie.  

Hay también la víctima del amor, es la persona que vive quejándose de su pareja, contando lo mal que se llevan, lo poco que se quieren, pero no la deja.

Dicen:            

“Más vale lo malo conocido que lo bueno por conocer.”

Ese tipo de relación es muy conocida y su beneficio  es estar acompañado, lo que significa no estar solo,  aunque infeliz.

Hay muchos tipos de víctimas en Victimilandia.

La queja es el deporte nacional ahí. 

Las personas pasan la vida quejándose  y a veces también lo hacen en grupos, porque acompañado es más divertido que quejarse solo. 

Se hace calor porque hace calor, se hace frío porque hace frío.

Se tienen trabajo se quejan  del sueldo, del jefe, de la cantidad de trabajo, de los lunes, de las horas, de los compañeros etc.

 Si tienen pareja se quejan porque esa no es como a ellos  les gustaría que fuera, si no la tienen también se quejan de la soledad.

Si están muy ocupados se quejan que no tienen  tiempo para nada, si no hacen nada se aburren.

Si viven con alguien se quejan por la falta de espacio, si viven solos, se sienten solos.

Si tienen coche se quejan de las cuentas que tienen que pagar, si no lo tienen se quejan  que no pueden viajar.

Si tienen  hijos porque tienen hijos, sino los tienen porque no. 

 ¿Para qué se quejan tanto?

Seguramente debe haber alguna razón o algún beneficio.

Psicológicamente puedo llegar a entender el porqué de las quejas.

Creo que es una forma patológica y poco eficiente que tienen las personas de arreglar las cosas. 

Se quejan en un intento de buscar la solución o alivio a  lo que no está bien, a lo que les frustran, a lo que supuestamente tendría que ser y no lo es. 

Piensan  que al quejarse están buscando una solución para sus problemas y dilemas.

El tema es que la queja además de no solucionar nada, empeora aún más la situación y contamina el ambiente.

“Quejarse es el pasatiempo de los incapaces.” Hugo Ojetti

De la próxima vez, en vez de quejarte,

 Actúa.

Pida exactamente lo que quieres.

Transforma tus quejas en pedido.

Habla con quién tienes que hablar.

Cambia tu actitud.

¿Por qué no? 

Compromiso es lo que transforma una promesa en realidad. Es la palabra que habla con valentía de nuestras intenciones. Es la acción que habla más alto que las palabras. Es hacerse el tiempo cuando no lo hay. Es cumplir con lo prometido cuando las circunstancias se ponen adversas. Compromiso es el material con que se forja el carácter para poder cambiar las cosas. Es el triunfo diario de la integridad sobre el escepticismo.” Shearson Lehman

¡Muchas gracias!

Fuente: La Nueva Ruta del Empleo

El “PRO” de ser “PRO”

volunteers-628735_960_720

Por: Laura Murillo

Hace algunos meses platicando con mi suegro escuche el término “PRO” al referirse a uno de sus hermanos, (al que llamamos con mucho cariño Tío Miguel), y en ese momento no entendí a que se refería, él me explicó que una persona PRO es la que ayuda a todo el mundo y apoya todas las causas.

Lo gracioso de esto es que ahora que lo analizó mi suegro también es PRO, y es este el tema que deseo abordar hoy con ustedes.

Investigué el significado de “PRO” y dice: que es algo que se hace “en favor de”, o “en ayuda de”, o dar apoyo a algún tipo de campaña.

Muchas veces nos encontramos con causas que parecieran “perdidas”, en nuestras comunidades, en nuestras familias, o nuestros trabajos, donde todos critican, señalan y dicen: “es que alguien debería hacer algo”; pero sin embargo nadie mueve un dedo, ya que  consideran que “no es su responsabilidad” o “que no les corresponde”.

Parte de esta actitud del “a mí no me toca” es porque cada día estamos más desconectados de nuestro entorno, somos más inhumanos y menos sensibles al dolor ajeno.

Salimos de nuestros hogares en vehículos y no conocemos ni a nuestros vecinos; vemos gente que abusa y agrede a otros, y preferimos hacernos de la vista gorda para no involucrarnos; vemos personas sufriendo y no hacemos nada.

Pero el que es PRO ayuda sin que se lo pidan, gestiona, construye, colabora y pelea por un objetivo, a pesar de que muchas veces son criticados (incluso por su propia gente), mas aún así ellos no dejan nunca de ser PRO.

Muchas veces sus acciones son tergiversadas por los demás ya que piensan que lo hacen buscando reconocimiento o beneficio de alguna manera, sin embargo estas personas PRO lo único que hacen es ser generadores de buenas acciones.

En esta familia hay muchos generadores de buenas acciones o personas PRO de las cuales yo he aprendido, y este fin de semana lo viví personalmente y sentí el “PRO” de ser “PRO”.

Frente a mi casa hay un parque y desde hacía casi 6 meses no había sido podado, pues todos estaban esperando que la Municipalidad lo hiciera.

Nos reunimos con la Asociación de Desarrollo del barrio para hablar de diferentes temas, incluyendo lo del parque, pero durante esa discusión lo que escuchamos fueron frases como: “eso es responsabilidad de la Municipalidad”, o “eso no nos corresponde hacerlo”.

Y tal vez sus aseveraciones sean válidas, pero piensen que no cuesta nada poner un granito de arena para lograr un bien común.

Al día siguiente mi esposo y yo decidimos contratar a alguien para que cortara el monte y ver quien se unía a nuestra labor, y para nuestra sorpresa esta pequeña acción género una avalancha de buenas acciones.

Otros vecinos se unieron y aportaron para que se podara todo el parque, otros dieron bolsas para la basura y varios llegaron al parque a ponerse a la orden.

Esta iniciativa me dejó un buen sabor de boca, pues hizo que la comunidad se uniera, que todos apoyarán por el bien de nosotros mismos, y ahora el parque tiene vida de nuevo, las familias se reúnen, los niños juegan y las personas hacen ejercicio en un ambiente limpio y más seguro.

El PRO de ser PRO es esa satisfacción de haber hecho algo por una buena razón, el ser generador de buenas acciones sin buscar un reconocimiento, sólo el placer de hacer algo bueno.

Es por eso que hoy los invito a ser PRO a su manera, y pongo por ejemplo a mi suegro, que gestionó con su gobierno local y organizó a sus vecinos para crear un parque en un previo vacío; o al Tío Miguel, que ayuda a las comunidades indígenas en Talamanca; o al Tío Hugo y su esposa Manuela, que crean proyectos de ayuda en diferentes países; y a mi esposo que es médico, y de vez en cuando lo escucho decir que usará algún medicamento de su consulta privada en pacientes del Seguro Social que lo necesitan y no tienen acceso a él.

Todos ellos son PRO a su manera, y como ellos yo sé que hay muchos otros ejemplos que merecen también ser mencionados.

Seamos todos agentes del cambio, generadores de buenas acciones,  cada quien según sus posibilidades. Hoy los invito a que seamos todos “PRO”.

Lra Murillo

Email: lra.murillo3@gmail.com

¡Piensa positivo! Para lograr la Felicidad

¿Sabías que las emociones positivas favorecen la resolución de problemas y a vencer obstáculos?

La psicología ha estudiado sobre los efectos que tienen las emociones positivas, ayudan en la resolución de situaciones de conflicto y a superar miedos u obstáculos.

Las emociones positivas son difíciles de distinguir, ya que no tienen expresiones faciales únicas y características.

Entonces, ¿podemos contar con estrategias e instrumentos adecuados para lograr ser felices?

Según, Martin Seligman, padre de la psicología, en un estudio que realizó a más de cuatro mil personas, obtuvo los siguientes resultados: las FORTALEZAS y VIRTUDES fundamentales para las personas son la Gratitud, el Optimismo, el Entusiasmo, la Curiosidad y la Capacidad de amar y de ser amado, las cuales se hallan directamente relacionadas con el nivel de satisfacción que experimentamos. laugh-1391102_960_720

La Gratitud da sentido a nuestro pasado trae paz al presente y crea una visión para mañana

La Gratitud es una emoción o actitud de reconocimiento de un beneficio que se ha recibido o recibirá.

Aunque el día de hoy no te haya regalado lo que querías no dejes de intentarlo. El mañana te dará una nueva oportunidad.

El Optimismo es una actitud que nos impide caer en la apatía, la desesperación o la depresión frente la adversidad. Las personas optimistas están más relajadas que las que no lo son, estas últimas son más propensas a padecer de estrés. Al optimista siempre le surgen nuevas ideas, son personas más creativas y suelen ser grandes impulsoras de proyectos y equipos.

Curiosidad. Una persona curiosa es la que busca información e interacciona con otras personas y su medio para satisfacer su deseo de conocer aquello que no sabe amar.

Capacidad de amar y de ser amado. Es la necesidad de tener a alguien especial que se preocupe por nosotros día a día y a quién dedicar nuestro cariño y atención. Ese “alguien especial” es diferente para cada uno de nosotros, para muchas personas es suficiente con una personas, otras necesitan más, puede ser nuestra pareja, hij@s, una familia, amigos… o todos.

Esta fortaleza, aunque no lo parezca, no es tan fácil de desarrollar, pues hay personas capaces de amar a los demás pero no saben dejarse amar o viceversa, otras en cambio se dejan amar pero luego son incapaces de expresar sus sentimientos. Saber amar y ser amado es imprescindible para ser feliz. ¿Crees tener en vos la capacidad de amar y ser amado?

Te invito a que reflexionemos acerca de nosotros mismos y en qué proporción se encuentran presentes estas fortalezas para poder desarrollarlas.

Fuente: La Nueva Ruta del Empleo Argentina

Personajes de un viaje: el auxiliar de vuelo

Por: Fabrizzio Ponce 

En un vuelo donde los idiomas predominantes eran el inglés y el francés, fue lógico que nos conociéramos mientras mi esposa y yo hablábamos en español. Resultó que este muchacho, uno de los sobrecargos del vuelo, también hablaba español y hasta había vivido una temporada en Costa Rica, así que al decirle ‘pura vida’ él entendía de qué se trataba.

hqdefaultEn el vuelo interactuamos un par de veces y siempre se mostró atento y amable con nosotros. Podría decir que fue de esos ángeles que aparecen en ocasiones en la vida. Se podría pensar que cumplía con su rol en el avión, ¿cierto? Pues sí, es una forma de verlo. Él solo cumplía con su obligación.

Sin embargo, verlo interactuar con otros pasajeros, ver las sonrisas y el buen ánimo con el que sobresalía por encima del resto de la tripulación, me recordó lo importante de la actitud y de esa ‘milla extra’ de la que muchos reniegan pero que es la que cambia vidas y situaciones.

Obligatoriamente me ha obligado a reflexionar sobre mí mismo. ¿Sobresaldré yo por encima de mis colegas y compañeros por mi actitud positiva, o por la negativa? La gente que me rodea, ¿me recordará por mi manera de tratarlos, rápidamente querrán echarme al olvido o seré recordado como un mal ejemplo? Y si voy más allá, ¿cumplo solo lo que me toca hacer?

Siempre se podrá escoger hacer solo lo que me toca, dar el servicio, cumplir con el horario y listo, ser una parte del día a día de alguien. Eso está bien y es lo mínimo que se espera de nosotros. Pero para trascender en la vida de los demás, para llenar de color el día de alguien más, se necesita algo diferente, dar un paso más. La decisión es nuestra.

Fabrizzio Ponce

Email: fabrizzioponce@lanuevarutadelempleo.com

Facebook: Fabrizzio Ponce – Liderazgo y Desarrollo Personal

Twitter: @fabrizzioponce

Web: www.pasosexitosos.com

 

Cuando niños…

1434811_79550813

La semana pasada estuve en las instalaciones de un campamento, recibiendo la inducción a unas capacitaciones sobre liderazgo.

La inducción duró cuatro horas y estuvo muy bien, el tema siempre es interesante y para uno que gusta de ellos, pues mejor. Sin embargo, lo más memorable para mí fue el recuerdo que me trajo el lugar.

Resulta que hace algunos pocos años, estando su servidor más joven, fui en varias ocasiones a ese campamento. Tiene varios elementos de recreación al aire libre que le hacen ser muy llamativo, así que se organizaban campamentos muy a menudo allí. Recordé muchos episodios, aventuras y hasta travesuras vividas: en las cabañas, en la plaza de futbol, en el río, en el comedor, etc.

Y es que, cuando éramos niños, el mundo estaba prácticamente a nuestros pies. Todo era una aventura. Es cierto que no teníamos el conocimiento a fondo de muchas cosas, pero eso se convertía en nuestra mayor fortaleza. Íbamos a por todas. Ahora que soy padre, lo confirmo con mi hijo.

Quise recopilar algunas cosas que, a mi parecer, los niños hacen muy bien. Las comparto acá porque, en el fondo, encierran lecciones que deberíamos tener presente siempre. En algún momento de la vida las vamos olvidando, pero he visto que muchas de ellas resuelven los problemas que se nos presentan ya de adultos. A estas edades, nos complicamos y cuando las cosas no salen, nos amargamos y esa emoción negativa termina siendo un factor determinante que marca nuestro día, nuestra semana y, si no lo trabajamos adecuadamente, se queda dentro de nosotros condicionando nuestra actitud ante la vida.

La siguiente no es una lista exhaustiva, precisamente porque los niños siempre salen con algo nuevo, nunca dejan de sorprender y en su día a día, siempre hay espacio para cosas nuevas:

  • Los niños no saben de obstáculos: ¿Un niño quiere una galleta que está encima de un mueble alto? Hará todo lo posible para llegar a ella, no tengamos duda de eso.
  • Los niños no se toman el fracaso como algo personal: cuando fallan en algo, por lo general no se juzgan duramente a sí mismos, solo lo ven como algo circunstancial que pasó.
  • Los niños lo intentan una y otra vez: y sin rendirse. Si así no fuera, de adultos seguiríamos gateando en lugar de caminar.
  • Los niños lo exploran todo: siempre están viendo todo lo que les rodea y si pueden ir, van.
  • Los niños lo preguntan todo: por lo general, entre los tres y los cuatro años, se da esta etapa. Experimentan una curiosidad insaciable y si no tenemos todas las respuestas, ¡más vale que las vayamos consiguiendo!
  • Los niños tienen una gran capacidad de asombro: ven las cosas como si fuera la primera vez, descubrirlas sin ideas preconcebidas.
  • Los niños resuelven los problemas fácilmente: Cuando algo no les llama la atención, sencillamente cambian a otra cosa, sin complicaciones ni problemas existenciales.
  • Los niños saben trabajar en equipo: de una forma u otra, siempre los veremos jugar juntos. Si, habrá momentos en que se peleen entre ellos, pero vamos, lo olvidan rápido.
  • Los niños tienen una gran imaginación: hace poco vi la película de los Legos, ¡qué imaginación la de los escritores! No la contaré por si no la han visto, pero retrata justamente lo que trato de decir. De todo se saca una historia y se pone en movimiento la creatividad.
  • Los niños se divierten siempre: un amigo me contaba cuando le llevó un regalo a su hija, y que ella terminó divirtiéndose más con la caja donde venía el regalo. Lo importante para ella era divertirse.

Es una pequeña lista de diez cosas. La comparto por si alguna nos llegara a servir. Quizá viendo el mundo como lo ven los niños, encontremos la solución a algunas de nuestras dificultades. Y además, la lista queda abierta, por si hay que agregar alguna otra cosa. Al final de cuentas, como lo comentamos antes, los niños siempre nos salen con algo nuevo.

Fuente: La Nueva Ruta del Empleo

Técnica del Paracaídas

 Por: Fiorella Fortado

Consiste en tener claras cuatro cosas cuando sentimos que vamos en “caída libre y requerimos algo que nos ayude a aterrizar”, en esos momentos en los que las circunstancias cotidianas nos quieren empujar a un abismo de desesperación.

  1. Lo vivido: Posiblemente a estas alturas en tu vida ya has pasado por mucho y nada te sorprende, ¡eso es maravilloso! ¿Por qué? Porque ese cúmulo de experiencias al día de hoy se convierten en tu tesoro más valioso para enfrentar lo que te agobia.
  2. Lo llorado: ¡Woow! ¡Ciertamente las lágrimas son perlas de sabiduría! Independientemente de los motivos que hicieran que estas llegaran a tu vida, podemos encontrar en ellas una enseñanza. Una lágrima de dolor te ayuda a identificar aquello que te sobrepasa, una de alegría te recuerda qué te hace feliz y qué no. Una lágrima de rabia o frustración puede mostrarte con claridad por donde ya no quieres pasar o bien qué cosas, personas o circunstancias debes aprender a evitar.
  3. Lo gozado: El aire fresco que, sin permiso, entra por la ventana un lunes en la mañana, la textura suave de tu almohada al anochecer, los interminables paseos llenos de sol por el parque, una acogedora tarde lluvia en casa… la tierna sonrisa de un niño. Separa un minuto para recordar lo bien que se siente disfrutar de la vida. No todo es gris aunque de momento lo veas así. En momentos de crisis ayuda mucho para renovar nuestra energía recordar lo bueno. Tu vida puede ser aún más plena si te permites reconocerla así.
  4. Lo aprendido: Puedes preguntarte: Esto que me agobia ahorita, ¿me ha pasado antes? ¿Lo resolví? Si es así, ¿cómo lo logre? ¿Cuánto de lo que sucede depende de mi? ¿Sale de mis manos? Esta situación, ¿es para resolver o para aceptar?

Cada uno de nosotros tiene áreas de oportunidad y también fortalezas. Identifícalas y trabaja en ellas de ser necesario. Si ves que esto que enfrentas se escapa de tus manos… déjalo ir.

¡Cuando atravesamos momentos de tensión somos capaces de sacar al valiente que llevamos dentro! Cree más en ti. ¡Los paracaidistas lo hacen! Se lanzan al vacío desde el avión impulsados por el coraje, esta determinación es la única cosa que depende de ellos en ese momento, el resto lo hace el paracaídas.

Antes de regresar a tierra el paracaidista tomará el control una vez más para “aterrizar en medio de la dificultad“.

Fiorella Fortado

Email: fiofortado@gmail.com
Twitter: @fiofortado
LinkedIn:Fiorella Fortado Aguilar

El idealismo laboral

Flash_of_Happiness

Por: Oscar Monge A.

A lo largo de nuestra vida como trabajadores prestamos servicios a distintos patronos, en lugares diferentes y ocupando cargos y funciones diversos. Algo similar ocurre si llegásemos a ser empleadores al manejar varias líneas de negocio o al crear un nuevo producto. Son muy pocas las personas cuya existencia transcurre haciendo lo mismo en un único lugar y bajo condiciones invariables.

De este perenne escenario es que podemos analizar por un lado, que nada es para siempre y por otro, que no hay empleo perfecto. Y es en lo segundo en lo que deseo enfocarme.

Ciertamente todos de alguna manera deseamos conseguir aquel trabajo ideal que nos brindará el éxito completo porque haremos lo que más nos gusta, en un ambiente lleno de armonía, cerca de donde residimos y con una espléndida remuneración. Sin embargo, esto no deja de ser una especie de amor platónico. Cada empleo conlleva una gran cantidad de aspectos dinámicos que simplemente no podemos controlar. Quizá recibamos una cuantiosa retribución a la vez que tendremos compañeros difíciles, o nos encanten las tareas que realizamos pero debamos lidiar con clientes imposibles de complacer, o estemos rodeados de un excelente equipo de trabajo, aunque es necesario cruzar algunas fronteras. Todo buen trabajo tiene un precio, el cual debemos pagar.

Por otro lado, se encuentra presente la probabilidad de que seamos cesados y allí acabe el empleo que tanto nos gustaba o en su defecto pasemos por un período de baja demanda y requiramos cambiar el servicio que nos encantaba ofrecer.

Es así como lo más importante se traduce en aceptar el reto actual y enfrentarlo con lo mejor que tenemos, manteniendo ante todo una actitud positiva. Siempre habrá aprendizaje y la acumulación de experiencia, que es de alto valor en cualquier ámbito. Además, gozaremos de la riqueza de interactuar con personalidades heterogéneas que reforzarán nuestras habilidades para relacionarnos e interactuar con otros. La medida en que lo aprovechemos y sepamos disfrutarlo depende enteramente de nosotros mismos. Creo que el solo hecho de poder trabajar y tener un empleo digno, es ya una gran dicha.

Recordemos pues que somos capaces de adaptarnos a cualquier circunstancia y superarla, enfocando nuestros pensamientos y acciones hacia las metas que pretendemos conseguir.

Oscar Monge A.

Email: mongeoscar@icloud.com

Twiter: @MongeOscar